Español en América

junio 4, 2012

La prima se enfría

Filed under: Humor y lengua — Mercedes @ 1:23 pm

Debía estar muy caliente no sabemos si por obra de Rajoy, de Draghi o de la Merkel.
Lo cierto es que los diarios digitales nos deleitan con estos graciosos titulares.
No vamos a meter en nuestro sistema carcelario a los infractores de la lengua sino divertirnos con estas ocurrencias de nuestros colegas periodistas.
Así en “Expansión” del cuatro de marzo y en su portada cambiante, anunciaba que la “prima se enfría”.
Correcta en su totalidad y nada que objetar, sólo que entre mi prima la del riesgo y esta otra calentita nos debatimos entre colocaciones y locuciones financieras, que gracias a la prensa aprendemos una barbaridad.
Sin comerlo ni beberlo nos convertimos en expertos en macroeconomía y opinamos que es mejor el crecimiento que la austeridad.
Creo que en esto de la austeridad no está nadie de acuerdo. La austeridad es la prima mala reñida con el consumismo, la sociedad del bienestar y esas tan cacareadas “conquistas sociales”.
Un amigo periodista de esos avezados en mil batallas y que sabe más que nadie nos comentaba hace unos días que los alemanes y, en concreto la señora Ángela va comentando que es ella quien paga la “fiesta española”. Él muy preciso en esto de la lengua piensa que la fiesta la pagamos nosotros y la Merkel es la que nos presta el dinero.
Conviene matizarlo porque la lengua española es rica y los españoles pobres, una diferencia que conviene también aclarar.
Y en este largo peregrinaje en el camino de la deuda y de la crisis, Alemania cuyo bono a diez años, que ellos denominan con una palabrota “bund” que suena fatal, se cotiza alrededor de 1,20% mientras que el bono de Rayoy, el “bono festivalero” paga nada menos que el 6,50%.
Nuestro periodista veterano nos cuenta como la sesuda señora Ángela toma el dinero al 1,20% y nos lo presta al 6,50%, ¿cómo no va a estar preocupada con el gasto ibérico?
Su dinero está en juego, por eso nos impone restricciones que no léxicas sino monetarias. Que si tenemos que bajar las pensiones, que si no hay dinero para la educación, que si la sanidad y el gasto farmacéutico son elevados, en fin que esta buena señora preocupada por su parné nos dice lo que tenemos que hacer.
¿No se va enfriar la prima si recortamos el gasto farmacéutico? No tenemos dinero ni para pagar aspirinas que por cierto son alemanas y los españoles andamos moqueando por esos mundos sin tener un medicamento que meternos por la nariz y echarnos a la boca.
Se comenta en estos diarios económicos que el gobierno va a poner la edad de jubilación en los 110 años. La Merkel no nos ha mandado el “giro” de este mes y los jubilados españoles van a adelgazar. Apretarse el cinturón. La delgadez y la buena figura cuando se acerca el verano se ponen de moda.
Por cierto que no le vendría nada mal a la alemana perder unos kilitos porque no vemos que el bikini le va a caber y cómo este verano se va a bañar en las frías aguas del Báltico. No le importará demasiado acatarrarse ya que los alemanes tienen euros para pagar sus aspirinas.
Si la señora nos sigue mandando la pasta o plata podremos pagarnos esa cervecita que en Venezuela llamamos “fría”, de lo contrario caminaremos sudorosos hasta refrescarnos en ese charco común a todos los hermanos de ambas orillas.
Suerte que en los países emergentes tienen ustedes esa plata escasa que aquí no se llega a ver y que pueden pagarse las vacaciones sin pedirle nada a Ángela.
Si se fijan estas pequeñas dosis de humor las calificamos como “humor y lengua”; dicen que los periodistas somos atrevidos por nuestra ignorancia pero nunca por nuestra mala fe o perversas intenciones.
Desde estas líneas, y con la humildad que nos caracteriza pedimos perdón a los alemanes por habernos prestado la plata que ya no tenemos, por gastarnos su dinero en sanidad y educación y en esas fantásticas cervezas. Tenemos que agradecerles sus esfuerzos en contribuir a nuestra “fiesta” pero ahora les damos la mala noticia y es que no nos queda ni una locha, ni un ochavo para devolverles su plata.
Haremos como los helenos, la “quita” en nuestro caso a la “ibérica”, nuestros bolsillos vacíos no tienen ni pañuelos usados, sólo los restos de alguna aspirina.
Cuestión de dinero, cuestión de justicia, cuestión de rascarnos los bolsillos, menos cuestión de honor. Nuestra prima caliente ha perdido el honor…

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: