Español en América

noviembre 11, 2012

Bases de la didáctica de lenguas y culturas

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 12:12 pm

Es una perogrullada el calificar que lengua y cultura caminan de la mano y cuando cambiamos de lengua nuestra mente se instala en la otra cultura. Pensamos de manera diferente e incluso nuestros hábitos cambian.
El posicionarnos en una cultura diferente a la materna supone un viaje o traslación a otra meta, no en vano los expertos recomiendan las inmersiones en los países donde se habla la lengua objeto del aprendizaje.
En muchas ocasiones el viaje nos deja experiencias maravillosas de esas culturas en las que nos sumergimos. Llegamos a identificarnos con sus pensamientos, hábitos gastronómicos, periódicos y por supuesto su música.

No vamos a revisar el estado de la cuestión de la enseñanza de lenguas sino en repetir como lo hacemos una y otra vez los principios trascendentes que hay que cumplir para que el proceso de aprendizaje funcione y lleve una velocidad de crucero para evitar las deserciones.

El enfoque comunicativo
En fecha reciente en una lista de profesores de español surgía un pequeño debate sobre el momento en el que se encontraba la enseñanza de segundas lenguas y algún docente lo calificaba como post-comunicativo.
No entramos en aquella ocasión al trapo dialéctico pero si en este nuestro foro y en el que los lectores siempre están invitados a participar y, afirmamos con rotundidad que no sólo vivimos el comunicativismo sino que no dudamos en que la solución es profundizar en su significado.

Creemos, por supuesto en Dios y en este enfoque que aunque no es un dogma de nuestra fe católica se aproxima.

¿Qué entendemos como enfoque comunicativo?
No es nada fácil y es preciso llamar la atención a los autores de manuales que en sus prólogos se explican con detalle justificando como sus textos cumplen con el manido enfoque.
Lo primero es separar la lengua en su doble faceta de conocimiento y comunicación. Si nuestros lectores desarrollaran como nosotros “corpus textuales” y su proceso de construcción verían con una claridad meridiana la separación que existe.

Explicamos como lengua conocimiento la que comprende el conocimiento lingüístico es decir los contenidos gramaticales, léxicos y pragmáticos que algunos autores califican como “saberes”.

Siempre que nos referimos a “enseñanza de la lengua” nos referimos a estos saberes o materias que en nada y para nada nos ayudan en nuestra misión comunicadora.
La otra faceta de la lengua es la comunicadora. Es indispensable comprender que cualquier lengua es la herramienta que nos permite comunicarnos unos con otros no sólo al oral sino también al escrito.

Además del servicio que nos presta la lengua como vehículo de comunicación, hay que comprender que la lengua materna es la lengua vehicular de la enseñanza en las otras materias o asignaturas.

En nuestro recorrido investigador en la enseñanza de lenguas Segundas miramos de reojo lo que sucede con las Maternas y observamos como NO debemos separar la clásica distinción en su didáctica.
Hablamos de Didáctica de ELE, de Didáctica de Segundas Lenguas, de Didáctica del FLE, o del ESL y de nuestra investigación comprobamos que NO existe mucha diferencia entre el aprendizaje de, por ejemplo, la lengua española materna y del español lengua extranjera.

En todos los casos las necesidades observadas de alumnos de español materna y de extranjeros, son las mismas: un tremendo déficit de comunicación oral y escrito.
Desde el prisma de los procesos de enseñanza contemplamos que o bien nosotros no entendemos el enfoque comunicativo o los demás agentes implicados tampoco lo han conseguido.

¿Método o Metodología?
En el post anterior y lo recordamos, es convencional la confusión entre método y metodología.
Este error provoca que la enseñanza de segundas lenguas se realice SIN ninguna Metodología de manera que es ineficaz.
Lo mismo para los famosos Másteres de formación de profesores de Segundas Lenguas en los que solo la lectura del Programa nos induce a pensar en su escasa eficacia.
La enseñanza del español y de cualquier otra segunda lengua se encuentra en manos de los licenciados en Filología y no se discute en ningún caso y de ninguna manera su formación en los saberes lingüísticos.

En nuestro recorrido por diversas escuelas de Español encontramos filólogos, abogados, médicos, periodistas e historiadores impartiendo sus clases de español con mayor o menor acierto.
Sin embargo, de la observación del proceder de los docentes comprobamos que los mejores resultados se producen en los NO filólogos.
Un ejemplo y NO nos gusta dar nombre, pero estamos obligados, en el IEMA de Ávila, centro acreditado por el Instituto Cervantes y con más de veinte años de experiencia en el ELE, encontramos con fortuna para nosotros a José Luis, licenciado en Historia un auténtico profesional de la comunicación y de la enseñanza. Por supuesto, si quiere aprender español vaya al IEMA y exija que José Luis sea su docente.

La “pelea” ideológica entre comunicadores y filólogos no es otra que la de los que dominan la lengua conocimiento o el saber lingüístico y los que controlamos la comunicación casi casi ignorantes de los saberes pero bien dotados para ese proceso comunicador.

Bases neurolingüísticas

Si la distinción entre las dos facetas de la lengua es central para emprender un recorrido metodológico para la enseñanza de una lengua, no lo es menos el conocimiento de cómo funciona el cerebro en la adquisición de los saberes.
Es conocida la idea de que el conocimiento lingüístico, léase Gramática y sobre todo la conjugación verbal permite una vez aprendida sobre todo memorísticamente el activarla mediante una serie de ejercicios.

Las investigaciones del neurolingüista Paradis, M. publicadas en 2009 sobre el funcionamiento de las dos memorias la Declarativa y la Procedimental niegan esa posibilidad.
Hay que recordar que existen DOS Gramáticas, una la explícita o del conocimiento lingüístico o gramatical que reside en la Memoria Declarativa y otra Gramática que se denomina implícita, automática que consigue que formulemos la comunicación sin reflexión y, que se aloja en la Memoria Procedimental.

Los analfabetos que carecen de conocimiento gramatical comunican perfectamente con la única limitación del conocimiento léxico. Jamás han pasado por un aula y nunca han asistido a clase de gramática.
Lo anterior demuestra la inutilidad del conocimiento gramatical y su ineficacia en cualquier metodología de enseñanza de lenguas segundas y…. maternas.
En unos momentos en los que existe un enorme vacío en la comunicación tenemos que priorizar y en esa elección de encaminarnos por la vía del conocimiento o por la vía comunicativa, nosotros lo tenemos clarísimo y elegimos la comunicación por encima de todo.

Léxico y comunicación

Si elegimos de las dos vías la más directa y rápida para conseguir nuestro objetivo comunicador, obviamente eliminaremos de nuestros programas cualquier obstáculo que nos retrase en el diseño de una Metodología que debe adoptar un proceso continuado y encadenado sin fisuras.
Lo que supone en primer término y sin que nos duelan prendas dejar de lado de un plumazo a la gramática. Algún docente que conocemos es más rotundo y tajante en lo que se refiere a la gramática y siguiendo la teoría de los monjes budistas propone quemar a lo bonzo en una pira los libros de gramática y TODOS los manuales por su ineficacia comunicadora.
Su opinión rotunda, al límite con el fascismo intelectual comunicador… propone sólo conservar las referencias al léxico…
Es decir, de la pira funeraria salvar al léxico….

Todos los investigadores que se dedican a observar los procesos de enseñanza de lenguas y recalco lenguas recogiendo con la afirmación las maternas y segundas, reconocen al léxico el lugar central o eje del aprendizaje.
Nuestras bases son, por tanto, comunicación y léxico priorizando el oral sobre el escrito que no podemos dejarlo de lado sobre todo en las maternas.

El cerebro y las lenguas

Paradis en su libro sobre el bilingüismo, una teoría sobre el bilingüismo, escrito en 2004 y editado en inglés por John Benjamins explica a partir de la observación de enfermos de Alzheimer cómo cada lengua reside en una parte diferenciada del cerebro. Cada vez que nos iniciamos en el aprendizaje de una nueva lengua, el cerebro abre al modo de un ordenador (computadora en América) una “carpeta” que se diferencia de las anteriores ya existentes para otras lenguas incluida la materna.

Y dentro de cada parte del cerebro dedicada a una lengua, reside la memoria declarativa y la memoria procedimental.
Las investigaciones de Paradis se han verificado por Germain y Netten desde 1998 publicando un resumen en el Congreso Mundial de Lingüística Francesa de 2010 que recomiendo su lectura. En dicho escrito Germain explica las investigaciones de Paradis, las suyas propias y recalca lo expuesto en estas líneas sobre la necesaria separación del plano lingüístico o saberes del plano comunicador y cómo se debe realizar un proceso de enseñanza de segundas lenguas ab initio, es decir desde su primer nivel A1.

Este trabajo lo dedico a José Luis del IEMA de Ávila y a Marli Figueiroa de la Universidad católica brasileña de Fafire en Recife que a partir del próximo enero de 2013 impartirá un Máster de formación de profesores de español que recomiendo.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: