Español en América

noviembre 3, 2011

¿La Gramática existe?

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 8:22 pm

Planteamos en estas páginas las relaciones entre Gramática y Norma. Entre ambas y el español estándar y, cómo no, los vínculos entre Gramática y léxico.
Si el léxico es una inmensa nebulosa como la vía láctea como señala Polguère, masa incomensurable de unidades mono y plurilexemáticas, la Gramática es una liliputiense conformada por unas pocas reglas, además trufadas de excepciones.
Algún bromista calificó aquello de “la excepción confirma la regla”.
Ni la excepción confirma las normas de la Gramática, más bien pone en solfa su existencia, ni el léxico por si solo es la panacea universal en la enseñanza de segundas lenguas.
Lo que parece meridiano es que si la Gramática confirma su existencia –habrá que preguntarle- la combinación de unidades léxicas se produce de manera implícita y automática, sin que a los hablantes, cuando nos comunicamos sea por la vía oral o la escrita se nos ocurra pensar si nuestra oraciones son activas o pasivas.
El lexicón mental, cuando partimos de una idea a expresar en una situación de comunicación determinada, pone en marcha unos procesos automáticos de producción que para nada tienen que ver con ninguna regla gramatical.
Eso sí, de las casi infinitas paráfrasis que podemos formular, el locutor elige una que se adapta a la situación y, al vocabulario más o menos amplio de que dispone.
De ninguna manera llega a reflexionar si su expresión es o no correcta. Utilizará más o menos léxico o más o menos colocaciones (también es léxico) o locuciones, pero el nexo de las distintas unidades para construir el discurso se realiza por un proceso automático e irreflexivo que no tiene en cuenta el conocimiento gramatical explícito.
Y el que se sorprenda o dude que considere que los analfabetos ni leen ni escriben ni han pasado por esas aulas dedicadas a la enseñanza de la Gramática. Y formulan sus pensamientos desconociendo posiblemente qué es la Gramática y si deriva de la Política porque con ambas podemos construir un pareado.
Si esto lo manifestamos no es ni mucho menos para solidarizarnos con Anatole France cuando escribía que la Gramática es lo más horripilante cuando se menciona la posibilidad de enseñarla…
Si nos referimos a la Gramática no es con un afán polemista, sino porque pensamos que cuando enseñamos segundas lenguas es, por lo menos, discutible.
El MCER categoría los niveles de conocimiento de las lenguas en dos niveles iniciales o básicos, A1 y A2, dos intermedios, B1 y B2 y, los avanzados C1 y C2.
El enfoque comunicativo y la Gramática:
Desde que Hymes formuló dicho enfoque, con el que coincidimos al 100%, la enseñanza de segundas lenguas se desplazó desde planteamientos abstractos y teóricos hacia unos parámetros en los que la comunicación es el centro y el modelo a seguir.
Libros de texto, manuales, cuadernos de ejercicios se llenan de elogios en sus prólogos hacia el enfoque comunicativo y declaran con solemnidad como si fuera la panacea universal, que se ajustan al principio básico de la actual enseñanza de segundas lenguas.
Nada más alejado de la realidad ya que los alumnos de los niveles básicos A1 y A2 poco o nada alcanzarán a comprender de dicho prólogo.
Libros que van dirigidos a profesores y no a sus pupilos.
Y como siempre nuestra respuesta a dicho fallo: los manuales ni responden al enfoque comunicativo ni al principio de autenticidad desde el instante que autor y editor envían el mamotreto a la imprenta.
Libros en papel y tinta o, incluso textos digitales interactivos en el preciso instante de cerrar su edición se encuentran en estado de obsolescencia.
Por eso propugnamos –dado el carácter abierto del léxico frente al carácter gramatical cerrado- en nuestra metodología un enfoque comunicativo real basado en la comunicación oral.
¿Alguna vez autores y editores se habrán preguntado la razón por la cuál la enorme cifra de alumnos (el 80% del total), estudian el nivel básico y cuáles son las razones del fracaso?
Y… el enfoque comunicativo sigue vigente…
¿Sólo lo entendemos Hymes y nosotros?
Afortunadamente para la enseñanza de segundas lenguas unos cuantos investigadores caminan por los mismos y difíciles vericuetos aportando las luces necesarias para encontrar la solución.
Desde luego no será el estudio del conocimiento gramatical el que nos ayudará en el nivel inicial a dar los primeros pasos en la comunicación oral que es el objetivo central de los estudiantes.
Y si la Gramática existe o no, no se olviden del léxico.
Se encuentra entre nosotros en toda su extensión e inmensidad y, además en constante y tenaz crecimiento.
Recuerden que las reglas gramaticales están ahí, fijas e inmutables. La sintaxis es la misma desde el inicio de la lengua. Verifíquenlo en nuestras obras maestras del siglo de oro.
¿Y el léxico? Como decía un político “progresista”: no lo conoce ni la madre que lo parió…

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: