Español en América

mayo 22, 2012

Sin comerlo ni beberlo: diccionarios de aprendizaje

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 3:11 pm

Días atrás echábamos un vistazo sobre la conveniencia del trabajo con diccionarios en el aprendizaje de lenguas.
Distinguíamos entre maternas y segundas y veíamos como los alumnos extranjeros que estudian español vienen con una competencia léxica muy superior a la de sus homólogos españoles.
La carencia léxica es un término que acuñamos nosotros en oposición a la competencia.
La lexicografía española –y el léxico en español- se encuentra en mantillas si comparamos con obras similares en otras lenguas como pueden ser el francés o el inglés.
Nos encontramos huérfanos y ya nuestro diccionario oficial el famoso DRAE de la Academia es un diccionario obsoleto e impresentable.
Es muy posible que en su origen allá por el siglo XVIII pudiera entrar en competencia con otras obras de la época. Ahora es una antigualla y, lo que es peor, no parece que su atraso y sus carencias movilicen a la Real Academia y los que detrás de la obra se encuentran entre bambalinas y que deberían estar preocupados y trabajando con intensidad.
Estamos de acuerdo que la búsqueda de la perfección en la lexicografía es tarea imposible y más aún en esta era de Internet en la que el léxico se mueve más que un rapero negro.
Sin embargo, si el movimiento se demuestra andando –y bailando al ritmo de la Web- en la diccionariología, la perfección se encuentra en el detalle exhaustivo de definiciones, acepciones y sobre todo en la combinatoria.
En este aspecto central del léxico, y el más complicado, el DRAE se olvida del fenómeno colocacional situándose en la prehistoria de la lexicografía.
El diccionario monolingüe en línea DAELE de la fundación Comillas y la universidad UPF es un comienzo de buen diccionario destinado a estudiantes de español del nivel avanzado.
No pienso que la obra sea útil sólo para estos estudiantes extranjeros, estimo que es una buena herramienta para profesores de español lengua materna y para sus alumnos abandonados por los currículos oficiales y que necesitan ampliar su léxico con estas locuciones y “frases” como las califica el propio DAELE.
En la “presentación” del diccionario, sus autores no explican que es lo que entienden por “frase”. La terminología de las unidades fraseológicas no se pone de acuerdo y sería conveniente adoptar un modelo único para la clasificación.
Si es un paso adelante en la lexicografía en y del español, creemos que también este diccionario comete el error imperdonable de dejar pasar la oportunidad de incorporar las colocaciones con una calificación nítida. No es suficiente la tipología o mejor dicotomía de “locución” y “frase”.
En el tratamiento de las colocaciones el logro mejor conseguido es el diccionario también en línea de Margarita Alonso Ramos, el DICE.
Recomiendo acudir a su página web y releer la introducción de Margarita en lo que se refiere al fenómeno colocacional y su explicación. Su magnífico diccionario explica en que no define las formas o palabras sino su combinatoria.

El concepto de diccionario de aprendizaje:

Este tipo de diccionarios cuya finalidad es la enseñanza de lenguas no difieren mucho de los tradicionales monolingües como el DRAE. Este DAELE pretende ser un diccionario de aprendizaje y es posible que lo sea.
Sin embargo, siendo cualquier diccionario en línea –y para la enseñanza los prefiero a los de papel- una buena herramienta, hay que complementarlos con una metodología.
Ayer en el post de Tutor versus profesor indicábamos la necesidad de una continuidad en el aprendizaje, un continuum para que la enseñanza sea de verdad comunicativa.
Los docentes buscan desesperados nuevas actividades. Y si son en Internet, You Toube, canciones, vídeos e interactivas, mejor que mejor.
Reflexionemos unos instantes: los ejercicios prácticos llevan un 80% del tiempo en las aulas y la obsesión de profesores y alumnos. Al parecer, necesitamos un sinfín de actividades para rellenar los horarios y que los estudiantes no bostecen.
Nuestra siempre modesta opinión es diferente: necesitamos más metodología, fijando unos objetivos claros para cada grupo de aprendientes y menos actividades.
Hablamos en este blog de esa necesaria “filosofía” de la enseñanza que es el sustento y el apoyo de la clase y la necesidad de crear esa metodología que es el guion del que una vez establecido, no deberíamos nunca abandonar. Siempre que estemos convencidos de lo que hacemos.
En la visión del concepto de tutor está en nuestro parecer la clave. Hay que incorporar a la metodología a ese tutor que no sólo es transmisor del conocimiento sino guía, acompañante y motivador en el proceso de construcción del aprendizaje.

¿Herramientas?

Una vez definida la Metodología dichosa y la idea de tutor, cualquier herramienta puede ser buena, empezando por actividades orales para los primeros niveles y terminando con estos diccionarios de aprendizaje en línea para los alumnos avanzados.
Tampoco nos olvidemos de los Corpus Textuales para cualquier nivel que opinamos son la mejor herramienta para el aprendizaje del léxico y, recordar que la enseñanza de unidades léxicas y su combinatoria son tan imprescindibles como la oralidad en la comunicación.
La gramática podrá ser prescindible en este proceso pero nunca el léxico.

Diccionario DAELE : http://www.iula.upf.edu/rec/daele/

Diccionario DICE: http://www.dicesp.com/paginas

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: