Español en América

febrero 13, 2012

Lengua y tecnología

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 10:40 am

El recién fallecido Steve Jobs factótum durante un par de décadas de Apple sostenía que los “negocios” en este siglo XXI se encuentran en la confluencia de las ciencias y de las humanidades.
Hay una creencia extendida de que las “ciencias”, las viejas matemáticas, la física y la química prevalecen sobre las artes, la filosofía, es decir las tradicionales y denostadas “letras”.
Sostienen los defensores de las ciencias que éstas están mejor pagadas, contribuyen al desarrollo tecnológico mientras que las letras son carreras de segunda categoría alejadas de los grandes sueldos y vituperadas porque no aportan, en principio, nada productivo.
Las grandes tecnológicas como Microsoft, Google y Apple han basado su crecimiento y su auge en una combinación entre las bondades de la informática y una filosofía apoyada en las letras.
No en vano la lengua queramos o no es el soporte de nuestro pensamiento y de nuestra comunicación.
Lo avances de la neurolingüística contribuyen a conocer mejor el funcionamiento de nuestro cerebro y cómo adquirimos conocimientos sean de ciencias, letras o de segundas lenguas.
Por otra parte la expansión imparable de las lenguas mayoritarias, el chino mandarín, el inglés y el español y la necesidad de expresarse en estas lenguas contribuye a una investigación sobre cómo se adquieren y aprenden las lenguas extranjeras.
Si relacionamos lenguas con culturas la necesidad de su conocimiento se extiende como la pólvora y crea unas industrias ligadas a ellas que son creadoras de innumerables empleos.
La confluencia de informática y lingüística:
Desde los primeros ordenadores, enormes máquinas de escasa potencia y velocidad, la informática evoluciona hacia aparatos o artilugios cada vez más sofisticados como los Iphones o las famosas tabletas.
La posibilidad de conectarnos en cualquier momento y lugar amplia las ventajas de las nuevas tecnologías llamadas de la “información” y de la “comunicación”.
Periodistas, lingüistas, docentes, editores se unen para ofrecer unos contenidos sean informativos o pedagógicos que hace una década eran impensables.
No entramos en la disponibilidad libre o de pago de esos recursos digitales colgados en la nube, lo único cierto es la posibilidad de acceso rápido y de calidad de infinitos contenidos.
Los grandes distribuidores de contenidos como Amazon o Apple dominan un mercado digital que crece a la velocidad de la luz poniendo en peligro las tradicionales industrias culturales, léase las editoriales de toda la vida y sus allegadas, las librerías sean de libros de texto o escolares o la literatura.
La reciente aplicación gratuita de Apple, el Iauthor o programa de edición de textos digitales ha puesto contra las cuerdas a las editoriales dedicadas a los manuales y cuadernos de ejercicios.
La interactividad de los textos digitales y la posibilidad de introducir enlaces, vídeos, fotogramas y gráficos consigue que se conviertan en valiosos instrumentos para los docentes.
Estamos en contra de los monopolios como la exigencia de Apple de asumir los derechos de autor a los usuarios de su aplicación Iauthor para evitar que publiquen fuera de su “circuito” de distribución.
Si el libro digital interactivo es un gran avance en la industria de la enseñanza, pensamos que no es la solución definitiva por diversas razones. La primera que un libro de aprendizaje queda obsoleto desde que su autor cierra la edición y queda sin posibilidades de actualización y, la segunda que las actividades que se proponen en este tipo de textos son limitadas al momento de su finalización sin que los docentes intervengan en nuevas actividades o sin que puedan introducir sus ideas, ejercicios o nuevos textos.
Quizás la objeción más importante al texto digital en lo que se refiere a la enseñanza de lenguas sean maternas o segundas es la imposibilidad de cumplir con la exigencia del principio de autenticidad y actualidad.
Repetimos lo escrito en otros artículos en el sentido de que un texto sea digital o en papel escrito con una finalidad didáctica deja de cumplir el principio de autenticidad.
No es que pretendamos llevar hasta las últimas consecuencias la autenticidad de los manuales sino que los docentes comprendan cuán trascendente es su actuación en las aulas y que junto a sus alumnos son los actores del proceso de aprendizaje/enseñanza.
La creación de una metodología específica tanto para la clase como para fuera de ella, es decir una metodología de autoaprendizaje se advera imprescindible para conseguir una calidad y rapidez en el proceso de enseñanzas de segundas lenguas.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: