Español en América

enero 24, 2013

Estrategias de enseñanza de vocabulario

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 3:25 pm

En nuestro diseño de una metodología para el aumento o mejora de la comprensión en lectura hacemos un alto para explicar la necesidad del léxico y que aspectos son más trascendentes en el proceso.
Todas las escuelas de lingüística y las que se dedican a las aplicaciones a la enseñanza de lenguas sean maternas o segundas insisten en la centralidad del léxico y que No se debe dejar al azar su aprendizaje y, mucho menos, dejarlo al azar o a la posibilidad de su adquisición por “impregnación”.

Si la enseñanza del Vocabulario no es una prioridad en el Español Lengua Extranjera las perspectivas en el Español Lengua Materna o lo que es lo mismo en la asignatura “Lengua Española” son desoladoras.
En el caso del ESL o English Second Language los investigadores insisten en dar una importancia capital al léxico no en vano como indica Bromley, K. de la universidad de Binghamton la dimensión del léxico del inglés es seis veces el tamaño del francés y el triple del alemán lo que indica la prioridad del establecimiento de estrategias o metodologías que prioricen su enseñanza. Añade Bromley que tres de cada cuatro palabras inglesas proceden de préstamos de otras lenguas y que el enriquecimiento de la lengua crece a ritmo vertiginoso incorporando neologismos procedentes de la ciencia, la tecnología de la cultura británica y de otras culturas.

Los problemas de los estudiantes británicos y los que estudian el ESL no son muy diferentes de los alumnos del “español lengua y literatura”, son parecidos: falta de vocabulario que obliga al empleo abusivo de formas como “bueno, bonito, feliz, hacer, haber, estar, ser, comer y beber” y con grandes dificultades consiguen salir de esos “círculos viciosos” de un vocabulario pobre y ramplón.
Repetimos insistentemente que ese léxico corto y restringido permite la “comunicación oral” y que consigue una fluidez enmascarando el problema que, cuando se intenta redactar un texto escrito surge la carencia en toda su magnitud: incapacidad total para redactar un texto sencillo sin mencionar las faltas de ortografía que para la RAE son trascendentales pero NO para nosotros.
Desde cualquier punto de vista es necesario promover una metodología que recupere el léxico en niveles suficientes para una correcta comunicación y que pasen de esa tradicional recomendación de la lectura por la lectura sin más o peregrinas ideas como las de la “lectura en familia” de nuestro buen amigo Marchesi.

Según las dos escuelas lingüísticas de moda en la actualidad, la TST franco canadiense insiste en el aspecto semántico de las unidades léxicas y los contextualistas británicos que priorizan la forma y el contexto como estrategia para descubrir la semántica, creemos que la metodología a establecer debe tener en cuenta tanto la morfología como el significado y que en el 90% de las situaciones el contexto es lo único de que disponemos para alcanzar la semántica de las unidades.
La TST prioriza la enseñanza de unidades plurilexemáticas por la existencia en su seno de varias formas y que al estar el cerebro formado por redes de conexiones neuronales es más fácil “anclar“ las nuevas formas compuestas por varias unidades que las monolexemáticas.
Los contextualistas con su “lexical approach“ insisten en el contexto y en el “cuaderno“ o “diccionario“ del alumno en el que se apuntan las nuevas palabras aprendidas con su contexto de uso.

En nuestra metodología incluimos como prioritaria las “fichas léxicas“ en las que aprovechamos la oportunidad para pasar al lado de la Gramática, lematizando relatos breves, en prioridad “twittrelatos“. Y escribimos “al lado“ y no “de lado“ ya que aunque la Gramática no nos guste ni un pelo en un aprendizaje comunicativo, una vez conseguida la fluidez en el oral y en el escrito y dadas las exigencias curriculares y de evaluaciones, vemos necesario dedicarle unos espacios aunque sea transversalmente.
La TST estudia las unidades léxicas en varias ”dimensiones“: la morfológica, la semántica y la combinatoria priorizando las dos últimas sobre la primera.
Son las relaciones entre las unidades de una misma locución o colocación las que según la TST nos van a llevar al aprendizaje del vocabulario.
Ambas escuelas dan importancia a las anotaciones de los alumnos en sus diccionarios personalizados y la conservación de fichas léxicas para su repaso posterior.

La TST incide en dar una extraordinaria importancia las tareas “metalingüísticas“ formando tanto al profesorado como a los alumnos.
Los británicos insisten en las tareas morfológicas mirando a su lengua repleta de procesos de sufijación y afijación sin olvidar la composición que organiza un léxico de dimensión infinita. Enfocan el estudio léxico hacia la comunicación escrita destacando que el 70% del léxico inglés procede del latín y el griego de manera que los estudiantes procedentes de lenguas latinas tienen una gran parte del camino recorrido.
La misma idea para los estudiantes anglosajones que estudian las lenguas derivadas del latín y que tienen en común esa misma cifra lo que facilita mucho el aprendizaje del vocabulario.
Lo anterior supone que ese 70% del contenido léxico de los diccionarios es conocido desde el punto de vista semántico, lo cual es mucho suponer.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: