Español en América

mayo 24, 2012

Ir al grano

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 4:36 pm

Nuestro entusiasmo por el léxico y su combinatoria nos lleva al estudio de colocaciones y locuciones aspecto central del estudio de la lengua y olvidado por los currículos oficiales en lo que se refiere al español lengua materna.
No nos hacemos eco sólo de lo que el Boletín Oficial o los Diarios de los gobiernos imponen a las enseñanzas obligatorias de primaria y secundaria, sino también a las universidades.
Éstas tienen mayor libertad en la fijación de sus enseñanzas pero si se fijan en las asignaturas de las filologías hispánicas en pocas o muy pocas el léxico recibe una atención especial. Nos parece un error gravísimo y, si profundizamos en diseccionar la asignatura de Léxico y/o Lexicografía, en contadas ocasiones se dedican amplios espacios a la combinatoria que llamamos restringida.
A las pruebas nos remitimos y la mejor es el DRAE diccionario oficial del español y de sus 22 academias de ambos lados del charco que en un alarde de incompetencia ni siquiera menciona el término “colocación”.
Nosotros para que no quepa la menor duda a las colocaciones las denominamos “colocaciones léxicas”. Imagínense si ni siquiera el vocablo colocación existe en el diccionario no podemos pedir peras al olmo de que estas colocaciones figuren en el DRAE.
En cuanto al español lengua extranjera, el ELE, tenemos los docentes la enorme suerte de que no haya nada reglamentado sobre su enseñanza.
Las pautas las marca el MCER o Marco Común de la Unión Europea y el Plan Curricular del Instituto Cervantes que en tres voluminosos temas pretende encuadrar los límites y enseñanzas de cada nivel de los establecidos que van desde el inicial A1 hasta el avanzado C2.
Si tienen ganas y tiempo el Cervantes publica en su página web los tres susodichos volúmenes que son de descarga gratuita.
Nuestra opinión sobre este Plan que supone un considerable esfuerzo en ese vano intento de delimitar contenidos, no puede ser favorable.
El camino del infierno se encuentra empedrado con gentes de buenas intenciones y, esto es el Plan Curricular.
Es tarea imposible el poner puertas al campo y más aun cuando pretendemos que la enseñanza sea comunicativa.
La comunicación en estado puro es incompatible con establecer límites y debe ser un continuum.
Criticamos los cursos de lenguas segundas en los que también se compartimentan las clases, asignando diferentes profesores según corresponda la gramática, el léxico o la pragmática.
Pensamos que el enfoque comunicativo obliga con extrema precisión que sea un único profesor el que lleve la carga de todo el conjunto.
Nuestra idea de la lengua como instrumento de comunicación nos impide que una enseñanza pueda ni dividirse ni compartirse entre varios docentes. Va en contra del principio de comunicación única.
Nos guste o no una metodología que divida la lengua en “trocitos” empieza a no ser comunicativa.
¿La enseñanza de la Gramática puede ser comunicativa?
Respondemos con un No rotundo y cualquier ejercicio de los habituales en las clases conjugando verbos o recitando reglas de memoria es un flaco servicio a los alumnos.
Éstos necesitan aprender sintagmas, y después frases. Y mucho léxico porque sin él no es posible formular enunciados.
Tenemos que volcarnos en repetir una y otra vez estructuras sencillas en lenguaje oral. Olvidémonos del escrito, del ser y estar, de los ejercicios de rellenar huecos o buscar la palabra que se corresponda con otra en dos listas enfrentadas.
Todo eso no sirve de nada o para ser simpáticos de muy poco.
Si no nos creen, hay investigadores que han recorrido el camino antes que nosotros. Acudan al señor Google que les explicará como Germain y Netten conciben la enseñanza de segundas lenguas.
Claude Germain es un francocanadiense cuya metodología de lenguas segundas se aplica en las mejores universidades del mundo.
En el ELE es un perfecto desconocido. Nos esforzamos de divulgar sus ideas y de la necesidad de seguir investigando en áreas como la neurolingüística y la psicolingüística necesarias para comprender el funcionamiento del cerebro.
Vayamos al grano,
“Desgranemos” esta locución, ir al grano, que significa no andarse con rodeos o que se puede escribir también como “ir directo al grano “o “ir directamente al grano”. Es una expresión verbal.
En algún foro de Internet encontramos que la consideran sinónima de “andarse con chiquitas” o mejor “no andarse con chiquitas”.
Esta última expresión puede ser casi sinónima, pero podemos considerarla como “más violenta”, es decir que los que no se andan con chiquitas lo hacen sin contemplaciones ya sea para esquivar un problema o ir en directo hacia algo.
El DRAE califica como verbal coloquial y la explica en afirmativo: “andarse en, o con, chiquitas”: Usar contemplaciones, pretextos, subterfugios o rodeos para esquivar o diferir, ya una medida, ya una obligación.
Estamos de acuerdo con el diccionario en cuanto a la definición. En cuanto al empleo veremos con la comprobación en los corpus del español, es más su uso en forma negativa que la propuesta del DRAE.
En el CORDE aparecen dos falsos casos en afirmativo, uno de 1966 de Juan Marsé, Últimas tardes con Teresa, novela editada por Seix y cuyo contexto es:
“Esto le hizo pensar que no debía andarse con chiquitas…”
Y Benito Pérez Galdós en 1873 en el “19 de marzo y el 2 de mayo” explicaba:
“Pues no hay que andarse con chiquitas –dijo mi amo- sino entregarle a la justicia”.
En el CREA aparecen cuatro concordancias de las cuales dos positivas y dos negativas. Una de las “positivas” se puede considerar como negativa:
“Sin andarse con chiquitas, sin previas consultas…” en Abc en 1986.
Como se observa en los contextos, el significado es el aceptado por todos los autores en el sentido de “actuar sin contemplaciones”.
Si verificamos el empleo en el CREA de “no andarse con chiquitas” resulta un sorprendente número de casos, nada menos que 139.928 que no concuerda con la consulta anterior.
Nos ocurre algo similar en la consulta del CORDE, aparecen nada menos que 34.159 concordancias que nos parecen absurdas.
Los corpus al producir un elevado número de casos, no publican los contextos de manera que nos quedamos sin conocer si el resultado de la consulta es correcto.
Por cierto que el DRAE considera que la etimología de “chico” es la voz latina “ciccum” o cosa de poquísimo valor.
Nosotros pensamos que puede venir del euzkera “txiki”, pequeño.
Lo curioso que la explicación del diccionario para “chiquito” es un vaso de vino de pequeño tamaño.
Es conocido la costumbre de los “chiquiteros” que son los bebedores en grupo de estos famosos vasos de vino en los bares del País Vasco.
En cuanto a “ir al grano” el CREA produce 44 casos mientras que el viejo CORDE nos da 11 casos.
En las concordancias vistas el significado es idéntico al explicado: ir al fondo del asunto lo antes posible y sin rodeos.

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CORDE) [en línea]. Corpus diacrónico del español. http://www.rae.es, veinte de mayo de 2012
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CREA) [en línea]. Corpus de referencia del español actual. veinte de mayo de 2012

Por supuesto que no confundimos léxico con lexicografía y que la ciencia que estudia el léxico recibe el nombre de Lexicología.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: