Español en América

agosto 31, 2011

Concordancias: dificultad de la lengua

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 9:39 am

Antes de nada pasemos revista al vocablo “concordancia”. Es preciso diferenciar el concepto de concordancia que, a nuestro entender es desafortunado cuando se emplea en Lingüística de Corpus como traducción del término inglés “concordance”. Los currantes de los corpus lo traducen sin complejos por “concordancia” que equivale a una “relación de formas (las viejas palabras) clasificado por su frecuencia de un corpus determinado”.
Nada tiene que ver con la idea gramatical de “concordancia”,
En este trabajo nos referimos a la “concordancia gramatical” dejando para mejor ocasión la “concordancia” en los corpus.
Explicamos la “concordancia” en nuestra Gramática como la regla o conjunto de reglas que nos muestran cómo “los elementos de un enunciado deben corresponderse de acuerdo con la flexión, mostrando una obligada uniformidad”.
Nuestra incapacidad en las explicaciones nos obliga a pasar por los consabidos ejemplos que consiguen que los lectores lo comprendan.
Primer ejemplo: concordancia sustantivo – adjetivo:
“Las cabras rojos vuelan como los pájaros”
Resulta evidente y sencillo descubrir el error: las cabras (femenino) deben corresponder con su adjetivo (femenino). Lo correcto sería “cabras rojas”.
La dificultad surge en los locutores no nativos cuando el sustantivo es masculino y, sin embargo finaliza su forma con la letra “a” característica del femenino en la mayor parte de las ocasiones.
La siguiente concordancia ocurre entre un sustantivo y el verbo que lo acompaña. Deben coincidir ambos en su número, es decir, cuando el sustantivo va en singular el verbo también y, cuando el sustantivo se emplea en su plural, el verbo debe conjugarse en el correspondiente plural.
Concordancia en un enunciado cuando aparecen dos sustantivos en singular: el verbo que los acompaña tiene que ir en plural. Ni que decir tiene que en una frase como: “Las águilas vuelan alto”, tanto sustantivo y verbo deber coincidir en su flexión (número).
No tenemos que pasar por alto, la dificultad expresada en muchas ocasiones y, ya que mencionamos a las “águilas” y en este caso no hay concordancia:
“Un águila volaba alto”; el pronombre un, si aplicamos la regla de la concordancia de género y al ser águila, femenina, debería ser “una águila”. Pues no es así en singular. Lo correcto es “Un águila volaba alto” y en su plural “Unas águilas volaban alto”.
Lo mismo sucede con “alza”, del género femenino y muy empleada en la terminología bursátil con frecuentes equivocaciones.
Lo correcto es escribir “el alza de la bolsa” y no “la alza de la bolsa”. Sin embargo, la concordancia regresa al usar el plural: “las alzas de la bolsa”.
Las concordancias se complican al estar en un enunciado en presencia de varios sustantivos y pronombres de distinto género (uno es masculino y el otro femenino):
Si en la frase de los dos sustantivos uno es masculino, el adjetivo que les sigue se utiliza en masculino. La misma regla con dos sustantivos de género diferente y el pronombre también se escribe en masculino.
Ni que decir tiene que la regla está clara cuando los dos sustantivos son masculinos o los dos femeninos y el adjetivo que los acompaña deberá concordar en género. Idem con los pronombres.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: