Español en América

mayo 29, 2012

A beneficio de inventario

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 5:29 pm

Cambiamos de tercio para evitar el aburrimiento léxico de nuestros lectores que incluso lleguen a odiarnos a base de tanta locución, expresión y colocación.
Pasamos de las locuciones adverbiales al tercio de banderillas, emulando al mundo taurino y vamos a clavar nuestras inofensivas banderillas a la Fundeu.
Llevábamos desde tiempo inmemorial sin meternos con la venerable institución propiedad del BBV y de la Agencia EFE, dos instituciones en crisis, la primera por los efectos de nuestra prima la del riesgo y la segunda por la vorágine de la información digital que se lleva por delante al más pintado.
No nos gusta la crítica excepto si es constructiva y sirve a nuestros lectores al aprendizaje del léxico que es nuestro objetivo.
La Fundeu vaya como antecedente, en su página web http://www.fundeu.es lleva a gala el asesoramiento de la Real Academia, algo así como pedirle a Zapatero que nos aconseje sobre la crisis de la deuda o la solidez de la banca española.
Sin embargo, no ponemos en duda la honorabilidad de ambas instituciones ni su capacidad de corregir a los que cometemos yerros a menudo.
La Fundeu con su equipo de chivatos y delatores de fallos lleva a sus páginas para su crucifixión a muchos pobres periodistas que movidos por su pasión informativa cometen errores que nuestro Dios en su eterna sabiduría y bondad, perdona.
No así la Fundéu que edita en su primera página del 29 de mayo la colocación “obtener pérdidas”.
La califica como expresión, primer fallo grave puesto que no es tal sino, en todo caso, una colocación léxica por el momento fallida.
Y la calificamos como “fallida” puesto que el empleo, el uso y la repetición en los medios puede conseguir que esta combinación por el momento errónea se convierta en usual, aceptada y correcta.
El proceso de fijación lingüística en el día de hoy y, le guste o no, a la Fundéu, se encuentra en manos de los periodistas.
La producción periodística es infinitamente mayor a la literaria y su visibilidad elevadísima. De manera que una combinación de dos o más formas, incorrecta o no, a fuerza de repetirla podrá en un futuro próximo considerarse válida.
Es parte del concepto de “colocación léxica” olvidado por la RAE y la Fundéu.
El fenómeno colocacional es sin ninguna duda la columna vertebral del sistema de la lengua y la explicación de muchas incongruencias.
Solemos poner como ejemplo, como muestra un botón, la locución “volverse loco”.
Estudien amigos de la Fundéu esta “expresión” que en contrario a “obtener pérdidas” sí es “una expresión” por su no composicionalidad.
¿Por qué “volverse loco” y no “irse loco”, “convertirse loco” o cualquier otra posibilidad?
Los franceses al “volverse” lo llaman “devenir”. Il est devenu fou, es decir, se ha vuelto loco.
“Volver” poco o nada tiene que ver con loco y con la situación psicológica o psiquiátrica de la persona que se ha vuelto loco.
Los que se vuelven cuerdos y se curan, no se dice “que se han vuelto de locos”, ya que al parecer es más lógico que el paso de loco a cuerdo se diga “volverse cuerdo”.
Los lexicógrafos de la RAE y de la Fundéu se encuentran en los albores de la lexicología y no han llegado a comprender, es decir todavía no se han “vuelto lexicógrafos” ya que no alcanzan a entender la esencia de una colocación léxica. En su día, esta modesta autora escribió un libro sobre las colocaciones léxicas no editada por el escaso interés que estas combinaciones restringidas de la lengua suscitan entre los científicos españoles. Por eso brindo esta humilde aportación lexicológica del fenómeno colocacional a la Fundéu y sus amigos de la RAE. Mis notas sencillas y mi amor a la lengua las entregaría gratis et amore siempre y cuando el diccionario oficial recogiera el vocablo “colocación”. No es un brindis al sol.
Por cierto el cambio de tercio se refiere al paso de las locuciones adverbiales a las críticas no verbales a estas dignas instituciones.
Por cierto que ayer entre los varios cientos de locuciones adverbiales y, advertía de la no exhaustividad de la lista, olvidaba “a menudo” muy usual y que significa “frecuentemente” y “a beneficio de inventario” que siendo poco o nada utilizada es “locución adverbial” y su significado es divertido: se emplea cuando alguien expresa una duda sobre una notica, idea o algo que ha expuesto alguien con anterioridad.
El DRAE añade una segunda acepción: “Sin seriedad o esfuerzo, de manera frívola o despreocupada”.
“A menudo” aparece en el CREA 5.971 veces y en el CORDE 4.998 casos.
“A beneficio de inventario” dispone de 19 concordancias en CREA y en CORDE 22 casos.
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CORDE) [en línea]. Corpus diacrónico del español. [veintisiete de mayo de 2012]
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CREA) [en línea]. Corpus de referencia del español actual. [veintisiete de mayo de 2012]
Nota Importante para la reflexión:
Diseccionen “irse de vacaciones” y “hacer vacaciones”: ¿Son correctas ambas? ¿Por qué?
Dios mediante contestaremos.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: