Español en América

noviembre 10, 2011

Parar mientes

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 6:17 pm
Tags: ,

No hablamos de porteros de fútbol sino de esta locución antigua y aunque en el lenguaje coloquial actual no suene mucho, los corpus CORDE y CREA recogen decenas de miles de casos.
Esta expresión se compone del sustantivo de género femenino “miente”, procedente del latín “mens” y del verbo “parar”.
La combinación produce una locución verbal cuyo significado es “considerar, meditar o recapacitar sobre algo con particular cuidado y atención”. Así lo expresa el DRAE y estamos de acuerdo con él –sin que sirva de precedente-. La propuesta negativa, “no parar mientes” es también muy empleada en la literatura.
Si traemos a colación es porque nuestro escritor amigo y admirado, Navarro Villoslada la usa a menudo.
Formas casi olvidadas o desechadas como el adjetivo yerto (tieso, rígido o áspero), embrazar (meter el brazo por el escudo).

En “Amaya” utiliza “alhagada” con el significado de halagar (¿quizás un desliz del editor?). En el diccionario encontramos “alagar” que se define como llenar de lagos o de charcos.
El sentido del texto no va por esos vericuetos sino por el primero de “halagar”:
“Era mujer y como tal quedó alhagada…”
“Se contestó con estotra”. Este estotro como indica el DRAE está en desuso y es la contracción de “este otra”.
Peritísimo es el aumentativo de perito que quiere decir experto en algo.
Tampoco confundamos “vitela”, piel de vaca pulida y adobada que se sirve para pintar o escribir en ella a modo de pergamino, con la anilla que rodea a los cigarros puros o “vitola”.
Resucita Navarro Villoslada el vocablo arquitectónico “ándito” o corredor exterior que rodea un edificio.
“cierto pastor o dulero les prestó una yegua”.

El dulero es el guarda que se ocupa de un rebaño de cabezas de ganado (no tienen que ser ovejas).
“La puerta abarrotada”, significa que la puerta se conforma con barrotes o de madera o metálicos.
El verbo “abarrotar” en otra acepción considera un espacio lleno de personas o cosas.
“Hinojo” es una forma polisémica que tiene una primera acepción consistente en la planta aromática que se emplea para condimentar sopas y la otra acepción significa “rodilla”.

La locución adverbial “de hinojos” quiere decir “de rodillas”.
Navarro Villoslada emplea “ponerse de hinojos”, equivalente a “ponerse de rodillas”.
“Ni a sol ni a sombra”, equivale a la locución verbal que redefine el DRAE como “no dejar a sol ni a sombra”, es decir, perseguir a alguien a todas horas y en cualquier sitio.
Otro verbo polisémico y complicado es “desalar” con un sentido actual de “desalinizar” y también como “quitar las alas” y, por último “desalarse”, andar o correr con rapidez o sentir con vehemencia anhelo para conseguir algo: “Se vino a mi desalada”.
Nuevo término polisémico: “avenencia” con dos acepciones, una el pequeño utensilio con una larga varilla que se utiliza para extraer vinos o líquidos en pequeñas cantidades de una barrica o bota. Es sinónimo de “venencia”. La segunda acepción es la del escritor navarro, convenio o transacción o acuerdo.

“Los visigodos mismo parecen azogados”.
El verbo azogar procede del “azogue” y significa cubrir con azogue, también apagar la cal con el mismo azogue. Además contraer la enfermedad por absorción de los vapores de azogue.

El azogue es la calificación vulgar del metal “mercurio”.
La última la de “Amaya”, turbarse y agitarse mucho.
“Me dirigí a la aljama de Pamplona”. Aljama es un vocablo árabe que significa “judería”. El DRAE se arma un lío enorme y llega incluso a denominar “mezquita” a la “aljama”.
“Tuvo que tascar el freno”. Palabra para nosotros desconocida y que el DRAE no nos saca del apuro: quebrantar con la espadilla el lino, quebrantar con ruido (una bestia) la hierba cuando pace. El diccionario oficial lo hace procedes del gótico “tascon”.
“No la di asenso”, no la di crédito. Dar asenso es una locución verbal equivalente a dar crédito o asentir.
“Que dio con nosotros de manos a boca”.
“de manos a boca es una expresión adverbial que equivale a “de repente” o “al instante”.
Terminamos con “quingentario de la guardia del rey”. Quingentario se refiere a algún cargo de los espatarios de los reyes visigodos. Navarro Villoslada se saca de la manga una retahíla de sustantivos de corte guerrero sin indicar sus “fuentes”. Invento del escritor.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: