Español en América

septiembre 17, 2011

Cerebro y segundas lenguas

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 8:19 am

Siempre ha intrigado a los especialistas en la didáctica de segundas lenguas el funcionamiento del cerebro en relación con su enseñanza.
Se trata de descubrir para mejorar la eficiencia de cualquier método cómo el cerebro adquiere o deposita los inputs que los profesores ponemos a disposición de nuestros alumnos con la finalidad de que no sólo los entiendan sino que queden fijados de un modo permanente.
Sabemos que existe una memoria a “corto plazo” en la que se “depositan” los conocimientos adquiridos y que se “borra” en un 80% lo adquirido en un plazo muy rápido.
Además las investigaciones recientes de Michael Paradis, neurolingüista canadiense francófono demuestran que cada lengua reside en una parte específica del cerebro e independiente del resto de lenguas y del cerebro.
Estas investigaciones con enfermos de Alzeimer bilingües han conseguido descubrir que los que padecen esa enfermedad que poco a poco destruye las células cerebrales pueden hablar en una de las dos lenguas que dominan, perdiendo por completo la segunda.
Quiere decir que las “lenguas caminan por separado”. Este descubrimiento seguido de las investigaciones de los también canadienses y francófonos, Germain y Netten con aprendientes de segundas lenguas han verificado que el aprendizaje gramatical es un esfuerzo inútil en los primeros niveles.
Se pensaba, antes de estos descubrimientos, que se podía pasar mediante unos ejercicios o actividades convenientemente diseñados de las reglas gramaticales aprendidas a la práctica fluida del oral.
Se ha demostrado que es imposible y que el esfuerzo que se realiza en el nivel inicial para conseguir un conocimiento completo de las reglas gramaticales es inútil.
Nos guste o no, indique el currículo oficial lo que quiera, lo que manda es la capacidad del cerebro para adquirir esos conocimientos sintácticos que sólo se pueden absorber por la vía oral.
Nuestros lectores conocen nuestra teoría sobre la inutilidad de la Gramática en la enseñanza de segundas lenguas y la ficción que representa por la evidente razón que las lengua naturales son seres vivos de muy difícil modelización.
A diferencia de las ciencias exactas en las que dos más dos cuatro siempre y sin excepciones, los gramáticos se esfuerzan desde tiempos inmemoriales en demostrar la existencia de unas normas.
Y la subsiguiente majadería inventada por algún descerebrado que indica “que la excepción confirma la regla”.
La infinidad de excepciones pone de manifiesto la dificultad de modelizar la lengua al ser un fenómeno discreto es decir no cuantificable ni medible.
Cuando tratamos con las lenguas el dos más dos unas veces es cinco y otras tres. En pocas circunstancias es cuatro y la polisemia, la arbitrariedad y la irregularidad imposibilitan una modelización exacta y matemática como pretenden los lingüistas.
Por estas razones no somos fanáticos de la gramática ni en la enseñanza de la lengua materna ni en la de segundas o terceras.
Y nos remitimos como siempre a los analfabetos que formulan a la perfección sus sintagmas y enunciados de todo tipo sin haberse paseado por las aulas.
Y abundando aún más en la inexistencia de la gramática son la multitud de ellas –entre ellas el chino mandarín- que carecen de la consabida norma.
Y las investigaciones de Germain y Netten formuladas en el Congreso Mundial de Lingüística Francesa de 2010 expuestas antes en las que se reafirma la inutilidad de la enseñanza gramatical en los primeros niveles, la confirman.
Y en los niveles intermedios o avanzados la exigencia viene derivada por los “famosos” currículos y pruebas de selección del profesorado que siguen anclados en el siglo XIX y en esa gramática objeto del deseo que en muchos casos llega a la obsesión.
Nos referimos a profesores de secundaria europeos no nativos que en cursos de formación de docentes del sistema gratuito “Comenius-Grundtvig” ante la “necesidad” impuesta por la reglamentación curricular de sus países, exigen la impartición de esas obsoletas reglas gramaticales.
Y de poco o nada sirven nuestras recomendaciones en ese sentido de preferencia del registro oral, que su terquedad nos lleva a volver a explicar esas criticadas reglas.
Y si hablamos del “subjuntivo”, entonces la paranoia puede llegar a alcanzar cotas próximas a la necesidad de un tratamiento psiquiátrico…
Por último, y de acuerdo con Polguère, Alain que clama en la necesidad de continuar con las investigaciones acerca del comportamiento cerebral en todo lo que atañe a la enseñanza de la lengua en singular y a las segundas lenguas, en plural. Se queja el lingüista canadiense de los escasos fondos que se dedican a estos aspectos cruciales en la enseñanza no sólo de lenguas sino de aprendizaje de otras materias que son trascendentes para los sistemas educativos.
A nosotros nos resulta sorprendente que nuestros colegas docentes se manifiesten exigiendo mayores dotaciones dinerarias y nadie, absolutamente nadie reclame dedicar fondos a estas investigaciones que posiblemente demostrarían la inutilidad de muchas actuaciones de políticos, leyes obsoletas, profesores desfasados e incompetentes y mucho dinero perdido por no dedicarse a investigar, sin ir más lejos, las verdaderas causas del fracaso escolar.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: