Español en América

septiembre 20, 2012

Cultura en la enseñanza de lenguas

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 4:22 pm

Mencionamos a menudo el diccionario de marcas de Galisson, R y André, J-C., una verdadera obra de arte didáctica de la que tenemos mucho que aprender.
Galisson es el artífice que introduce la idea inseparable de la lengua y de la cultura y la coloca en primer término de la enseñanza del francés lengua extranjera.

La didáctica del español, el famoso ELE, pasa de largo de las obras de Galisson, lo margina quizás por ese esnobismo de volcarnos hacia todo lo británico como eje central de la innovación y la tecnología.

Estamos de acuerdo que los ingleses y americanos nos llevan años luz de ventaja enseñando su lengua y más distancia, si cabe en la invención, investigación e innovación. Nos detenemos en estos sufijos terminados en “ción” porque hacen daño a los lectores…

Los docentes de lenguas y en ningún caso excluimos a los profesores de lenguas maternas, en nuestro caso la lengua española, estamos huérfanos de referencias culturales y necesitamos como agua de mayo ideas no sólo para realizar las famosas actividades, sino sencillas investigaciones para que nuestros alumnos se motiven, tengan interés y encuentren satisfacciones realizando tareas con las que obtengan resultados.

Y en ese camino, el de Machado, donde si no existe lo hacemos al andar, deambulamos en la búsqueda de conceptos e ideas motivadoras.

El diccionario de marcas de Galisson es perfecto para ponernos manos a la obra en la tarea divertida y, a la vez, complicada de construir un Glosario; lo del diccionario se lo dejamos a lingüistas y lexicógrafos avanzados y expertos como los de la Academia y sus amigos de la Fundéu…
En el recorrido de la humildad que nos caracteriza, no pretendemos confeccionar una obra maestra sino sencillas descripciones de marcas comerciales para con esa excusa conseguir que los alumnos compitan entre sí para ver quien anota en su glosario personal más nombres de marcas comerciales.

Esta mañana, mientras pensaba este post, me he puesto en la tarea de iniciar ese diccionario. Robert Galisson ayudado por André Jean-Claude – por cierto un ingeniero metido en tareas lingüísticas- tardaron más de un año en anotar 1.000 marcas francesas… En una mañana esta periodista metida a tareas de la lengua recopila 244 marcas entre españolas y foráneas introducidas en un formato Excel que tiene la ventaja de colocarlas de manera automática en su orden alfabético.

Ni que decir tiene que marcas, marcas españolas no se encuentran demasiadas. Las “normales”, las de automóviles, las informáticas, las de perfumes, todas, todas son extranjeras.

El objetivo es cultural y construir este diccionario con marcas españolas y con la finalidad de aprender al mismo tiempo otras materias ya que podemos incorporar referencias geográficas de cada marca.

A la prototípica Coca Cola acompañamos el no menos famoso Cola Cao, las galletas María (que ya no son marca sino genérico), los quesitos El Caserío y las vetustas galletas Chiquilín ahora en manos de alguna poderosa multinacional.

Si descubrir marcas españolas es misión imposible, podemos volcarnos en los chorizos –y no me refiero a introducir nombres de políticos- tradicionales como El Pamplonica, El Pozo o Campofrío, sin olvidar los chorizos Revilla y las españolísimas pizzas de Tarradellas…

Nuestra propuesta de tarea sobre las marcas consiste en premiar al alumno que consiga el mayor número; pero no sólo se trata de enumerar o confeccionar una lista de marcas sino de añadir al diccionario una característica o un rasgo cultural como puede ser algún dato sobre el producto, su origen o cómo se cocina.

Recordamos algún anuncio como aquellos de nuestra niñez, divertidos y entrañables como el del negrito del Cola Cao.
Al visionarlo en You Tube aparece algo relevante que invito a los lectores a verlo en el que aparece la colocación entrar goles. Es posible que la publicidad a la que aludo de Cola Cao sea de hace más de treinta años pero en aquel lejano momento los locutores de radio, al parecer decían entrar goles; ahora los medios de comunicación y los hablantes han lexicalizado otra combinación meter goles dejando como incorrecta la del anuncio.

Una de nuestras alumnas de un Curso de profesores Comenius-Grundtvig, al visionar el anuncio en la clase, me comentaba que en América sigue siendo correcto el entrar goles.

Volviendo al diccionario de marcas, cualquier tarea es una excusa para plantear una investigación que suele producir excelentes resultados. Como decimos a por atún y a ver al duque, resulta que al investigar algo descubrimos de rebote otro hecho lingüístico que ayuda a la reflexión y a la motivación de los alumnos.

Ni que decir tiene que si disponemos en la clase de un Corpus Cultural propio y que nuestros alumnos van añadiendo en forma de aportaciones personales sus corpus propios, la construcción de un diccionario de marcas es tarea mucho más fácil de lo que se supone.
¿Se animan?

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: