Español en América

noviembre 12, 2012

Coctel: enseñanza de lenguas

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 6:40 pm

Al hilo del post de ayer sobre “Didáctica de lenguas y culturas” sobrevolábamos sobre dichos fundamentos dejando para el trabajo de hoy una serie de recomendaciones que por su trascendencia no pueden dejarse de lado.
Hoy les ofrecemos un coctel libre de alcohol pero cuyos ingredientes son refrescantes. La receta es nuestra y gratuita.

Respecto a la enseñanza de la cultura insistimos en las investigaciones, estudios y reflexiones de Robert Galisson el introductor de la cultura en la enseñanza de segundas lenguas que nosotros extendemos a las maternas.
Las aportaciones del lingüista francés se pueden resumir en sus conceptos sobre el término de cultura que hasta no pertenece a la terminología sino que revolotea en torno a multitud de definiciones- Galisson parte la tarta de la cultura en dos secciones la cultura científica o sabia y la cultura popular que reside en las locuciones la parte más “solvente” de las lenguas.

Aporta el concepto de lexicultura ligado al léxico cultural. Inventa los llamados mots valises, los palimpsestos culturales otro descubrimiento genial ya que debajo de titulares de prensa, películas o títulos de libros se esconde un substrato cultural o una idea oculta con un contenido cultural.

La última contribución a la enseñanza cultural de lenguas de Galisson es el soberbio Diccionario de marcas comerciales, para nosotros una contribución a los misterios de las lenguas que nadie ha vuelto ni a copiar ni a repetir, paradójicamente.
La anécdota que inspira al mismo Galisson a construir su diccionario de marcas es además, divertida y no podemos dejar pasar más líneas sin contarla:
Estaba Galisson en una excursión alpina con dos profesores polacos de FLE cuando en un alto en el camino se encontraron con dos montañeros franceses que después de comerse unas porciones de quesitos La Vache qui rit, exclamaron:
Deux vaches qui rit et un coup de Badoit et on repart
(dos porciones de queso y un trago del agua mineral marca Badoit y emprendemos el camino)

Galisson preguntó a sus colegas de Polonia si habían entendido la frase y, por supuesto, la respuesta fue negativa.
A partir de ahí, se dio cuenta de la necesidad, incluso de enseñar determinadas marcas francesas arraigadas en las costumbres populares.
Nació su famoso diccionario Dictionnaire de noms de marques courants en colaboración con su amigo André, por casualidad ingeniero metido a lingüista.

Si introducir la cultura es aproximar al alumno que aprende una lengua una parte de su alma, otro de los requerimientos de los fundamentos de la enseñanza es cumplir con el precepto de autenticidad.
Son conocidas las aportaciones de Widdowson y en fecha más reciente de Newby sobre la necesidad de utilizar en las clases de lenguas muestras reales o documentos auténticos.

Los escritos de ambos no se pueden resumir en unas pocas líneas pero recomendamos su lectura porque muchas veces podemos parecer extremistas en la aplicación estricta de la idea de autenticidad.
Las investigaciones realizadas en esta casa sobre corpus auténticos a la enseñanza de lenguas de todo tipo nos reafirman en la necesidad y urgencia de aplicar el precepto.
Extendemos la autenticidad a otras dos exigencias, la actualidad y la utilidad.

Llevamos incluso a la exageración el cumplimiento de la actualidad: es posible que la enseñanza hace veinte años pudiera no ser actual, pero hoy Internet ha modificado el panorama de la enseñanza de lenguas.
Los manuales al uso quedan obsoletos desde que el editor decide la conveniencia de ponerlo en la imprenta y se convierte en otra pieza de museo.
A las editoriales les cuesta comprender que el futuro de la enseñanza no reside en los manuales. Tampoco la línea de los libros digitales es la solución, ya que en formato electrónico o en papel quedan obsoletos al cerrarse la edición.
Ni siquiera la interactividad resuelve la falta de actualidad ya que no aporta mayores perspectivas al aprendizaje.

Nos falta la utilidad, complemento indispensable al proponer textos a nuestros alumnos.

¿Para qué sirve la lengua?
Evidentemente para comunicarnos pero, además empleando elementos cognitivos útiles, que proporcionen a los alumnos conceptos que utilicen para realizar trabajos o enseñanzas para su vida.
Las recomendaciones de la Escuela de Lenguas Modernas de Graz van por la senda de una metodología de autoaprendizaje que complemente o continúe con el aprendizaje presencial. No se trata de un blended-learning en sentido estricto, sino una vez terminado un curso ofrecer la posibilidad a los alumnos que prosigan su recorrido en la nueva lengua con el acompañamiento de un tutor.

Terminamos con otra de las sugerencias que en la práctica son órdenes de la ELM de Graz en el sentido de buscar en el proceso de aprendizaje la especificidad de cada alumno.
El enfoque comunicativo pone el centro de la enseñanza en el alumno y sus gustos e intereses.
El puzzle que hay que componer lo tenemos ya:
Enfoque comunicativo, léxico, oral, autenticidad, actualidad, utilidad, especificidad y autoaprendizaje.
Los ingredientes se mezclan en una coctelera, se agitan y se sirven con unos cubitos de hielo.
El resultado un coctel sabroso…

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: