Español en América

agosto 23, 2012

Dar cuenta y darse cuenta

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 3:36 pm
Tags: , ,

Son dos locuciones verbales con muy diferente significado que para los no nativos suponen un problema.
Las locuciones verbales son las más numerosas entre la diversa tipología de estas combinaciones opacas de la lengua.
El principio composicional creado por el lingüista alemán Hoffmann indica que cuando dos formas se combinan (pueden ser más de dos), por ejemplo A y B, si el significado del conjunto es la suma de los significados de A y B, la combinación es libre y composicional, y no sujeta a restricción alguna.

Si el significado AB es único y no coincide con los de sus componentes, es una locución o expresión.
Para nosotros y la escuela de la OLST de la Universidad de Montréal, locuciones y expresiones son palabras sinónimas. Las utilizamos indistintamente.
En el caso que nos ocupa dar cuenta y darse cuenta son dos locuciones verbales derivadas de cuenta que es un sustantivo femenino.
El DRAE como repetimos infinidad de veces olvida las colocaciones léxicas, muy próximas y en ocasiones difíciles de diferenciar de las locuciones.
El fenómeno combinatorio que algunos califican como “fraseología” es uno de los espacios de la lingüística que más apasionan a profesionales y aficionados.
Para nosotros la fraseología considerada como fenómeno restringido en las combinaciones de formas o unidades léxicas monolexemáticas es la columna vertebral de la lengua y los hablantes al formular su discurso eligen las unidades de manera automática y teniendo en cuenta las restricciones que limitan las posibilidades de la combinación libre.
El tiempo, el uso y la repetición consiguen que las restricciones sean cada vez más abundantes y crecen de manera imparable con lo que las combinaciones libres sean cada vez menores.
En este Blog escribimos que las combinaciones restringidas son, además, caprichosas.

¿Por qué decimos volverse loco y no venirse loco?

¿Por qué dar buena cuenta de un bocadillo y no recibir buena cuenta de un bocadillo o terminar buena cuenta de un bocadillo?

Podemos alargar la lista de ejemplos que demuestran la manera caprichosa de combinación de las palabras que cuando toca la hora de elegir un verbo, escogemos el menos apropiado.
La repetición de la locución o de la colocación hace el resto y algo en apariencia o semánticamente absurdo pasa a engrosar el listado de las locuciones o expresiones de una lengua.

Volvamos sobre cuenta que es el origen de infinidad de locuciones muy utilizadas en español.
Explicamos en infinidad de ocasiones la necesidad de su enseñanza en lengua materna y lengua extranjera ya que al ser combinaciones no composicionales y de semántica opaca por no decir enrevesada resultan inextricables para los no nativos. Incluso los nativos al no existir espacios en la asignatura de “lengua española” dedicados en exclusiva a locuciones y colocaciones los hablantes tienen dificultades en primer lugar para descifrarlas y después para producirlas.

La expresión dar cuenta es preciso explicarla con detenimiento:
• Dar cuenta de algo: se define como “dar fin” o “terminar con algo, malgastarlo”
• Significa que alguien relata o cuenta algo que ha ocurrido: Dio cuenta de lo que pasó.

La locución darse cuenta de:
• Percatarse o advertir algo
• Comprender o entender un escrito o un discurso

Dar en la cuenta es locución sinónima de caer en la cuenta

• Entender algo que antes no se comprendía bien. Después de una explicación se consigue comprenderlo.

De mi cuenta
• Quiere decir que lo hará o se ocupará el que responde: Déjalo de mi cuenta

De cuenta y riesgo: el mismo significado que la anterior: bajo mi responsabilidad.

Echar cuentas
• Un significado de “hacer números”: vamos a echar cuentas y,
• Reflexionar sobre algún tema o asunto

En resumidas cuentas
• Como conclusión o balance final de un discurso.

Más de la cuenta : Cobrar más de la cuenta:
• Fulano ha cobrado más de la cuenta: cobrar de más. También se usa como beber más de la cuenta

Dentro de nuestra metodología de aprendizaje del léxico, emprendemos unas sencillas verificaciones en los Corpus Académicos para comprobar los usos.
A título de ejemplo:

En CREA: dar cuenta de: 670 casos y tener en cuenta 4.770 casos

En CORDE dar cuenta de 864 casos y tener en cuenta 1.429 casos

Dar buena cuenta de en CORDE, 54 concordancias mientras que en CREA, disminuyen a sólo 10 casos.

La locución verbal dar buena cuenta de posee el significado de comer con agrado y terminar con todo, sin embargo su uso tiende a desaparecer y su semántica cambia en el sentido de que se aplica cada vez menos a los manjares y se traslada hacia significados más “espirituales”, alguna vez por error del que lo escribe.

El DRAE da como su significado terminar con todo con el que coincidimos.

Pero nuestros lectores están al corriente que la incorrección a base de repetirla se puede transformar en correcta y usual.
La lengua se hace camino al andar.

La publicación de los resultados de una consulta a los Corpus oficiales, obliga a dar cuenta de:

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CORDE) [en línea]. Corpus diacrónico del español. [veintitrés de agosto de 2012]

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CREA) [en línea]. Corpus de referencia del español actual. [veintitrés de agosto de 2012]

3 comentarios »

  1. En mi oficio de corrector de estilo, he encontrado muchas veces, escrita por académicos, el fraseologismo “dar cuenta”, usada con el significado de ‘enterar’, ‘informar’. El DRAE no la registra con ese significado. Para el DRAE, es una locución verbal coloquial. De acuerdo, pero, a mi parecer, la frase “dar cuenta” se está convirtiendo más bien, poco a poco, en el significado de ‘enterar’, ‘informar’, aparte del otro significado que registra el DRAE.

    Comentario por Jorge Alberto — mayo 17, 2013 @ 2:46 pm | Responder

    • Estoy de acuerdo contigo, Jorge, las lenguas tienden a aumentar los significados y más en este caso en el que la semántica no cambia mucho.
      Mercedes

      Comentario por Mercedes — mayo 17, 2013 @ 10:24 pm | Responder

      • Para corregir mi comentario anterior, modifico “el fraseologismo” por “la expresión” (había escrito “la frase”). Quisiera añadir que los académicos a quienes mencioné son de Medellín, Colombia. Cito un ejemplo: «el discurso jurídico dominante y hegemónico en las carreras de abogacía […] da cuenta de la vigencia y centralidad de un modelo pedagógico unidimensional». La expresión “da cuenta”, ¿por qué otra se podría modificar? Por “informa”. Pero “da cuenta”, al parecer, suena más natural y hasta dice algo más.

        Comentario por Jorge Alberto — mayo 20, 2013 @ 11:54 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: