Español en América

mayo 27, 2012

Con la puerta en las narices

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 4:09 pm

A vueltas con la fraseología o si queremos al hilo de las frases que presentan o restricciones o bien son combinaciones fijadas en su totalidad, la mayor dificultad de entendernos procede de la diferente tipología que establecen las diferentes escuelas de lingüistas.
Otra caracterización que pretende una mayor precisión terminológica procede de las normas ISO que se redactan o aprueban con intenciones más técnicas, es decir en los que el componente científico o terminológico prevalece sobre el aspecto “social” de estas combinaciones de la lengua.
La norma ISO 1087 que data de 1990 establece como concepto de “frase”:
…a phrase in which at least two elements (terms) are syntactically linked and thus form an utterance with subject-field-specific content; the internal coherence of the elements is based on their conceptual combinability.
Si comparamos la definición de frase con el concepto fraseológico de la OLST, autores de la Teoría Significado-Texto que en nuestra idea es la que más se acerca a una modelización real de los frasemas, vemos que no difiere en gran medida de lo que sostiene la TST. En la combinatoria restringida existen unas relaciones entre las formas que se combinan para formar los sintagmas que hacen de las uniones léxicas produzcan unos significados que no se corresponden con los significados de sus componentes.
La norma ISO denomina “terms” a lo que la TST califica como “formas”. En cualquier caso el concepto de palabra queda obsoleto en ambas concepciones de las frases restringidas.
La OLST califica a cualquier agrupación de dos o más formas como “frasema” dividiéndolos en dos grandes grupos: colocaciones y locuciones. De la tipología dejan fuera a muchas “frases” que no poseen el carácter de restringido pero que algunos autores califican como “frases”, sin ir más lejos los típicos refranes o proverbios cuyos elementos individuales se combinan sin poseer restricciones de tipo léxico para producir unas agrupaciones que los locutores las recuerdan como parte de la cultura.
La TST y en particular su fundador e ideólogo, Igor Mel’cuk incluye en su grupo de frasemas a los “clichés” que son combinaciones composicionales con una restricción de tipo semántico.
Es el caso de la frase interrogativa: ¿Qué edad tienes? Cuyo equivalente francés es : Quel âge avez-vous? Y que en inglés es : How old are you ?
El número de “clichés” similares a los anteriores y que difieren en cada lengua para expresar el mismo significado, con la tipología de la TST, nadie los ha descrito ni recensado. Según Mel’cuk pueden ser decenas de miles o cientos de miles en cada lengua.
Los refranes típicos de la cultura de cada lengua como “abril aguas mil” o “hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo”, la TST los calificaría como locuciones al ser no composicionales y permanecer “cerrados” sin que ninguna forma pueda introducirse en su enunciado.
Para entender a la perfección las ideas de Mel’cuk se necesita aceptar el concepto de “combinación libre” o con mayor exactitud “enunciado multilexemático libre” que lo define como una “combinación de varias formas si no existe ninguna restricción desde el eje paradigmático, o sea que el significado del enunciado y de cada uno de sus componentes son elegidos por el locutor por sus propiedades lingüísticas, es decir con independencia de los demás componentes.”
Nos abstraemos un momento de las definiciones de la combinatoria restringida, haciendo un alto en el camino de la teoría y bajando a la realidad de la fraseología y de los diccionarios.
Nuestros lectores conocen nuestra crítica feroz al DRAE a sus definiciones, a la carencia u olvido de las colocaciones léxicas y vamos a estudiar esta locución de nuestra cabecera, “dar con la puerta en las narices”.
La entrada es por “puerta” y nos llama la atención de entre las múltiples acepciones de este “lema” la primera de todas define la “puerta” como “vano de forma regular”. Más adelante veremos que la Kalipedia a “puerta” la considera como de “forma rectangular”. No estamos de acuerdo ni con la forma rectangular ni con la forma regular puesto que el concepto incluye por un lado al “vano” o “hueco” por el que se transita de un lado a otro de una pared o muro o lo que sea y el objeto que impide el libre paso por el vano, lo que en términos vulgares es lo que llamamos “puerta” sea de madera o metálica.
La puerta no tiene que ser de forma rectangular puede adoptar cualquier diseño y la idea preconcebida que subyace en nuestro cerebro no es el vano en sí mismo, sino el material que cierra el vano.
La locución que traemos a estas páginas, Dar con la puerta en las narices, es calificada por el DRAE como locución verbal coloquial y la define como “desairarle, negarle bruscamente lo que pide o desea”.
La kalipedia de la editorial Santillana en su introducción al manejo de los diccionarios califica los frasemas como “formas complejas”. Y explica: “Como norma general, para buscar el significado de una locución o una expresión en el diccionario, se debe consultar el primer sustantivo que aparece en ella. Así, para saber qué significa dar con la puerta en las narices, se buscará por puerta y se encontrará el significado de la expresión al final de las diferentes acepciones de esa palabra”
Estamos de acuerdo con Santillana en la forma de búsqueda en el diccionario que se deriva de la propia estructura del diccionario que introduce las locuciones por la “base”.
Con su definición de “puerta” no podemos coincidir:
puerta. sust. 1. Abertura rectangular que se hace en una pared, valla, etc., para entrar y salir por ella. 2. Armazón de madera, hierro u otra materia que permite la entrada y salida a un inmueble o para cerrar o abrir un armario o un mueble. […] Dar a uno con la puerta en las narices. Negar bruscamente a alguien algo que pide o desea.
En nuestra consulta a los corpus para verificar empleos y concordancias, vemos en el CREA: dos casos, CORDE, ninguno
Si la consulta la efectuamos “con la puerta en las narices” el CORDE presenta 26 casos y el CREA 27.
Cuando una consulta produce pocos resultados puede ser consecuencia de la flexión del verbo o que muchas veces la misma locución aparece el verbo separado a cierta “distancia”.

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CORDE) [en línea]. Corpus diacrónico del español. http://www.rae.es, veinticinco de mayo de 2012
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CREA) [en línea]. Corpus de referencia del español actual. http://www.rae.es, veinticinco de mayo de 2012

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: