Español en América

octubre 10, 2012

Lengua materna: tareas metalingüísticas

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 1:44 pm

El concepto de metalingüística aplicado a la enseñanza de lenguas en nuestra opinión produce buenos resultados en lenguas maternas y en niños de corta edad cuando empiezan a enfrentarse a la lectura.

Polguère expresa como tarea metalingüística aquella que pretende tratar la lengua como un código.
Los currículos oficiales –y no podía ser de otra manera- olvidan ideas y conceptos que ayudan a reflexionar y a comprender cómo funciona la lengua.
La lengua y no descubrimos el mediterráneo es sólo un código que creamos para comunicarnos.
La metalingüística como medio para enseñar la lengua estuvo de moda hace unos 30 años –nosotros no lo vimos- y la OLST de Montréal intenta volver a resucitarla para explicar el léxico y su combinatoria, y, su enseñanza a través de la reflexión.

Recomienda la OLST que « il faut apprendre à observer et à décrire les phénomènes lexicaux pour mieux acquérir la connaissance lexicale ». Las reflexiones de Polguère se basan en la observación de los fenómenos léxicos.

Polguère continúa : « par l’acquisition des savoirs et des techniques propres au travail lexicographique que l’on arrive le plus sûrement à maîtriser les tâches de nature métalinguistique impliquées dans l’enseignement du lexique. Une tâche est considérée comme métalinguistique si elle consiste à parler de la langue en tant que code ».

Es una propuesta un tanto increíble la de señalar que unos jóvenes estudiantes de Primaria pueden comprender mejor la lengua a través de la lexicografía.

La lexicografía es la especialización de la lexicología que se ocupa de la “construcción” de diccionarios.
Aunque parezca que vamos demasiado lejos al proponer a niños de Primaria la introducción de explicaciones lexicográficas no lo es tanto si comparamos la otra posibilidad que es simplemente no hacer nada.
Esta última opción es la que se desarrolla de forma habitual en las clases de lengua española: nada.

Si volvemos a la complicada tarea de explicar la comprensión lectora y, sostenemos, que su falta es motivada por la carencia de vocabulario, nuestra propuesta que tomamos de la OLST y de su jefe de filas, Polguère de iniciar a los alumnos en sencillas tareas lexicográficas como medio para aprender unidades léxicas, no es tan descabellada como parece.

No se trata como tradicionalmente se hace –cuando se hace- y es relacionar largas listas de palabras o de familias de palabras.
Enseñamos las combinaciones de la lengua que presentan restricciones como colocaciones y locuciones.

¿Por qué estas combinaciones y no unidades monolexemáticas?

La razón única es la estructura del cerebro compuesto por conexiones neuronales frecuentes que conforman la mente humana en forma de redes morfolóficas y semánticas.

Cuando aprendemos una nueva unidad con su correspondiente significado, éste se fija gracias a redes ya formadas. No conocemos los porqués pero sí que la unidad aprendida se fija por medio de conexiones con otras unidades o formas simples ya conocidas.
Por ello al introducir una unidad léxica restringida de dos o más formas, las posibilidades de fijarla en nuestro cerebro son dos o tantas veces mayor que una sencilla.

Estas combinaciones restringidas presentan cambios en su semántica de manera que No son composicionales.
La no composicionalidad presenta desde el significado una dificultad y, su arbitrariedad combinatoria consigue atraer la imaginación del alumno.
Añadimos que en el caso de las locuciones su semántica alejada de la composición de sus formas posee una elevada carga cultural.

Locuciones o expresiones –son palabras sinónimas- son el reflejo de la cultura y de la riqueza de una lengua.
Desde la perspectiva del escritor y de la literatura las opiniones de británicos difieren de los latinos. Mientras que los primeros sostienen que de las “viejas palabras” y “locuciones” hay que huir y evitarlas en la escritura, la tradición hispano-francesa es contraria: el empleo de locuciones es la prueba del algodón de nuestra riqueza cultural y lingüística.

Somos entusiastas partidarios de su empleo y de su enseñanza. La ambigüedad o doble significado de muchas de ellas debido a la extensión metafórica consigue en los textos trufados de expresiones un misterio añadido al texto.
Al hilo de nuestra Metodología de ampliación léxica, las locuciones forman el núcleo de nuestras fichas léxicas por las razones “neuronales”, por la cultura que arrastran y por su riqueza cuando escribimos.

La lectura-léxica:
Hemos explicado que nuestra lectura con objetivo de ampliación léxica se opone a la lectura-ocio promovida por los entusiastas de este modelo tradicional.

Sin descartar la lectura convencional somos partidarios de una lectura autónoma cuyo objetivo es el léxico primero, la comprensión lectora después y para finalizar la reducción del fracaso escolar por medio de la mejora en todos los procesos de comunicación en el que insistimos la necesidad mayor es la escrita.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: