Español en América

junio 10, 2012

Rescate bancario

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 3:07 pm

Estamos de rescate y vivimos con sobresaltos de rescate en rescate.
De Grecia a Irlanda y de Irlanda a Portugal, ahora le toca el turno a España.
Ni somos fanáticos de la economía ni entendemos un pimiento cómo funciona esa ciencia que si la lengua es complicada y nunca funciona el dos más dos igual a cuatro, en las finanzas tampoco.
Como en las lenguas los expertos, los informáticos y los ingenieros meten sus narices en un intento de modelizar la economía y otras ciencias de complicada medida.
La economía se aproxima más a nuestro “algoritmo matemático” ese del dos más dos. Pero y ahí está el pero, la ciencia de las finanzas no está manejada por expertos sino por políticos.
Estos, al sumar, entre los dedos se les queda o el uno o el dos, de manera que la operación siempre sale mal. ¿La culpa? Con toda evidencia que es nuestra, que vamos a votarles en lugar de botarles. Nosotros hace tiempo decidimos ejercer nuestro democrático derecho a no votar.
No queremos sentirnos culpables en participar en esos “sorteos electorales” donde la caprichosa rueda de la fortuna elige al más incompetente.
¿Les hacen falta datos y pruebas?
No creo, a los hechos nos remitimos y la corrupción, el despilfarro, los errores graves cometidos uno tras otro nos llevan a economías depauperadas, a países arruinados y a un paro insostenible.
No somos capaces de vislumbrar la solución si es que existe, creemos que no, que el vuelco necesario viene de la expulsión de la clase o casta política sea de izquierdas o de derechas del panorama electoral.
Ayer, España pidió el “rescate” para sus bancos en quiebra absoluta no por culpa de los electores que no participamos afortunadamente en sus erradas decisiones, sino por la concesión alocada de créditos a sus amiguitos.
Durante años los sucesivos Gobiernos han aplaudido la “solidez” de las instituciones financieras españolas y el rigor del “supervisor”, el Banco de España. Lo decían las derechas y las izquierdas cómplices mudas del quehacer bancario.
Ahora resulta que esos bancos inmaculados necesitan 100.000 millones de euros que en dólares americanos son nada menos que 125.000 millones.
Con esa cifra en un supuesto pesimista se crearían casi dos millones de puestos de trabajo…
El problema, al parecer según nuestros (es un decir) políticos, está resuelto. La Unión Europea presta en directo a los bancos quebrados esa inmensa cifra que tendrán que devolver más unos intereses al 3%. No se especifica el plazo de devolución. Da lo mismo, si no han sido capaces de generar dinero extorsionando a sus clientes, mucho menos en la situación actual de crisis serán capaces de devolver esa astronómica cifra.
Nuestros lectores conocen que construimos a diario un corpus del “español financiero” y otro del “inglés” de las mismas características, testigos mudos de la catástrofe.
En esos millones de palabras recogidas de varios diarios de información económica y financiera, también de diverso contenido ”ideológico” que sin decir “ni pío” pueden ser consultados para verificar las contradicciones de políticos y economistas, de banqueros y de sus supervisores, de periodistas notarios de la información, de pronósticos bursátiles y de muchos temas que merecen ser leídos, haciendo abstracción de su contenido lingüístico.
Utilizamos en este caso los corpus para verificar contenidos cognitivos. Quizás seamos atrevidos al calificar las informaciones financieras de origen periodístico en su mayor parte, como “cognitivas”, pero así lo creemos con las salvedades y advertencias necesarias.
Somos partidarios, no fanáticos, del “constructivismo social” que nos permite avanzar gracias a Internet en el conocimiento no sólo léxico sino como indicamos antes, científico.
Utilizamos los corpus no como fin sino como herramienta.
No podemos ni olvidar ni prescindir de unidades léxicas nuevas como “rescate bancario” o “rescate financiero” que resulta complicado clasificarlas como locuciones o como colocaciones.
Sabemos que la composicionalidad es un criterio trascendente para comprobar si responden al mismo, son colocaciones. La pregunta es la siguiente, ¿es composicional “rescate bancario”?
Nuestra opinión es que esta unidad léxica caería dentro del saco de las “locuciones” en este caso sería “sustantiva” por equivaler a un nombre.
Lo bueno de las crisis es que nos traen como obsequio estas maravillosas “perlas léxicas” como la “prima de riesgo”, el o la “quantitative easing” y esos múltiples “rescates”, bancarios, financieros o nacionales.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: