Español en América

abril 4, 2012

Frasemas según Mel’cuk

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 6:37 pm

La fraseología suscita interés en todos los ámbitos y encontramos miles de libros, diccionarios generalistas de frases más o menos especializados y un sinfín de artículos en los que los autores, lingüistas expertos, no se ponen de acuerdo en definir los distintos frasemas y su tipología.
En la lingüística española no es frecuente encontrarse con el término “frasema” sino con el tradicional de “unidades fraseológicas”
Tampoco el acuerdo es total sobre el grado de fijación de determinadas unidades lingüísticas como las colocaciones.
De entrada los frasemas se pueden calificar como expresiones fijas, locuciones fijadas, expresiones idiomáticas, sin olvidar las fórmulas tradicionales algo apartadas de los conceptos lingüísticos como refranes, proverbios y clichés, entre muchas otras denominaciones.
El término frasema es empleado sólo por los seguidores de la TST mientras que lingüistas ingleses y de otros países de Europa prefieren calificarlos como unidades fraseológicas.
Se considera que los frasemas forman parte del léxico y de sus unidades, sin olvidar que son sintagmas o combinaciones gramaticales.
Los frasemas deberían en pura teoría considerarse como sintagmas correctos de la gramática ya que como combinaciones que son se deben formar adaptándose a las normas. Los sintagmas o combinaciones fijas que no cumplen las reglas gramaticales se denominan idiotismos. El ejemplo clásico de idiotismo es “a ojos vista”.
La Teoría lingüística que intenta conseguir una aproximación justificativa de los frasemas es la “Significado-Texto” promovida por Igor Mel’cuk y que desarrolla una modelización de la lengua basada en la semántica o significado y en la que prevalece el estudio del léxico sobre el de la gramática.
Mel’cuk define los frasemas como “enunciados multilexemáticos no libres”.
Sólo considera frasemas los léxicos o sintagmáticos, excluyendo los “morfológicos” que en cristiano denominamos a las “palabras compuestas”.
¿Qué se entiende por enunciado multilexemático libre?
Se puede estudiar el concepto desde el punto de vista composicional y desde el prisma del “eje paradigmático”. Hacemos un inciso para explicar las diferencias entre el eje paradigmático y el eje sintagmático en nuestro “post” de este blog de fecha diecinueve de enero de 2011.
El enunciado es “libre” si no existen restricciones en el eje paradigmático, en definitiva si su significado y el de sus componentes que forman el enunciado multilexemático, son seleccionados por los locutores exclusivamente por sus propiedades lingüísticas con independencia de los otros componentes.
Con otras palabras un “enunciado formado por A y B es libre”, si su significado global es la suma del significado de A y del significado de B, y, además el locutor puede seleccionar otra forma C con el mismo significado que B sin que cambie el significado.
En definitiva que elegido un significado a transmitir, el enunciado será libre si escogida la forma A, no existe impedimento alguno para acompañarla con otra forma B que se pueda intercambiar con otra forma C de similar significado.
Si continuamos con el razonamiento el sintagma formado por A y B seguirá siendo libre aunque sustituyamos B por un frasema de cualquier tipo de los que vamos a describir a continuación.
En principio y a primera vista en el origen de la lengua, todas las combinaciones eran libres.
El uso, ese famoso uso, convierte unas combinaciones más utilizadas que otras y comienza el proceso de fijación por el que unas combinaciones que eran libres se van convirtiendo por medio del empleo, en cada vez menos libres, ya que en el caso de las colocaciones léxicas, la base selecciona uno o varios colocados desechando otros.
Así, algunas combinaciones en proceso de lexicalización se perciben como correctas en contraposición de las menos usuales que se consideran como “no usuales” y hasta incorrectas, no desde el punto de vista del sintagma sino de la utilización.
Mel’cuk denomina “enunciado multilexemático” al compuesto por dos o más lexemas con una relación entre ellos.
Si hablamos de colocaciones léxicas, la mayor parte de estas combinaciones no libres y parcialmente fijadas, son binarias, es decir constituidas por dos formas. Lo que no excluye que veamos colocaciones ternarias o con más constituyentes, pero no son frecuentes.
Diferente es el caso de las locuciones-expresiones (para Mel’cuk y su TST) son palabras sinónimas.
Las locuciones son combinaciones lexicalizadas cuyo significado no se puede deducir del significado individual de sus componentes, es decir que no obedecen al principio de composicionalidad.
Casi siempre proceden de combinaciones libres que por extensión metafórica producen un nuevo significado que se aparta en gran manera del significado de sus componentes.
Es decir, de una combinación libre de dos o más formas, con significado composicional se puede derivar una o varias locuciones con uno o varios significados no composicionales.
Más adelante veremos qué papel juegan y dónde vamos a incluir en la tipología de Mel’cuk las locuciones, que en la fraseología tradicional forman parte trascendental y casi casi exclusiva de su estudio.
Siempre según Mel’cuk, el número de frasemas en una determinada lengua se presenta muy elevado, “se trata de millones o incluso de varias decenas de millones de expresiones no libres y que –lo más importante para el ruso-canadiense- deben incluirse en los diccionarios de la lengua”.
Nosotros puntualizamos que en lengua inglesa, mientras que las formas individuales –las viejas y tradicionales “palabras”- pueden alcanzar casi cien mil unidades, se encuentran censadas hasta setecientas mil unidades fraseológicas o frasemas.
Tipología de los frasemas o unidades fraseológicas según Mel’cuk:
Realiza su clasificación siguiendo el criterio del “eje paradigmático” que no es otro que considerar las restricciones de SELECCIÓN o bien siguiendo el segundo criterio del “eje sintagmático”, es decir considerando las restricciones de COMBINACIÓN de sus componentes o lo que es lo mismo su COMPOSICIONALIDAD.
Mel’cuk da un gran valor y distingue los conceptos de “selección” y “composicionalidad”.
Nosotros, en algunas ocasiones confundimos, no los criterios en sí mismos sino nuestros objetivos didácticos que nos obligan a pasar por encima de conceptos y terminología, como advertimos a menudo, para que prevalezca la enseñanza sobre los conceptos ya que este blog es divulgativo. Siempre remitimos a nuestros lectores a solicitar vía correo electrónico nuestros trabajos sobre estos temas publicados de los que disponemos su explicación con detalles, pies de página y copiosa bibliografía para los eruditos.
Sin embargo, conviene precisar la terminología en este caso de los frasemas que consideramos centrales en el aprendizaje de segundas lenguas incluso en los niveles iniciales.
La opinión mayoritaria de los que trabajan la lingüística aplicada prefiere dejar de lado colocaciones y locuciones para los niveles elevados del aprendizaje de lenguas, alegando que pertenecen a un lenguaje demasiado culto y sofisticado para introducir su enseñanza en los primeros balbuceos de la lengua.
Las colocaciones léxicas que son sin lugar a duda por sus restricciones, frasemas con todo el derecho, forman un cuerpo léxico de cientos de miles de unidades y están tan presentes en nuestra vida diaria que no podemos imaginar comenzar las primeras lecciones de los aprendices sin mencionar las más usuales.
Si echamos un vistazo al diccionario DRAE veremos como pasa de largo del concepto y, por supuesto, de la descripción lexicográfica de las colocaciones léxicas, suceso lingüístico que nos parece intolerable.
Frasemas léxicos:
Mel’cuk califica como tales a las unidades que un locutor que quiere expresar un significado, para conseguirlo elige una forma o “palabra”, pero su elección está restringida ya que esa forma anterior no puede combinarse libremente con otras y la elección es restringida (siento las repeticiones pero se adveran necesarias). Sería el caso de “tomar una decisión” que es un frasema léxico. El hablante al decidir la forma “decisión”, necesita seleccionar en su lexicón la “palabra” que complete el significado pretendido. No tiene más opciones que emplear “tomar”.
Frasemas léxico-semánticos:
Si en los anteriores frasemas el locutor elige una forma para construir el significado querido y necesariamente se obliga a elegir una forma y posiblemente una única forma y no dos, en el caso de los frasemas léxico-semánticos, para expresar el significado, se necesita un “bloque” sin que el locutor parta de una forma.
El frasema está ya “construido”
Composicionalidad:
Con frecuencia para explicar locuciones y/o combinaciones libres o más o menos restringidas introducimos el principio de composicionalidad, que ya hemos explicado antes con el clásico ejemplo de AB y los significados de sus componentes A y B.
Como indicamos en muchas ocasiones los frasemas por su composicionalidad pueden clasificarse como composicionales y no composicionales.
Mel’cuk distingue entre la no composicionalidad y la opacidad. Para aclararlo toma la expresión tradicional “coger el toro por los cuernos” (lo hace en francés “prendre le taureau par les cornes”) que es un calco de la española y más educada (nuestros amigos americanos comprenden con claridad meridiana la diferencia semántica entre tomar y coger…).
Explica que el frasema anterior es no composicional pero, sin embargo, bastante transparente ya que un locutor comprende enseguida la semántica ligada a la locución. Estamos de acuerdo con Mel’cuk en el caso de hablantes nativos, pero no creemos que un japonés que se encuentre en México estudiando español sea capaz de descifrarla si antes no la ha escuchado y se la han explicado.
Mel’cuk aclara que la opacidad y transparencia poseen diferentes grados mientras que la composicionalidad y la no composicionalidad carecen de graduación, es decir una expresión es o no es composicional pero puede ser más o menos transparente (u opaca).
Los tres grandes tipos de frasemas según Mel’cuk:
Del “cruce” de las propiedades composicionales o no de las combinaciones y de su naturaleza léxica o semántico-léxica, resultan los tres tipos de frasemas:
Si seguimos el criterio de la “naturaleza de las restricciones” y en función de que los frasemas sean o no composicionales resultarán:
Las LOCUCIONES que son frasemas léxicos o de naturaleza léxica y, además no composicionales.
Las COLOCACIONES que son de naturaleza léxica y además composicionales.
En el caso de “naturaleza semántico-léxica” y composicionales, tendremos los CLICHÉS.

Clasificados los frasemas en sus tres grandes grupos, locuciones (los más conocidos y estudiados), las colocaciones (los más abundantes y ninguneados por algunos autores y por la RAE) y los clichés que son un invento semántico de Mel’cuk, pasaremos próximamente a detallarlos y a nuevas “disecciones” semánticas, siempre de acuerdo a su teoría “frasemalógica” (la palabreja es nuestra, y pedimos perdón por el atrevimiento).
No queremos terminar sin antes recalcar algo que es trascendente para la enseñanza de lenguas: la importancia del léxico en la comunicación y, sobre todo de estas unidades que presentan restricciones y que NO SON LIBRES por lo que no se encuentran dentro del proceso natural de variación lingüística.
La consecuencia de lo anterior es que NECESITAMOS ESTUDIARLAS, APRENDERLAS e INCORPORARLAS a nuestro cerebro para conseguir una comunicación oral y escrita perfecta.
A mayor conocimiento léxico, mayor comprensión lectora.
Lo anterior es válido para la enseñanza de lenguas maternas y segundas.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: