Español en América

julio 12, 2012

Dolores de cabeza

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 8:07 pm

En clases de lengua extranjera surgen dudas por doquier y muchas veces los profesores no podemos resolver los problemas entre otras cosas porque no tenemos la varita mágica y nos entran las mismas vacilaciones.
Por supuesto que para un hablante nativo el uso de las preposiciones y el empleo de los verbos ser y estar es automático y esa “gramática implícita” que tenemos instalada en nuestros cerebros produce la construcción de enunciados sin errores.
En estas páginas criticamos los múltiples fallos de los traductores del Wall Street Journal desde una perspectiva constructiva para mejorar su edición española que dispone de unos contenidos bursátiles y económicos de gran calidad.
Contrasta ese periodismo financiero de altura con los errores habituales muy numerosos sin que nuestros numerosos correos electrónicos en los que ofrecemos nuestros servicios gratuitos por corregir fallos, tengan respuesta.
En el periodismo de las finanzas es habitual la aparición de un número elevadísimo de colocaciones léxicas en porcentajes que pueden alcanzar casi la cuarta parte de las formas o palabras de los textos.
En este lenguaje de especialidad destaca esa aparición de colocaciones mucho más frecuente que en el lenguaje general.
Los traductores al no disponer de diccionarios especializados tienden a traducir “en directo” del inglés sin tener en cuenta o que ya existen colocaciones consolidadas o en proceso de serlo o una terminología específica en español.
También nuestra siempre modesta opinión prefiere mantener la colocación inglesa en vivo y en directo que buscar los tres pies al gato en español, tarea difícil y complicada que muchas veces complica el significado del texto ya que una inmensa mayoría de lectores conoce los términos ingleses y están acostumbrados a ellos.
En concreto en un artículo publicado el doce de julio de 2012 con el título de “Tasas de interés cero, el dolor de cabeza de Europa” contiene un sinfín de colocaciones en general bien formadas que en el texto de 581 formas se repiten en varias ocasiones.
El periodismo y lo expresamos a diario es sinónimo de utilidad. También el periodista debe esforzarse en divulgar los términos que en estos tiempos de crisis nos abruman y pretendemos estar al corriente para no sólo entender la situación de la vieja Europa sino unas colocaciones y locuciones complicadas que representan la actuación de bancos centrales y de gobiernos en unos intentos desesperados de resolver la situación.
Los bancos centrales, el europeo y la reserva federal norteamericana pretender al reducir los tipos de interés a valores próximos a cero, reactivar las maltrechas economías.
Ayer el banco central europeo ha dejado en cero los depósitos de los bancos comerciales que cobraban un interés del 0,75% como remuneración por su liquidez.
Al rebajar a cero el tipo de interés, los banqueros europeos huyen no sabemos donde para intentar conseguir tipos de interés con los que remunerar los “fondos de dinero” de sus grandes clientes.
Estos bancos han paralizado la entrada a sus “fondos de dinero” dada la dificultad de encontrar activos rentables.
El Wall Street Journal habla de “dinero nuevo” en una ocasión y luego repite el “nuevo dinero” refiriéndose a esos fondos que pretenden “entrar” en sus “fondos de dinero”.
Nunca habíamos leído lo de “nuevo dinero” que califica a los felices poseedores de fondos o dinero contante y sonante que quieren ponerlos a buen recaudo en esos instrumentos financieros.
El diario yanqui llama “activos refugio” a esos “fondos de dinero” que disponen de una calificación por las agencias de rating de “triple A”.
Sirven como “activos refugio”, nosotros preferimos denominarlos como “valores refugio” que es una colocación léxica consolidada mientras que la propuesta del Wall de “activos refugio” nos parece fuera de tono por no ser usual y por tanto inaceptable o poco aceptable.
La decisión de dejar a cero la remuneración de los depósitos de los bancos por el BCE, según el Wall Street Journal “podría traer mayores consecuencias no intencionadas”.
Si analizan las “mayores consecuencias” verán que la combinación es poco usual (a priori) en lengua española, la colocación correcta es “graves consecuencias”
Veamos el corpus CREA que es la forma de verificar nuestras apreciaciones:
Para “graves consecuencias” comprobamos 319 concordancias mientras que para “mayores consecuencias” encontramos 79 casos.
En CORDE hay 9 casos para “mayores consecuencias” y 78 para “graves consecuencias”.
La comprobación de los Corpus del español nos permite estudiar estas combinaciones. En nuestra apreciación anterior al suponer que “mayores consecuencias” es un sintagma poco usual y en nuestra primera impresión “no demasiado correcto”, la entrada en los corpus nos hace ver nuestro error y que aunque nuestra suposición de que “graves consecuencias” era la única correcta, no lo es.
Puede que en el futuro se consolide el empleo que pensamos frente a la otra posibilidad y el uso actual lo indica con claridad, pero dada la frecuencia de “mayores consecuencias” se puede considerar su utilización como correcta.
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CORDE) [en línea]. Corpus diacrónico del español. [doce de julio de 2012]
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CREA) [en línea]. Corpus de referencia del español actual. [doce de julio de 2012]

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: