Español en América

mayo 20, 2012

Cortar las alas y parar los pies

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 2:33 pm

La enseñanza de segundas lenguas no es una ciencia exacta como las matemáticas que siempre dos más dos son cuatro.
Las ciencias llamadas sociales están plagadas de múltiples excepciones y salvedades. La ciencia que estudia los fenómenos de la lengua que se mueve entre la ambigüedad y la arbitrariedad se denomina lingüística y tiene poco de exacta.
La enseñanza de segundas lenguas se integra en la lingüística aplicada y esta sub rama se debate en sus albores con escasas investigaciones y movida por el empirismo de sus autores, los docentes.
Los lingüistas más avezados en este campo exigen a los gobiernos que dediquen mayores presupuestos en el campo de la neurolingüística y la psicolingüística. Se trata de estudiar el funcionamiento de nuestro cerebro en la adquisición y aprendizaje de segundas lenguas.
Se dedican cuantiosos esfuerzos monetarios a investigaciones sobre el lenguaje de los grillos pero poco o muy poco a la neurolingüística y los profesores que nos movemos en el entorno de una enseñanza más o menos comunicativa intentamos conseguir una metodología que siguiendo las últimas investigaciones de la ciencia nos acerquen a esa ansiada piedra filosofal.
Sabemos gracias a Michael Paradis que cada nueva lengua que introducimos en nuestra mente se deposita en una parte diferenciada del cerebro. Quiere decir que la materna reside en un compartimento y conforme vamos adquiriendo nuevos idiomas estos van apropiándose de un lugar en nuestro lexicón.
Los francocanadienses Gilbert y Netten se apoyaron en las investigaciones de Paradis para desarrollar una metodología para el “francés intensivo” estudiado por anglófonos que ha producido excelentes resultados.
Como indicamos en estas páginas, los primeros pasos en una nueva lengua son los más complicados. El fracaso acecha y se requiere una motivación elevada. Los docentes además de poner a prueba nuestras dotes y metodología necesitamos ser un poco psicólogos para animar a los nuevos aprendientes y conseguir una velocidad que elimine el riesgo del abandono.
Los francocanadienses según nuestra opinión, son la punta de lanza de la enseñanza de segundas lenguas. Los mejores neurolingüistas como Paradis se encuentran con los pedagogos-psicolingüistas como Claude Germain y en la universidad de Montréal reside la OLST que es la escuela de lingüística mejor del mundo. La OLST especialista en léxico recomienda un aprendizaje apoyado en las unidades léxicas sin olvidar la combinatoria.
La síntesis de oralidad, léxico y corpus fundamentan las bases del aprendizaje. Resaltamos la trascendencia de las nuevas tecnologías, herramientas imprescindibles para conseguir un aprendizaje de calidad y rápido.
Para los profesores de español, un estudio del IESE y Busuu.com informa de que el español es la lengua de trabajo más empleada después del inglés. En muchos países es la segunda lengua estudiada, nada menos que Estados Unidos, Reino Unido y Alemania. En otros supera a lenguas tradicionales como el francés y el alemán, antes por delante de la nuestra.
Y si en nuestra metodología y en los fundamentos de la enseñanza es prioritario la oralidad y el léxico, dedicamos en este blog amplios espacios a las locuciones.
Hoy vamos a estudiar dos locuciones/expresiones casi sinónimas cuyo significado es muy próximo: parar los pies y cortar las alas. Especificamos que su empleo puede ser equivalente y se utilizan como “intercambiables”. En nuestra opinión no es así y lo vamos a explicar. Parar los pies tiene un significado de “detención” o paralizar algo, mientras que cortar las alas se refiere a que alguien impide que otra persona continue con un trabajo o una actividad. Sus significados son muy próximos pero el matiz es importante. Sin embargo, en los corpus que vemos más adelante, casi siempre se confunden.
Tanto la una como la otra son locuciones verbales (sustituyen o trabajan como un verbo). En esto casi nunca coincidimos con el DRAE, sí en esta ocasión.
El diccionario produce tres acepciones para “cortar las alas a alguien” como primera: “Quitarle el ánimo o aliento cuando intenta ejecutar o pretende algo”; la segunda: ”Privarle de los medios con que cuenta para prosperar y engrandecerse” y la última: “Privarle del consentimiento y libertad que tiene para hacer su gusto”.
La locución “antónima” sería “dar alas a alguien” que el propio DRAE detalla: “estimularlo, animarlo” y “tolerar que obre según su gusto”.
El corpus CREA expone nueve casos, de su lectura se deduce que la locución en su uso actual se aproxima a “detener” o “parar”; en los textos periodísticos su empleo se puede confundir con “parar los pies”.
El Corpus CORDE produce doce casos para “cortar las alas”, una de ellas la calificamos como “combinación libre”. Los significados se aproximan bastante a los antes explicados para el CREA
El DRAE califica a “parar los pies a alguien” como locución verbal coloquial y su única acepción: “Detener o interrumpir su acción”, definición con la que estamos de acuerdo.
El CREA produce 13 casos para la locución de marras y el CORDE sólo tres. Hay que precisar que la locución admite flexiones como “le paró los pies” que tiene una concordancia. No hemos consultado otras flexiones.
En algún diccionario leemos que un traductor propone como equivalente a la locución nuestra “cortar las alas” la francesa “couper l’herbe sous le pied” que pensamos que no tiene el mismo significado y que es: impedir o poner trabas para que alguien triunfe o tenga éxito en un trabajo o cometido. En la locución en francés encontramos una expresión casi sinónima que es “mettre des bâtons dans les roues”.
Terminamos con otro desencuentro con el diccionario oficial y es otra locución verbal, también con tufillo a “pies”: “No tener ni pies ni cabeza”, la definición académica es: “No tener orden ni concierto”. No opinamos lo mismo ya que el significado de esta locución es “algo que no tiene sentido” o un “sin sentido”.
El CREA nos da 25 casos para estos “pies”, que apoyan nuestro significado, veamos un botón de muestra: “…cuando esa idea no tiene ni pies ni cabeza”, equivalente a es un “sin sentido”- Si se toman la molestia de verificar uno por uno los contextos de esta locución comprobarán que la acepción del DRAE no coincide con el significado real.
Los Corpus cumplen la misión de “ayuda lexicográfica” a la hora de construir un diccionario y una vez construido que podamos verificar definiciones y usos.
El CORDE sólo posee cinco casos dos de ellos combinación libre, del año 1605 y otro de 1591. La locución no es “ni pies ni cabeza” sino “no tener ni pies ni cabeza”.
Si verifican el diccionario verán como la expresión en él es: “No tener algo ni pies ni cabeza”. Hay que precisarlo.
Locuciones con “pies” hay muchas y usuales que merecen que les dediquemos, por su opacidad algún artículo:
• No dar pie con bola
• A pie de obra
• Poner los pies en el suelo
• A los pies de los caballos o al pie de los caballos, que ya hemos explicado en este blog
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CORDE) [en línea]. Corpus diacrónico del español. http://www.rae.es (dieciocho de mayo de 2012)
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CREA) [en línea]. Corpus de referencia del español actual. (dieciocho de mayo de 2012)

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: