Español en América

agosto 23, 2011

Costar el ojo de la cara

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 9:54 am

Seguimos con nuestro trabajo sobre la combinatoria restringida del “ojo”.
Pero antes de abordar las distintas locuciones queremos llamar la atención sobre uno de los errores frecuentes de los diarios digitales queremos pensar por la rapidez que demanda la inmediatez de la información y, porque la crisis se ha llevado por delante a esa figura excelsa que ha sido el corrector ortotipográfico.
Primero la crisis del papel originada por la aparición de Internet que motiva el desplazamiento de los lectores hacia soportes digitales y, la inmersión en esa crisis económica, de la deuda soberana o como se le quiera atribuir la nomenclatura, que consigue que el periodista sea una especie en vías de extinción.
La desaparición de los correctores – en inglés profreader – supone un descenso en la calidad de los textos y un descrédito para el periódico que muestra al público las vergüenzas de sus redactores.
Es, por otro lado, la consecuencia de ese fracaso en la educación y, que la lengua española sea objeto del olvido en los currículos de la enseñanza que menosprecian que su función es el eje central de la comunicación.
No se trata solamente de escribir sin faltas de ortografía sino de que las concordancias suponen una necesidad.
Ni que decir tiene que si los nativos cometemos estas faltas imperdonables, los que no lo son, se vuelven locos cuando los profesores les explicamos que como expresa el titular de “Expansión.com” del 23 de agosto “El oro acumula el mayor alza anual de los últimos 30 años”.
Nuestros lectores acostumbrados a detectar las incorrecciones lingüísticas se habrán apercibido que lo correcto es “El oro acumula la mayor alza anual de los últimos 30 años”.
El periodista aplica la regla de que el uso apropiado es “el alza” y no “la alza” que es una de las dificultades del español ya que tanto alza como águila son del género femenino, pero el artículo que les acompaña no sería el femenino sino el masculino.
Por la misma regla, el autor del artículo confunde y vuelve a colocar el artículo “el” en lugar de su femenino que es el que corresponde, ya que al separar el artículo del sustantivo femenino, vuelve a retomar el género del sustantivo.
Hemos intentado sin éxito el ponernos en contacto con el diario digital de información económica de extraordinaria calidad para remediar el error. Al final el artículo en cuestión ha desaparecido del mapa periodístico y con él la errata.
Volvamos a nuestros “ojos”, la locución verbal con la que iniciamos es “costar el ojo de la cara”, es sinónimo de algún artículo que comprobamos a un precio desorbitado o fuera de nuestro alcance. “Delante de mis ojos” o “ante mis ojos” son locuciones adverbiales que indican que “algo está ante nosotros” o a nuestra vista.
“Dichosos los ojos” es a nuestro entender un pragmatema, también locución por su opacidad y se emplea cuando encontramos a una persona después de mucho tiempo sin verle. También es idéntica “dichosos los ojos que te ven”. “Dormir con los ojos abiertos” es expresión verbal que significa “vivir con cuidado para no dejarse sorprender”. “Entrar a ojos cerrados” es locución verbal como la anterior y equivale a “meterse en un negocio sin reflexión o sin dudarlo”. “En un abrir y cerrar los ojos” es locución verbal que significa “en un instante”.
“Levantar los ojos al cielo” o “alzar los ojos al cielo” son verbales y ambas sinónimas reflejando el agradecimiento de alguien o una petición dirigida hacia Dios. “Cuatro ojos ven más que dos” o su equivalente ”más ven cuatro ojos que dos”, ambas pretenden que una decisión la toman más fácilmente dos personas que una sola.
“Mirar con buenos ojos” equivale a mirar o considerar a alguien con cariño o afecto. La expresión antónima si se nos permite la digresión sería “mirar con malos ojos”.
Después de las grandes juergas del verano y de trasnochar, al levantarnos por la mañana y se nos ve esa cara de cansancio que nos pone en entredicho, decimos para excusarnos de nuestro aspecto: “no he pegado ojo”, que quiere decir que no hemos dormido, poco, mucho o nada.
“No quitar el ojo” o su plural “No quitar los ojos a algo o a alguien” significa poner atención extrema en algo o en alguien.
La expresión “ojo avizor” poco empleada en la actualidad quiere decir, estar atento ante algo malo que nos puede sobrevenir.
“Poner los ojos en blanco” es demostrar asombro ante un hecho que tenemos delante.
Y “hacer los ojos telarañas” se traduce por una turbación de la vista

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: