Español en América

mayo 17, 2012

Perita en dulce o cómo a nadie le amarga un dulce

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 6:40 pm

Nos lamentamos de las infinitas fallas del DRAE, diccionario oficial de las Academias del Español. Es lo que hay y tenemos que conformarnos con él, con la consulta online que resuelve algunas de nuestras dudas.
La ignorancia es difícil separarla de los errores y su línea de separación es tenue y mal definida.
Ansiosos por la lectura de expresiones que satisfagan los deseos de nuestros lectores y aclaren sus dudas, caemos en “perita en dulce”.
Indicamos que los significados de las formas se trasladan y se amplían. La maldita polisemia. En el caso que nos ocupa, el sabor dulzón de la pera en almíbar produce esta locución adjetival “perita en dulce” cuyo significado inicial entendido como combinación libre de “pera en almíbar” se extiende y provoca la locución de marras que se define como algo apetecible, fácil (en el caso de un examen) o si es una mujer, “bella”.
En el terreno financiero cuando hablamos de una “perita en dulce” entendemos que una inversión es una ganga o en coloquial “chollo”.
En ese mismo ámbito, recordamos un simpático pronóstico de la gestora de inversiones “Ahorro Corporación” que hablando de la integrante del IBEX35, BME o Bolsas y Mercados Españoles en el ya lejano 2008 y cuando cotizaba a 41 euros, calificaba la empresa como “perita en dulce”, en este caso “financiero” equivale a “chollo”. En la actualidad BME cotiza a 16 euros, en definitiva que la “perita el dulce” se ha convertido en un “hueso duro de roer”…
El DRAE se olvida de “perita en dulce” y define la “pera en dulce” como persona o animal de excelentes cualidades; la califica como sustantivo femenino apartándose de nuestra calificación y definición que es locución sustantiva ya que la expresión tal y como la entendemos es un sustantivo en el supuesto de “chollo” o “ganga” y locución adjetival cuando equivalga a “fácil”.
Los sagaces lexicógrafos de la Academia de la lengua (no sabemos de qué lengua se trata) lo tienen todo muy claro, bendito sea Dios. Nosotros enmarcados en la humildad que nos caracteriza, en caso de dudas acudimos a los corpus de la dichosa Academia que nos suelen aclarar los significados.
A los señores de la Academia les insinuamos que los corpus están para eso, para consultarlos. Por supuesto que en el lenguaje que empleamos la “pera en dulce” no es la locución habitual sino “perita en dulce”.
El DRAE pasa de largo de “perita en dulce” más utilizada que la “pera en dulce” y no la documenta como debería ser.
Vemos que en el CREA existen: para “perita en dulce”, trece concordancias desde 1975 hasta 2002.
Para “pera en dulce”, un caso en 2001 de Begoña Amestoy en Escuela de Mujeres.
La diferencia es de trece a uno a nuestro favor…
El Corpus académico CORDE sólo presenta 4 casos para “perita en dulce” , dos de Pérez Galdós en 1908, uno de Pío Baroja de 1944 y el último y más reciente de Torrente Ballester que como es de suponer, el que más se acerca al significado nuestro: “Una perita en dulce, muchacho, una verdadera ganga…” en Don Juan, (1963), ediciones Destino.
Para la locución “pera en dulce”, el CORDE nos muestra dos concordancias una de Juan Goytisolo de 1966 y otra de Martín Vigil de 1968.
Se ve que la locución es “moderna” ya que la primera vez que aparece documentada es por Pérez Galdós en 1908. ¿Podría tratarse de un calco del inglés? Lo desconocemos y si algún lector quiere ayudarnos, lo puede hacer vía comentario.
En cuanto a la combinación libre original que produce por extensión nuestra locución, la “pera en dulce” es una pera confitada o escarchada en azúcar que antiguamente era un postre objeto del deseo y ahora con las modernidades de la Nouvelle Cuisine se encuentra arrinconada en el baúl de los recuerdos.
Si volvemos al DRAE, este define la locución “en dulce” como locución adjetival (por una vez coincidimos) y definida como “dicho de la fruta: Conservada en almíbar”.
Hoy como nos dedicamos a los postres “dulcitos” o “dulceros” vamos a echar un vistazo a la expresión “a nadie le amarga un dulce” que el diccionario oficial define como “Expresión coloquial: denota que cualquier ventaja que se ofrece, por pequeña que sea, no es de desperdiciar.
Es de significado parecido a “perita en dulce”.
El Corde documenta cuatro casos y el CREA ocho. Si leemos el contexto de cada concordancia para conocer su significado verificamos que se aproxima más al dinero o a recibir premios y honores, mientras que la “perita en dulce” se refiere más a una ganga, chocho, a algo fácil o en el caso de una fémina a alguien de gran belleza.
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CORDE) [en línea]. Corpus diacrónico del español. http://www.rae.es (dieciocho de mayo de 2012)
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CREA) [en línea]. Corpus de referencia del español actual. (dieciocho de mayo de 2012)

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: