Español en América

junio 29, 2012

Servicios impagables : ¿un palimpsesto?

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 8:10 pm

No somos ni banqueros ni multimillonarios para poder pagarnos los servicios de asesoramiento lingüístico de la Real Academia Española, por más señas de la Lengua.
La RAE esa institución donde los inmortales sientan sus posaderas para discutir sobre lo divino y lo humano del español acostumbra a prestar consejo.
Siempre son bienvenidas las ayudas que provocan nuestra mejora, un aumento de nuestros saberes y si, encima, se refieren a la lengua de nuestros amores, entonces miel sobre hojuelas.
Si nuestros lectores están al corriente de cuál es esa lengua, lo cortés no quita que otras lenguas gocen de nuestro inestimable cariño: el francés por nuestros orígenes, el inglés por nuestros sufrimientos –lo duro que resulta aprender una lengua- y el portugués por nuestras amistades.
Tampoco queremos dejar de lado al alemán, no en vano consideramos a Rutkowski el director del IEMA de Ávila como nuestro compañero de fatigas didácticas con muchos años a sus espaldas en los vericuetos de la enseñanza del español.
Hoy no es día de alabanzas sino de lingüística y dedicar nuestros afectos a esas locuciones en trance de ser engullidas por el olvido.
Echamos de menos alguna institución y si es noble, mejor que mejor, con sus afanes volcados y dirigidos hacia la fraseología hispánica.
Nos gustaría presumir –pero no es cierto- de conocer todas y cada una de las expresiones del español para poder construir un glosario de esas joyas de la lengua que son la esencia de la cultura y del saber popular.
La cultura está de moda y su enseñanza en las clases de lengua extranjera no es una imposición del MCER y de las autoridades europeas sino una exigencia del buen sentido.
Galisson, Robert fue el artífice introductor de los conceptos culturales en el aprendizaje de segundas lenguas.
Y suyos son los vocablos de “cultura científica” y “cultura popular”, el término de “lexicultura” que recoge el léxico asociado a la cultura, los “palimpsestos culturales” y esa genial creación que es su “Diccionario de marcas comerciales”.
La enseñanza del ELE en España y, desconocemos si en nuestros países hermanos sucede lo mismo, no recoge el guante lanzado por Galisson para introducir – o copiar su metodología – los conceptos creados por este genial lingüista francés y aplicarlos en las aulas del español lengua extranjera.
En estas páginas publicamos varios posts sobre Galisson y sus creaciones culturales y que vemos que no interesan a nadie o a muy pocos.
Preparamos un “Curso de Cultura en la enseñanza de ELE” y dedicamos nuestros modestos conocimientos a divulgar por un lado las ideas del lingüista francés y por otro a mezclarlas con otras aportaciones.
Sin embargo, con toda honestidad, no podemos citar a ningún otro autor que quede a la altura de Galisson.
La forma “palimpsesto” suscita interés por aquello de qué será esta voz tan rara. Algunos piensan que es un vocablo vasco, aunque le falte la tradicional “k”, otros si será alemana, por aquello del “suban-estrujen-bajen” y los más, con buena lógica, adivinan que su etimología es griega.
Los palimpsestos son los restos que quedan en un pergamino de una escritura anterior que subyace semiborrada.
La escritura en la antigüedad era obra de artistas que ponían su empeño en esos pergaminos carísimos que no se podían ni estropear ni desperdiciar.
Ahora cualquiera se dedica al oficio de la escritura. La tinta digital, el teclado del ordenador/computador consiguen que el menos pintado abra un blog y se ponga a contar cuentos.
Hasta los políticos se dedican con singular desacierto a escribir en la red, machacando la lengua y sobre todo la inteligencia.
Volvamos a nuestros palimpsestos que Galisson se recrea en innovar una idea genial que es descubrir que detrás de un titulo de una película, de una obra de arte o de un titular de un periódico se oculta o permanece velado un concepto cultural.
Si recuerdan nombres famosos de la filmografía verán que lo que propone Galisson es cierto: el film “Lo que el viento se llevó” oculta la filosofía de una época pasada, una forma de vida desaparecida pero aunque no demasiada humana, refleja una época de la sociedad norteamericana.
Nos gustaría desvelar lo que ocultan o permanecen tras el velo de una declaración de esas eminencias que rigen nuestras naciones.
Somos de los que pensamos que tras las palabras de esos genios se oculta la nada, el pensamiento vacío, la ficción de un mundo irreal.
En definitiva, los palimpsestos de las declaraciones políticas no funcionan como lo intuyó Galisson, son el espejito de la madrastra de Blancanieves: quién es más listo que yo…

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: