Español en América

octubre 9, 2011

Educación 2.0

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 4:33 pm

En el anterior post tratábamos el paralelismo entre la prensa escrita en tinta y papel y la electrónica que crece de un modo vertiginoso.
La tragedia del soporte papel que se hunde sin remedio por efectos de la competencia digital y la crisis económica que arrasa con la publicidad se cobra miles de despidos al año y el cierre de prestigiosas cabeceras a uno y otro lado del Atlántico.
Echamos en falta la prensa objetiva, imparcial que produce contenidos, noticias y reportajes de utilidad y cuya finalidad no se reduce a la información sino una mira más elevada que pretende la educación en valores de los lectores y la difusión de la ciencia.
Por ende requiere de unas dosis elevadas de calidad en el lenguaje y en los periodistas que apuntan hacia una especialización en parcelas técnicas cada vez más reducidas.
Las antaño “secciones” de deportes, internacional, economía, local y las tradicionales esquelas, dejan paso a una prensa ya no específica sino superespecializada en segmentos cada vez más estrechos como pueden ser la cultura, la bolsa, la deuda, la tecnología, la ciencia, la moda y otras parcelas con un ámbito de especificidad cada vez más corto.
La digitalización de noticias y reportajes orientadas hacia unos lectores que demandan contenidos determinados y, además bien escritos se extiende en el mundo global que nos toca vivir.
El progreso tecnológico afecta de forma singular a la prensa escrita en su versión electrónica que se aproxima a una perfección fruto de la tecnificación y de los requisitos de la globalización.
Si la ciencia se introduce a pasos agigantados en la prensa electrónica no sucede lo mismo con el mundo de la educación.
Y si nos adentramos en el segmento de los manuales o libros de texto de las enseñanzas obligatorias y gratuitas, la primaria y la ESO, entonces el fracaso de la digitalización es clamoroso.
¿Son los intereses de las editoriales los que frenan el avance tecnológico? ¿Son acaso los intereses de los políticos y sus partidos que viven a la sombra de unas editoriales obsoletas con contenidos cerrados y anticuados? ¿O es la escasa imaginación de los autores de los manuales que anclados en el siglo XX no imaginan las posibilidades que les brinda la era 2.0?
Puede que sea un conjunto de intereses económicos o incapacidades, lo cierto es que nos encontramos con unos libros de texto limitados, muy caros, derivados del sistema de monopolio que viven las editoriales y que si hacemos caso a las estadísticas que publican los diarios en fecha reciente, asciende su facturación a la friolera de más de 3.400 millones de euros.
Cada comunidad autónoma paga o ayuda a los padres a resolver una papeleta que asciende por niño alrededor de los 180 euros por curso escolar.
El precio se lo reparten unos y otros y desconocemos cuál es la parte que corresponde a los gobiernos públicos, pero que imaginamos no será menor de los 3.000 millones.
En estos tiempos de recortes y crisis, la pregunta que nos hacemos es si no será mejor digitalizar los textos y ahorrarnos la mitad de esa ingente suma, o poner en la calle a los docentes no titulares, los famosos “interinos”.
Desconocemos cuál es el ahorro de echar a estos profesores, pero la cifra será muy inferior a la que supone el esfuerzo de digitalizar los manuales escolares y poner en marcha plataformas que impliquen una facilidad para mejorar la competencia digital y lingüística de nuestros alumnos.
¿No hay gente capacitada para que esa digitalización de la enseñanza se ponga manos a la obra?
Disponemos de empresas potentes, a la última en cuanto a tecnología para llevar a cabo ese proyecto de digitalizar la enseñanza y, además que dado el enorme volumen de hispanohablantes, exportar nuestra capacidad científica y tecnológica al continente americano, de nuestros amores.
Como muestra un botón, el “Molino de ideas” con sus iniciativas de conjugadores, silabeadores, diccionarios y un sinfín de aplicaciones informáticas en beneficio de la lengua.
¿Se animarán el Molino y sus molineros a sumarse a la nueva era digital de la educación en España?
Se lo pedimos encarecidamente.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: