Español en América

abril 11, 2012

Cada mochuelo a su olivo

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 7:19 pm

Nuestro “guindos” respira después de la subida de la bolsa y nuestra prima que baja, si la prima esa que tenemos en Alemania que la Merkel califica como la del “riesgo”.
El lenguaje se encuentra repleto de locuciones y colocaciones sin que nos enteremos.
Mel’cuk a todas los califica como frasemas. El DRAE haciendo gala de ese despiste habitual, a las locuciones una vez las denomina “expresiones” repartiendo los registros a su antojo.
Por supuesto, las colocaciones léxicas ni aparecen, ni existen. Facilita de pascuas a ramos alguna colocación, sin calificarla como tal y expresando la combinación como “sustantivo” o el género que le conviene en cada caso.
Veíamos la tipología de los frasemas según su composicionalidad y su caracterización léxica y dentro de ella, las “locuciones fuertes” como la de nuestra cabecera: “cada mochuelo a su olivo”.
Es locución fuerte ya que su significado global no está ni comprendido ni derivado de sus componentes, mochuelo y olivo.
El DRAE la menciona y la califica como “expresión”. Para nosotros locuciones y expresiones son formas sinónimas totales, pudiéndolas intercambiar.
Transcribimos a continuación lo que figura en el DRAE en línea referente a locución y a expresión:
Locución:

3. f. Gram. Grupo de palabras que forman sentido.
4. f. Gram. Combinación fija de varios vocablos que funciona como una determinada clase de palabras.

Expresión:
7. f. Ling. plano de la expresión.
8. f. Ling. Aquello que en un enunciado lingüístico manifiesta los sentimientos del hablante.
9. f. Ling. En algunas corrientes de la fraseología, combinación lexicalizada de palabras que no permite variación morfológica.

Los lectores podrán juzgar la empanada mental de nuestro diccionario oficial con locución y expresión.
Pero si no se aclara con las combinaciones fijas de la lengua, veamos a nuestro “mochuelo” y su portentosa definición:
m. Ave rapaz nocturna, de unos dos decímetros desde lo alto de la cabeza hasta la extremidad de la cola, y medio metro aproximadamente de envergadura, con plumaje muy suave, de color leonado, con pintas pardas en las partes superiores, y amarillento claro con manchas alargadas grises en el pecho y vientre, cuerpo erguido, cabeza redonda, pico corto y encorvado, ojos grandes de iris amarillo, cara circular, alas redondeadas, cola corta y tarsos y dedos cubiertos de plumas blanquecinas y sedosas. Es común en España y se alimenta ordinariamente de roedores y reptiles.

Por mi parte añadiría que los mochuelos ponen huevos, hacen sus deposiciones por el ano y miran con fijeza a los que tenemos la suerte de comunicarnos en español. Cuando no hablan español miran para otro lado y si son ingleses se echan unas risitas…
Propongo a los lexicógrafos del DRAE en los casos de bichos del tipo del mochuelo, un enlace con la Wikipedia o con alguna página de humor.
Y si disponen de tiempo y ganas les recomiendo la lectura del libro de Alain Polguère “Notions de base en lexicologie”.
Y como es “tiempo de recogernos”, cada mochuelo a su olivo.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: