Español en América

septiembre 19, 2011

La selección del profesorado

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 5:26 pm

Se acerca el próximo sorteo electoral y los candidatos empiezan a contaminarnos con infinidad de propuestas cada una más descabellada que la anterior.
Cada cuatro años los partidos políticos empiezan a desgranar sus ofertas y este año la educación está de moda.
Nuestro amigo Alfredo, que parece que ha cambiado de mote por Rubalcaba nos propone sus ofertas del PIR y otras tonterías propias de estos sociatas que se apresuran a hacer sus maletas y a engrosar bien las filas del paro o las poltronas de los consejos de administración de postín.
Alfredo durante su etapa de ministro fue el artífice del comienzo del desastre de la educación en España.
Nada extraño porque fue la promesa del otro descerebrado, el que todo el mundo apela con cariño como Felipe. Junto con otro de nuestros admirados, Alfonso, prometieron que a “España no la iba a reconocer ni la madre que la parió”, pues cumplieron su promesa y hoy, la educación está irreconocible. El desastre se ha completado y ahora, nuestro amigo Alfredo promete completar el descalabro.
Fue ministro de educación y antes subsecretario. No puede alegar desconocimiento pues los años que pasó al frente del ministerio le debieron servir de aprendizaje.
En su lugar, en vez de realizar propuestas incongruentes, deberían comenzar por entonar el mea culpa.
Quizás sea pedir peras al olmo, eso de invocar a un político que reconozca sus errores y nos explique con claridad que no tiene ni pajolera idea de esto tan trascendente para el futuro de un país como es la educación.
Deben empezar por pedir perdón a nuestros jóvenes, a las familias por el inmenso daño que han hecho a la sociedad española y arrodillándose prometer que van a contar con los que conocen la situación de la educación española y los que la pueden arreglar.
Sostenemos que la calidad de un sistema educativo es la calidad de sus docentes y la evaluación en nuestro caso es muy fácil y sencilla: nuestros profesores son malos, muy malos, les guste o no escucharlo.
Quizás no tengan la culpa sino el sistema de selección que lo repetimos hasta la saciedad como no adaptado a las exigencias de una sociedad moderna.
La manera de seleccionar a los docentes pasa por unas pruebas en las que prevalece la mal llamada experiencia sobre la formación, de forma que los que se llevan el gato al agua son los interinos que llevan años y años esperando que suene la flauta, acumulando puntos y más puntos y despreocupándose de incrementar su formación con másteres o doctorados.
Las pruebas de selección consiguen funcionarios en lugar de profesores. El objetivo de los que pretenden acceder a los cargos de profesores titulares son candidatos al funcionariado. Consiguen la plaza después de un sinfín de convocatorias y ya se encuentran con una plaza en propiedad en la que lo mejor es el sueldo que cae a fin de mes, las pagas dobles mientras duren y esas vacaciones largas de verano para ir a la playa con gastos pagados.
Siempre existen los voluntariosos y sacrificados cuya ilusión acaba pronto ante el panorama desolador de lo que les rodea.
La docencia es una profesión vocacional en la que los profesores con amor y cariño son una minoría frente a los otros cuya finalidad es el convertirse en funcionarios intocables.
Se habla y se escribe que el modelo es Finlandia donde los profesores conforman una profesión reconocida y bien pagada, en la que el periodo de formación suele ser del orden de los seis años y en la que se comprueba la ilusión, la vocación y la capacidad de los aspirantes.
Estimamos que en España la exigencia debe ir más allá de una licenciatura de cinco años seguida de un máster. Entendemos que un doctorado en la materia impartida debe ser un requisito mínimo o por lo menos una acreditación como es la “Suficiencia Investigadora” con la que los candidatos demuestren su capacidad para iniciar una investigación.
Los tiempos que corren y nos referimos a ese fenómeno que es la globalización, inducido por Internet, obliga a los docentes a poseer unas dotes de investigador para poder transmitir a sus alumnos esa ilusión y curiosidad que constituyen las tareas investigadoras.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: