Español en América

abril 18, 2012

Enseñanza de ELE

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 5:19 pm

Estamos inmersos en la vorágine de las aulas, las clases, su preparación, el diseño de nuevas actividades y como dice el “frasema”, las hojas de los árboles nos impiden ver el bosque.
Las estadísticas son claras, los profesores dedican el 80% de su tarea en las aulas a realizar actividades de todo tipo.
Las editoriales cuyo número se aproxima al infinito, se encuentran sumergidas en mejorar los libros, editar nuevos manuales y eso sí a preocuparse de si los chinos o los coreanos pueden estudiar con los libros de los alemanes o de los húngaros.
Creo que todos, entre los que nos incluimos, dedicamos poco tiempo a pensar, la conveniente reflexión, y mucho tiempo a una frenética actividad de trabajo, como indicamos, de preparación de las clases y de búsqueda de nuevos materiales, sobre todo audiovisuales.
Nadie dedica espacios y tiempos a eso tan necesario como es el pensamiento, lo que calificamos nosotros como la “filosofía del ELE”.
Se nos llena la boca agua cuando hablamos del enfoque comunicativo, del “lexical approach” o de las TICs, las dichosas tecnologías novedosas de la información y comunicación.
Nadie se pregunta el porqué de tantas deserciones de nuevos alumnos. O como dice el Evangelio, muchos son los llamados y pocos los elegidos.
Los nuevos candidatos a “hablantes de español” llegan por cientos de miles todos los años a las aulas de España o de nuestros países hermanos de América. ¿Cuántos siguen?, también las estadísticas son claras, no llegan al 20% los perseverantes. ¿Qué desmotiva a los aprendientes?
¿El enfoque comunicativo es el adecuado?
¿La gramática es necesaria?
¿Los manuales son los correctos?
¿Los docentes están bien formados?
Cuando el fracaso es clamoroso, todo el mundo tiene parte de culpa: los profesores que somos malos, los manuales que son malísimos, la gramática que es aburridísima y el enfoque que aplicamos que no es ni poco ni mucho comunicativo.
La consecuencia, alumnos que no aprenden y no consiguen comunicarse al oral y que desmotivados se retiran, quizás alegando que eso de las segundas lenguas no es para ellos.
Las investigaciones de Paradis, dicen lo contrario: que todos, sí todos, somos capaces de impregnarnos de una segunda y de una tercera lengua y más si tuviéramos tiempos, ganas y dinero (léase plata). Que el cerebro humano está hecho y diseñado para aprender lenguas sin dificultades.
Luego, la culpa no es de los estudiantes, sino de los “demás”.
También es cierto que poco o nada se investiga en esta tierra de garbanzos sobre la lingüística aplicada a las segundas lenguas, dejando esa tarea a los guiris, a los yanquis, por aquello de que “inventen ellos”.
La investigación es necesaria en ese camino de la neurolingüística para confirmar si el “enfoque comunicativo” es el adecuado (y estamos convencidos de que sí lo es) y si la enseñanza en los niveles iniciales A1 y A2 el oral es la única vía para comunicar olvidándonos de la gramática.
La lingüística es trascendente para nosotros y su conocimiento lo más exhaustivo posible desde la óptica de los docentes, pero no lo es desde el prisma de los aprendientes que pretenden comunicarse, hacerlo lo mejor posible y dejar la gramática para otro momento.
Eso sí, los profesores tienen que conocer la lengua hasta sus confines más alejados, por supuesto que dominar la gramática, más aún el léxico y sus combinaciones fijas y restringidas de manera que sean capaces de responder hasta la última pregunta que se les ocurra a los alumnos.
La investigación que encaminemos tiene que cumplir con el principio de utilidad, de manera que los objetivos sean cuestiones que representen soluciones para temas de las aulas, no utopías.
Las editoriales, por su lado, también tienen que reflexionar si esa maraña de libros editados en cantidades estratosféricas sirve para algo.
Las escuelas y sus directores llevan su parte de culpa en el sentido de que los docentes seleccionados deben contar con una formación inicial en didáctica de segundas lenguas suficiente y reactualizada cada cierto tiempo.
Las universidades, por lo menos las españolas, tienen que poner los pies en el suelo y bajarse del pedestal, reconocer que los currículos de las facultades de Filología Hispánica se encuentran obsoletos. Responderán algunos que la Filología es una ciencia como la Filosofía, pura teoría.
Como nuestro diccionario oficial, los filólogos carecen de una formación léxica sólida (en regla general), de una formación en la enseñanza de ELE a pesar de que muchas de ellas, unas trece o catorce imparten másteres de la especialidad y no reciben ninguna materia como la neurolingüística o la psicolingüística, ciencias próximas pero ignoradas en estas latitudes.
Para terminar me referiré al FLE o enseñanza del “francés como lengua extranjera” que, por desgracia para los hispanos, se encuentra en pleno auge con una metodología más apoyada en investigaciones contrastadas, que la nuestra que sigue la corriente inglesa.
La lingüística aplicada a la enseñanza del francés recibe esfuerzos monetarios cuantiosos que permiten un distanciamiento con el ELE y el ESL.
Pioneros en el FLE y en la didáctica del léxico y de la cultura se encuentran los francocanadienses de la universidad de Montréal, sin menospreciar las contribuciones de las universidades francesas del hexágono.
Habría que buscar un paralelismo entre la enseñanza del ELE/FLE y las directrices que siguen las Academias de la Lengua en España y Francia.
La misma línea que existe entre el fracaso escolar en España y Francia y esa tendencia manifestada en las pruebas PISA de resultados decepcionantes en comprensión lectora.
La comprensión lectora, es para nosotros la madre del cordero en la enseñanza de lenguas maternas, culpable al 90% del fracaso escolar y también en menor medida en segundas lenguas.
La otra parte del fracaso se lo llevan los docentes, obsoletos y como dicen los franceses “perimés”, es decir, como los yogures, “caducados”.
Nos referimos sobre todo a la lengua española como materna, huérfana en lo que se refiere a los currículos y espacios, desdeñada por los políticos que olvidan que es la vehicular de la enseñanza.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: