Español en América

octubre 18, 2012

Proyecto: fracaso escolar ¿tiene remedio? parte I

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 4:38 pm

Introducción:

Una serie de hechos enmascaran las verdaderas causas del fracaso escolar. Está constatado que los alumnos de primaria y secundaria abandonan las enseñanzas obligatorias. Es una catástrofe en todos los ámbitos: en el educativo como la certificación de un sistema educativo con múltiples fallos de fácil diagnóstico; en lo social una losa para los jóvenes y las familias que lo sufren y en lo nacional un enorme perjuicio por la pérdida de recursos económicos y por el lastre de una parte importante de la sociedad que queda al margen de la formación.

Los expertos y los políticos progresistas prefieren buscar culpables en la inmigración que en los últimos tiempos satura las aulas con alumnos procedentes de otros sistemas educativos peores que el nuestro.
A nuestro humilde entender es característico de la clase política preocuparse en buscar culpables para eludir la responsabilidad.

Los sociólogos vinculados al progreso como el catedrático de Psicología Evolutiva Marchesi, Álvaro prefieren achacar el fracaso a la escasa formación de los padres, a la falta de medios económicos, alegando que las cifras más altas se producen en barrios marginales o donde la inmigración es mayor.

Las estadísticas acompañan a los que durante la etapa del gobierno de Felipe González en los que el señor Marchesi ocupó la plaza vital de secretario de Educación hasta el innombrable R. Zapatero que desmontó en pocos días la anterior ley del gobierno Aznar que no tuvimos la suerte de comprobar su eficacia.
La educación es algo tan trascendente para España que no puede estar en manos de los políticos que la utilizan como medio para echarse los trastos a la cabeza.

Manifestaciones por recortes preocupan más a los convocantes que buscar soluciones baratas y fáciles que están en nuestras manos como vamos a intentar demostrar.

Fracaso en las universidades:

El problema no solo atañe a las enseñanzas obligatorias sino que alcanza al sistema universitario donde los alumnos no son capaces de redactar con soltura y cuando lo hacen demuestran una falta de vocabulario, incurren en constantes repeticiones y son incapaces de conseguir la necesaria rapidez, corrección sintáctica y no podemos olvidar la infinidad de faltas de ortografía y concordancia que trufan los textos.
Resulta difícil achacar a una única causa esta angustiosa situación y siguiendo la táctica de los sociólogos progresistas vemos que la falta de vocabulario es la más inmediata, los currículos se llevan la palma al no conceder más tiempos a la asignatura lengua española que es preciso recordar es la lengua vehicular de la enseñanza y sin ella fallamos en todas las demás materias.

Llanto por la ortografía

En el diario digital ABC.es del uno de mayo de 2011 un artículo titulado Llanto por la ortografía, el académico y responsable de la Nueva Ortografía Salvador Gutiérrez, se lamenta de la “situación preocupante”.
También nosotros ponemos el grito en el cielo por la situación de la lengua española en su generalidad y no en el tema específico de la Ortografía que, al parecer es lo que más preocupa a la Academia.

La lengua cumple una misión comunicadora y, en nuestra opinión la Ortografía siendo importante no es el tema central de la comunicación.
No tenemos que olvidar la corrección ortográfica que como se dice de forma coloquial cuando suceden las faltas “hacen daño a la vista” y ponen en entredicho a sus autores.
La trascendencia de la lengua gira en torno de una comunicación tanto escrita como oral para la que se necesita una importante cantidad de unidades léxicas.

La comunicación oral, coloquial, tanto entre jóvenes y entre éstos y sus padres se realiza con facilidad y esa comunicación fluida enmascara la otra realidad que es la que cuenta en la evaluación o calificación de los estudiantes: la escrita.
Y aunque el académico Gutiérrez insista en que el problema procede de los SMS, de los correos electrónicos y de los mensajes de las redes sociales que como en Twitter tienen que ser breves y la presión de la prisa convierte la rapidez en una necesidad que prima sobre la corrección ortográfica, no podemos estar más en desacuerdo con la opinión del catedrático.

Pensamos que las redes, los SMS y los correos dentro de la transmisión de datos, nada tienen que ver con Internet, este tipo de comunicación lo podríamos calificar como otro registro de la lengua en la que pueden aceptarse ciertos errores ortográficos porque la velocidad es esencial y la brevedad se impone sobre la calidad lingüística, es con toda evidencia un nuevo lenguaje cuya finalidad es diferente a la del registro académico que exige perfección.

Es en éste lenguaje donde no se deben permitir ni fallos ortográficos, ni sintácticos, ni léxicos. Es el lenguaje de la comunicación escrita en el que los locutores se someten, en producción, a evaluaciones y actividades no sólo en la lengua vehicular sino en las demás asignaturas.
No se trata sólo de conseguir una correcta ortografía, sino de producir escritos en todas las materias del currículo y, esa producción exige una capacidad de empleo de unidades léxicas de todo tipo que permitan expresar una amplitud de significados.

La lengua se valora menos:

Es lo que dice Gutiérrez y, nosotros mantenemos que el fracaso se debe a la progresiva reducción de las horas lectivas destinadas a la lengua española.
La lengua debe ocupar una primacía en los currículos, en el sistema educativo y en los horarios. Los políticos y los que deciden deben ser conscientes de que la única forma de arreglar este desaguisado en el que se ha convertido la educación en España es volver a otorgar la primacía a la lengua española.

En los países en los que la lengua vehicular ocupa una plaza importante en los currículos, el fracaso escolar es reducido.
También esos países, como Francia, cuentan con una política lingüística sólida, hecho que en nuestro país no ocurre.
A parecer los que deciden en estos lares tienen una serie de complejos referidos a la lengua. El apoyo y su prioridad es vista como una reivindicación fascista y en muchos casos, a los defensores de la lengua se nos tacha de “derechas”.

La ignorancia es atrevida y el desconocimiento científico se encuentra demasiado extendido por desgracia para nuestros jóvenes y nuestras enseñanzas obligatorias.
Se necesita una reactivación de la lengua española en todos los sentidos, en aumentar su prestigio, en insistir en que es necesaria para la comunicación, en que no es el patito feo del currículo y que es la tercera lengua mundial en importancia.
A partir de esa necesaria concienciación se requiere afirmar una política lingüística nítida, enérgica y clara.

El espejo al que debemos mirarnos es el francés en el que todos los partidos políticos reman en la misma dirección, en el que el consenso es la norma y no la excepción, en el que todos los actores se unen para defender, sostener y fomentar la lengua francesa. Y no sólo la lengua sino promover una política cultural y científica también consensuada
La lengua ha estado mal vista, sigue estándolo si la comparamos con otras materias y otras lenguas más valoradas y esa idea antes expuesta de que el español representa al nacionalismo español.

Ideas equivocadas que lamentaremos en unos años.

La contradicción sorprendente de que mientras a los gobernantes se les llena la boca hablando de la potencia y el crecimiento del español, por otro lado en todos los foros internos nuestra lengua retrocede y es vituperada sin que nadie mueva un dedo por ella; por supuesto, la Academia enmudecida no sabemos si por la ignorancia de sus miembros o por que convertida en un negocio editorial se centra en publicar obras innecesarias como la Nueva Gramática o la reciente Ortografía.
La postura académica contrasta con la de la Academia francesa que ruge como una leona cuando los políticos intentan alterar el statu quo del francés.

Laméntese señor Gutiérrez si su ignorancia en cuestiones de la lengua que es su materia prima nos ha llevado a esta situación lamentable. Y no me refiero a cuestiones como su especialidad, la Ortografía sino que la lengua y por desgracia para los hablantes en este país se considera un arma política e instrumento de los nacionalismos.

Dicotomía de la lengua:

Damos a la Gramática el valor que le corresponde que se encuentra por detrás del léxico inmenso y muy alejada de la comunicación que es la prioridad de la enseñanza.
Ni que decir tiene que no somos entusiastas de la norma en el sentido de que su conocimiento explícito es más una dificultad que una ayuda en el primer balbuceo de la lengua.

En nuestros trabajos publicados en el Español en América probamos la necesidad de una norma única y asociada a ella una variedad estándar del español que sea la que se enseñe en todas las escuelas, institutos y universidades donde nuestra lengua sea el vehículo de la comunicación.
Es el camino único, que además marca Internet, si pretendemos que la lengua española sea estimada, valorada y pueda ser considerada unitaria.

La política de las Academias ha enfrentado la idea de diversidad a la de unidad y se ha elegido la validez de diversas variantes como correctas.
La elección es equivocada porque lo que no entienden los doctos sabios de la Academia es que unidad y diversidad son compatibles por la misma esencia de las lenguas naturales.

No estamos discriminando a nadie si elegimos una variedad estándar de las seis “legalizadas” por la Nueva Gramática; es una exigencia científica que los escolares, científicos, periodistas y escritores estudien, hablen y escriban en el ámbito académico y escolar en esa variedad unitaria. Fuera del ámbito, la lengua coloquial puede ser cualquiera, incluso bastantes más variedades de las aceptadas por ese sindicato que conforman las Academias de la Lengua.

En la práctica y con raras excepciones a pesar de esa Nueva Gramática antes aludida, la lengua escrita utilizada es la variedad estándar de “toda la vida” que todo el mundo entiende y escribe con exquisita corrección.
Si la Gramática en casi todo el mundo está muy desarrollada y es un intento loable de modelizar y comprender el funcionamiento de la lengua y, tiene varios cientos de años de existencia, la lingüística que es un paso adelante en el conocimiento explícito por ser más reciente, tiene un grado de progreso mucho menor.

La primera Gramática española fue la de Nebrija nada menos que en 1492, desde entonces el conocimiento gramatical no ha avanzado tanto y los conceptos de Nebrija son de manera esencial similares a los de la Nueva Gramática.
Si nos referimos a la primera Gramática publicada en esa fecha simbólica de 1492 y a la postura de las 22 Academias de la Lengua es para centrarnos en esa idea extendida en la actualidad de que la lengua española es la representación de un concepto antediluviano y nacionalista que debe ser como los dinosaurios extinguido.

La Real Academia Española abandonó sus funciones de defensora de la lengua ya desde la redacción de la Constitución de 1976 y que pasa por la dejación de funciones en la discusión y promulgación de las Leyes de Educación que tenemos la desgracia de soportarlas.

La Academia se abstuvo alegando que son “temas políticos”. Seamos coherentes: si la educación es un tema político, por qué Gutiérrez se lamenta del estado de la lengua entre nuestros jóvenes? ¿No hubiera sido mucho mejor aconsejar al gobierno de turno en su momento sobre las dramáticas consecuencias de la reducción de currículos y horarios dedicados a la lengua española?

Si no se intervino antes, y muy escasa visión tienen los académicos, no se pueden lamentar ahora las consecuencias.

La lengua está mal vista:

Si empleamos un lenguaje del día, la lengua española está muy mal vista. Cuando se habla de la lengua nuestros políticos se muestran acomplejados. En el caso de Cataluña una comunidad que según estudios publicados por UPyD el número de hablantes de español supera al de los locutores catalanes, las sentencias del Tribunal Constitucional no se cumplen. El español no es un tema de moda y dentro del territorio peninsular es una especie en vías de extinción.
No vamos a entrar en la polémica suscitada por el ministro Wert en la que la idea de españolizar a los niños catalanes ha sentado mal en los ambientes nacionalistas y los vinculados al progresismo.
Desde la más estricta concepción democrática el ministro está capacitado para expresar sus ideas con plena libertad. La descalificación por el PSOE y CIU representa la más fascista de las prácticas antidemocráticas a las que estos señores nos tienen acostumbrados.
Resulta complicado en un país construir una democracia sin demócratas y el PSOE invalidando la opinión del ministro demuestra la escasa calidad democrática que posee.

En rigor, el ministro puede pensar y decir lo que quiera menos inducir al delito y la intención de españolizar la educación en Cataluña hasta ahora no lo es, por lo menos hoy en día.

Lo que puede ser motivo de reprobación sería si el ministro Wert tomara una serie de medidas sin consultar la opinión del Congreso español y su homólogo catalán cada uno con sus competencias.

La polémica es fruto de la inconsistencia de un grupo político llamado PSOE en el que consecuencia de su ignorancia e incapacidad demuestra su escasa visión de futuro en lo que se refiere a la educación en general y la influencia que una sólida política lingüística y de apoyo a la lengua vehicular tiene.

Con estas premisas se puede decir que no hay “ambiente” para nuestra lengua a pesar de que a nivel global progrese no por la vía científica o cultural sino por la demográfica.
Nadie se puede extrañar de que las condiciones para una sustancial mejora de la lengua española no existan ni sean favorables.

¿A alguien le puede extrañar que con ese ninguneo general al español en el sistema educativo existe un entorno favorable para la enseñanza de la lengua y su ampliación curricular?

El fracaso escolar:
La Fundación “La Caixa” publica en julio de 2010 un estudio sobre el fracaso escolar muy documentado con una profusión de estadísticas intentando justificar las causas por razones sociológicas, no en vano sus autores son catedráticos de Sociología.

Las estadísticas justifican el trabajo concienzudo y apoyado en datos, comparándolo además con la situación en otros países, pero el origen del fracaso es muy diferente al que plantean los investigadores salmantinos y, desde hace unos cuantos años, otros estudios sobre todo de docentes franceses sostienen muy distintas tesis.

.

Los autores de la USAL, intentan descalificar a los observadores poco avezados. ¿Incluyen a profesores de lengua española y periodistas que pensamos que la Sociología no es la ciencia apropiada para tratar el fracaso escolar?

Las descalificaciones están fuera de lugar, y la ciencia está para ser investigada y probada. Las meras afirmaciones sin fundamento científico dando por bueno un fracaso escolar del 31% necesitan de pruebas.

Los autores desde su perspectiva sociológica exponen (2010:39) la apreciación de la importancia de:

Estamos de acuerdo con los autores, en que el inicio del fracaso escolar comienza en la primaria y, en concreto, en el curso de primero de primaria. Las razones las repetiremos más tarde en la exposición de nuestra tesis sobre el fracaso escolar.

Al finalizar la primaria, el sexto curso, son un 15% los niños que no terminan con la edad establecida de los doce años. Los datos disponibles corresponden con el curso 2006 y 2007. Publican los datos de la ESO que son francamente preocupantes con unos porcentajes de repetidores enormes. En el cuarto curso los alumnos de dieciséis años alcanzan tasas del orden del 40% en algunas comunidades como Andalucía, Extremadura, Canarias y Baleares, mientras que las que obtienen mejores resultados (sin ser excepcionales) son Cataluña, País Vasco, Navarra y La Rioja. Comparan estos datos con los de los años noventa, echándose las manos a la cabeza con una tendencia que nos lleva a porcentajes inadmisibles.

Los alumnos que terminan la ESO y que no la aprueban alcanzan nada menos que el 28,4% del total. Los autores señalan que este porcentaje es aún mayor ya que no tienen en cuenta los alumnos que abandonan antes del cuarto curso. Si trasladamos las cifras al curso 2009-2010 el porcentaje real podría llegar a cifras cercanas al 40%.

Otra cuestión trascendente es la diferenciación entre “Centros públicos” y “Centros privados” en los que los primeros salen peor parados en la foto que reflejan las estadísticas: los graduados alcanzan el 65%, mientras que en los privados los graduados son el 79%. Las cifras refuerzan nuestras tesis. Los autores, sociólogos, arriman el ascua a su sardina:

.

¿No será que la diferencia se debe al profesor y no al centro ni tampoco al alumno? Las comparativas son alarmantes al caer año tras año, con alguna excepción, las cifras de los alumnos que terminan la ESO, con porcentajes apabullantes como los de la Comunidad Valenciana que en siete años pierde el 14%. Mejoran comunidades como Asturias, Cantabria, Castilla y León, Castilla La Mancha, Extremadura, Galicia, Murcia y País Vasco.

Las tasas de escolarización a los 18 años son también preocupantes: la media nacional sólo llega al 38%, lo que demuestra el escaso interés de nuestros jóvenes por terminar el Bachillerato y, en un segundo término, de iniciar la andadura universitaria.
Las cifras desde el curso 1990-1991 hasta el 2007-2008 de alumnos matriculados en el Bachillerato y en las F.P.s, son más que inquietantes. Desde el inicio de la serie los alumnos de Bachillerato triplicaban a las demás enseñanzas, mientras que ahora casi se equilibran. Pero el problema radica en que mientras que las enseñanzas de Formación Profesional han crecido ligeramente las del Bachillerato se reducen a un tercio del valor inicial, sin que la demografía pueda responsabilizarse del enorme retroceso.

Esta es la primera parte de nuestro “Proyecto de investigación” sobre el fracaso escolar que lo iremos publicando poco a poco para no aburrir a nuestros lectores.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: