Español en América

noviembre 13, 2012

Coctel de lengua sin alcohol

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 6:42 pm

En el coctel de ayer después de mencionar al genial Galisson nos olvidábamos de incluir entre los ingredientes a su cultura, esa popular y especial de la que el francés es maestro.
No se puede ni introducir ni enseñar la cultura del español en toda su dimensión sin recorrer el camino de la mano de Robert Galisson y, vamos a desgranar con cierto detalle sus ideas.

Creemos que todos los hispanohablantes somos capaces de leer la lengua francesa sin mayores problemas de comprensión por lo que preferimos transcribir los párrafos esenciales en la lengua del autor:

Le lexique culturel qui affiche la dimension pragmatique des mots, le produit de la relation que les locuteurs établissent avec eux à travers l’emploi qu’ils en font ; c’est la dilatation de leur contenu – le contenu particulier et second ajouté au contenu ordinaire et premier – qui qualifie ces mots pour jouer le rôle d’aiguilleurs culturels et lexique fonctionnel (qui limite les mots à leur dimension sémantique), c’est-à-dire au produit de la relation qu’ils entretiennent avec leurs référents ; c’est la réduction de leur contenu à la définition qu’en donnent les dictionnaires de langue – le contenu ordinaire – qui prédispose ces mots à remplir de manière adéquate la fonction pratique que requiert la communication courante). D’autre part entre lexique catégoriel (exemples : les mots valises, noms de marques, expressions imagées) et lexique transcatégoriel (tout venant des mots nécessaires à l’échange dans tel secteur thématique ou telle situation). Cette double distinction atteste en même temps de la préférence accordée aux premiers (lexique culturel et catégoriel).

Galisson califica como conservatorio cultural a las locuciones/expresiones lingüísticas que califica como patrimonio cultural popular rezumando sabiduría y cuya tendencia es hacia el desuso y su pérdida.
Cuando los alumnos son no nativos a través de estas joyas lingüísticas acceden a la cultura de nuestra lengua.

En 1986 Galisson publica un ingenioso Distractionnaire que es un repositorio de lo que llama mots-valises y con una finalidad lúdica.
En 1987 edita y crea el término de lexicultura para denominar las formas con carga cultural compartida.

Introduce otro vocablo, enfoque lexicultural que a posteriori transforma en pragmática lexicultural. El propio Galisson califica a su innovación terminológica como disciplina.

Propone como símil que de la misma manera que se llega a la cultura desde el arte, la historia, la geografía, la antropología o la filosofía se alcanza la cultura por medio de las palabras o formas. Su finalidad es integrar la cultura en la lengua a través de las palabras y si son viejas, mejor.

El otro objetivo del investigador galo es el de restaurar la imagen del léxico como dice eterno pariente pobre de la enseñanza de lenguas.
Los docentes nos posicionamos casi siempre del lado de la gramática y de las actividades marginando el léxico y las culturas, pero si hablamos del léxico cultural… ¿Y eso qué es?

El francés evita discriminar la separación de la cultura de los libros o científica de la cultura corriente, manifestando que se deben instalar en un único continuum.

Léxico, colocaciones y locuciones
En la tradición literaria española existe una norma básica no escrita que se refiere al empleo preciso de locuciones como transmisoras del saber cultural e histórico y como parte intangible de nuestro patrimonio.
Nuestro autor preferido, Navarro Villoslada, autor navarro de mediados del siglo XIX, cuya obra rebosa de increíbles locuciones muchas de ellas en desuso.
La prosa histórica del navarro por doble turno, resulta fácil de leer, culta, amena y repleta de un precioso y preciso vocabulario, amén de su estilo claro que cuando uno comienza Blanca de Navarra o Amaya o los vascos en el siglo VIII no se puede interrumpir su lectura…
Si mencionamos a Navarro por su léxico no podemos pasar al lado de El Quijote, obra con infinitas locuciones de un valor cultural increíble.
La prosa de Cervantes no es lo amena –a nuestro humilde entender – que nos apetece cuando en una tarde de invierno nos enfrentamos al frío, a la lluvia y al tedio de la televisión.

Si mencionamos a estos dos escritores es por el abismo que separa su prosa de la hoy en uso que, en vez de conservar la tradición literaria nuestra, se prefiere la anglosajona en la que se destierran las “viejas palabras” que deben ser sustituidas por las “nuevas”.
El estilo británico difiere del nuestro, no en vano explicamos que cuando nuestra mente traspasa el umbral de otra lengua se sumerge en sus pensamientos, en su cultura y nos vestimos con el traje de la meta… Por eso nuestra literatura no puede ser la misma, la siesta es nuestra a pesar de la urgencia.
Las prisas en el ámbito de lo latino, de lo español son malas consejeras.

Las cervezas, esas frías venezolanas y las cañas ibéricas son mejores consejeras que las nuevas palabras de los gringos. (No se me enfade nadie….que no es la intención; hacemos un alto para impedir el bostezo del personal…)

Les mots-valises
Volvemos a la realidad y explicamos estas “palabras-maletas” en directa traducción desde el francés. Me gustaría que los lectores nos descubrieran si en nuestra lengua española existen este tipo de palabras en contracción y a través de los comentarios podamos mostrar algunas que existen en cada país.
Son la contracción de dos o más formas en una sola:
Sorbonne+ onagre del escritor galo Rabelais, producen Sorbonagre…
Patriotisme+patrouille+trouille de Rimbaud producen Patrouillisme
Ridicoculuser de Edmond Rostand suma de : ridiculiser+cocu
Crottoir de Rochefort adición de trottoir+crotte
Gouvernebancal del mismo autor : gouvernemental+bancal
Franglais de Etiemble: français+anglais
Goncourtiser de courtiser+Goncourt de Céline
Parlementeur de Vian : parlement+menteur

Otros del vulgo como :
• Midinette (midi+dinette)
• Restotel (restaurant+hôtel)
• Confipote (confiture+compote)

Las palabras o formas con « carga cultural compartida » (CCP):

No son las siglas de la extinta Unión Soviética sino otro producto de la innovación de Galisson que significa “un suplemento que se añade al significado de la palabra”.
Los diccionarios ofrecen la semántica denotativa de las formas mientras que esta carga cultural es propia de las viejas palabras que deambulan por la lengua a través de los siglos.
Las palabras, como algunas monarquías, son servidoras de la lengua y de la cultura, por su recorrido secular se apropian de significados más allá de los diccionarios y se combinan con otras formas para producir locuciones opacas con alto contenido cultural y popular.

En las líneas anteriores mencionamos de pasada las expresiones con su carga cultural y que en las páginas de este Blog dedicamos amplísimos espacios.

Seguiremos con Galisson y sus innovaciones culturales.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: