Español en América

agosto 28, 2012

Cuentan de un sabio que un día

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 6:58 pm

tan pobre y mísero estaba que sólo se sustentaba de unas hierbas que cogía. ¿Habrá otro, entre sí decía más pobre y triste que yo?; y cuando el rostro volvió halló la respuesta, viendo que otro sabio iba cogiendo las hierbas que él arrojó.

El poema de Calderón conserva toda su actualidad a pesar de los cuatro siglos transcurridos.
Las crisis existen en todo tiempo y lugar y la de ahora nos recuerda aquel otro poema de Jorge Manrique de que cualquier tiempo pasado fue mejor.

Depende del cristal donde se mire, si la óptica es española Jorge tenía razón y si el prisma es alemán, los tiempos actuales son mucho mejores…
Sea lo uno o lo otro la filosofía de Calderón de la Barca es genial y la echamos de menos en estos tiempos y lares en los que los escritores del español son un desierto lingüístico e intelectual.
La escritura refleja esos premios como el Planeta dotados con millones y cuyos lamentables resultados son la consecuencia de una sociedad sin valores que se deteriora a la velocidad de la luz.

El diario de “referencia” de la lengua española, El País, hace gala de progreso y de lustrosos colaboradores como Marías mientras pone en la calle un sinfín de periodistas reduciendo su calidad hasta límites insospechados.

Escritores infumables, aburridos, incapaces de mantener la atención de sus lectores más allá de la tercera línea…
La lengua española de la piel de toro adolece de la chispa necesaria para entusiasmar a los que la sufrimos.
Contrasta el desierto intelectual y cultural del español europeo con el auge de la lengua más allá del Atlántico con Vargas Llosa como máximo exponente con su prosa ágil que se lee con facilidad y rapidez.

La tercera línea y la tercera página

Cuando leemos un tocho literario aplicamos el criterio de la tercera línea que consiste en leer hasta la tercera página si conseguimos no aburrirnos con esas tres filas de letras.

Alcanzada la página número tres nos volvemos a plantear el estado de la cuestión. Si resulta que estamos aburridos, abandonamos la tarea y calificamos la obra literaria como ilegible y a su autor como infumable.
No tenemos más remedio que confesar que no hemos sido capaces de rebasar el límite de la tercera línea nunca jamás.

La página tres es para nosotros misión imposible, objetivo más lejano que alcanzar la luna aunque los americanos confiesan que se pasearon por ella hace más de cuarenta años.

Nos preguntamos cómo puede ser posible que nadie sea capaz de conseguir un texto entretenido para leer en la playa entre caña y caña y permanecer despierto.

¿Nos falta inspiración?
Inspiración, feliz idea suele caernos encima cuando libres de preocupaciones y crisis profundas dejamos rienda suelta a nuestra imaginación y producir o textos divertidos o unas cuantas líneas capaces de motivar a los lectores.

Lo más fácil cuando tenemos entre las manos un libro es cerrarlo y lo más complicado abrirlo. Si nuestro espíritu es abierto y además lo está en ese momento de hipotética lectura, decidimos empezar una nueva aventura.

Si el escribirlo es complicado esfuerzo más lo es si nos ponemos en la piel del lector el conseguir leerlo.
Un libro considerado como lengua cumple una función comunicadora, la más trascendente es transportarnos a una idea para que discurramos o nos dejemos arrastrar bien para divertirnos riéndonos a mandíbula batiente o con la finalidad de empezar una siesta veraniega de esas de cama y pijama.

Mi pregunta llegados hasta esta línea es, amigo lector, si ha sido capaz de no ponerse el pijama y si sigue atento a este mensaje de humildad que pretende no ser demasiado aburrido.

Si es así y todavía se encuentra vestido con el ordenador en una mano, la cerveza en la otra y no tiene intención de irse a la cama, le felicito, le doy mil gracias y solicito los favores eternos por su inmensa comprensión y educación.

En estos tiempos la educación es algo a tener en cuenta, por cierto es lo único que tengo en cuenta porque la otra, la del banco no tiene nada en la cuenta.

Me despido desde España con todo el cariño dirigido a América.
Mis oraciones las dedico a Venezuela, a las víctimas de la tragedia de Amuay, tierra de mis muchos y queridos amigos.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: