Español en América

julio 18, 2012

Neologismos semánticos

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 4:05 pm

En el cuadro del Congreso Mundial de Lingüística francesa 2012, recién terminado, Retenauer, C. publica un excelente trabajo sobre lo que denominamos extensión metafórica de significados que califica como “neologismos semánticos”.
Ambos conceptos son sinónimos y de un extraordinario interés al quedar fuera de los diccionarios sean en papel o electrónicos.
En su publicación describe las interacciones entre corpus y diccionarios, la necesidad de mantener actualizados estos y que, a su juicio y de la mayoría de especialistas, los de formato digital se adaptan con mayor agilidad a la exigencia de mantenerlos al día.
Se queja de la lexicografía francesa y del francés estándar que requieren un trabajo de “artesanos” al construirse los recursos lexicográficos manualmente.
Su trabajo se centra en la difícil detección de estos “neologismos semánticos” en el caso más habitual cuando el nuevo significado procede de una unidad léxica prexistente.
Además, este nuevo significado producido en una unidad léxica “antigua” es preciso documentarlo en el diccionario y relacionarlo con los significados anteriores ya conocidos ya que proceden de ellos (o de uno de ellos).
Como conocen nuestros lectores las extensiones semánticas son cada vez más frecuentes, casi siempre en forma de colocaciones léxicas y su estabilización en la lengua o fijación lingüística depende sobre todo de la repetición en el discurso.
Como indica Retenauer el interés de estos neologismos depende de la frecuencia de aparición. Si constituyeran un “accidente” no se convertirían en un objetivo lingüístico.
La autora sigue a Rastier en el sentido de comprobar el origen o la formación de estos neologismos: “corresponden a la emergencia de un significado propio en un nuevo dominio o tema”. Pone como ejemplo en el dominio de la gastronomía para “molecular”, “cocina molecular”, espaguetis moleculares”, etc.
Formas como “mutualizar” pasan del dominio de los seguros a los empleos generales.
Como indican Viprey y Schepens en 2010, y nosotros lo hemos expuesto en estas páginas en numerosas ocasiones, especificando el origen metafórico la mayor parte de las veces y en algunas (las menos) el origen metonímico como en el caso de las “figuras de estilo”.
Para Retenauer la explicación de estos cambios o extensiones de significado se describen exclusivamente a través de los “dominios”.

Los índices:

Los índices que contribuyen a la calificación del nuevo significado son primordialmente los coocurrentes léxicos sobre el eje sintagmático, y los concurrentes procedentes de la abundancia neológica sobre el eje paradigmático.
El otro índice es el de las “huellas de frecuencia” que corresponden a la evolución en el tiempo de la frecuencia de una unidad léxica dada.
Según Retenauer estas “huellas de frecuencia” son más apropiadas para detectar los nuevos significados.
Sería cierto en el caso de que trabajáramos con corpus muy bien indexados y fragmentados convenientemente para verificar, para una unidad léxica dada su aumento.
En la práctica es imposible la detección ya que a nuestro conocimiento este tipo de corpus o no existen o son muy laboriosos de construir solo para ese objetivo de detección de neologismos semánticos.
El proceso de construcción de estos nuevos significados se caracteriza según Retenauer por una “doble difusión” según el tiempo y según los dominios.
El concepto de “huellas de frecuencia” o lo que es lo mismo la “evolución en el tiempo de la frecuencia de una unidad léxica dada” se emplea para encontrar ese neologismo a través de los corpus.
La teoría –siempre la teoría- es que la aparición de un neologismo de estos calificados como semánticos que proceden por extensión de otro significado de una unidad léxica determinada produce un aumento de la frecuencia de la unidad léxica estudiada y susceptible de haber desarrollado el neologismo semántico.
Nuestra opinión es que hay que hilar muy fino y en un corpus extraordinariamente grande para determinar estas “huellas de frecuencia”.
En el estudio que realizamos de numerosas locuciones en estas páginas y en estas expresiones comprobamos que la realidad es que su empleo disminuye en el tiempo a pesar de que casi siempre se produce una extensión metafórica que produce el neologismo semántico de marras.
Lo comprobamos en multitud de ocasiones, en los corpus del español CREA y CORDE y con la verificación simultánea del DRAE en el que entre las acepciones presentadas por los lexicógrafos encontramos alguna nueva acepción o lexía (siempre uno de estos neologismos semánticos) que se ha producido en fecha reciente.
En los casos que nosotros estudiamos se producen disminuciones de frecuencia en lugar de lo que opina Retenauer un aumento de la frecuencia.
Como indica la autora en su publicación puede que los aumentos de la frecuencia se produzcan en “corpus temáticos” como pudieran ser un corpus del turismo, de la gastronomía o de la salud.
En estos corpus de especialidad es donde pensamos que se producen con regularidad estos nuevos neologismos semánticos que son producto de una necesidad en el discurso.
Alguno de nuestros lectores se preguntará si los neologismos semánticos son tan importantes en la lengua como para dedicarles tanto espacio.
Nuestra opinión es que estas extensiones de significados son y van a ser fenómenos en las lenguas naturales cada vez más frecuentes.
De ahí la necesidad de documentar estas nuevas “lexías” en los diccionarios, previa su detección en los corpus, puesto que traductores y periodistas se encuentran en su trabajo huérfanos de ayuda.
Y como siempre nos volcamos en los diccionarios en formato digital y en la imperiosa necesidad de mantenerlos al día o mejor dicho al minuto.
La variación lingüística es tan importante que la creación léxica exige de una lexicografía impecable.
El cacareado y trasnochado comité de la RAE en el que los sesudos académicos se reúnen para determinar si incluyen o no una nueva unidad en el DRAE pertenece a la prehistoria de la lengua.
San Millán o Valpuesta quedan un poco lejos señores.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: