Español en América

marzo 4, 2013

Información versus comunicación

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 2:59 pm

Nos situamos en un mundo global en el que la presencia de Internet y los medios de comunicación audiovisual inundan la Información de que disponemos sea en el campo de las noticias o en el ámbito de conocimientos técnicos y de elementos útiles para los procesos de aprendizaje/enseñanza.
La paradoja es que mientras disponemos a nuestro alcance de infinitos contenidos de calidad y casi siempre gratuitos por el lado negativo la comunicación de los locutores a título personal disminuye a pasos agigantados.

En las aulas del siglo XXI prevalece la enseñanza de conocimientos enciclopédicos que la avalancha de contenidos de que disponemos NO hace prioritario su aprendizaje, aunque los currículos sigan insistiendo en ellos.

¿Para qué aprender infinitos contenidos si los tenemos al alcance de la mano a golpe de clic?

Y en este mundo de la Comunicación cada vez lo hacemos peor al oral y al escrito. Existe una tendencia en los currículos oficiales a destacar la prioridad de contenidos sobre la comunicación.
En el caso de la lengua vehicular de la enseñanza, la lengua española, el déficit es aún mayor. Se considera la asignatura lengua española como otra más, como las matemáticas, las ciencias sociales o la química.
En estas páginas insistimos en nuestros artículos de divulgación y en nuestros intentos de ayudar al profesorado en la dedicación de amplios espacios de tiempo a la enseñanza de la lengua en su aspecto comunicativo.

Algunos investigadores ven carencias en el empleo de la lengua española al oral mientras que otros vislumbran las deficiencias en el escrito. Nosotros, por desgracia, las comprobamos a diario tanto en uno como en otro registro de la lengua e insistimos en que el centro del problema es una carencia gigantesca de léxico que impide la comunicación.
La carencia del léxico en el déficit de la comunicación NO impide que algunos autores insistan y recomienden actuaciones tanto en el oral como en el escrito con las que estamos de acuerdo porque ayudan a mejorar la comunicación.

El profesor Daniel Fuentes de la UAL en la revista electrónica “LINRED” del 06/11/2011, publica un excelente artículo Apuntes y reflexiones para una mejora de habilidades lingüísticas y comunicativas en la exposición oral del alumnado universitario en el que después de repasar el estado de la cuestión tanto en el ámbito universitario como en el de las enseñanzas obligatorias de la ESO pone de manifiesto por un lado las deficiencias de la comunicación oral como las medidas a tomar en las aulas.
Estamos de acuerdo con Fuentes que la enseñanza de la lengua española es una materia de estudio más y que se olvida su aspecto comunicativo. De la misma manera que en la enseñanza de Segundas Lenguas se insiste en la comunicación como central del proceso de aprendizaje, las técnicas de éstas se deben aplicar con urgencia y como terapia para remediar los fallos comunicativos en la Lengua Materna.

La avalancha de información también hace necesaria la aplicación de medidas que permitan elegir y seleccionar los contenidos de calidad de los que no lo son.
Coincidimos con Fuentes en que hablar se aprende hablando y escribir escribiendo. Aplicamos la máxima de que se hace camino al andar pero incidimos que ese camino hay que realizarlo con el diseño de metodologías apropiadas que tengan en cuenta como actuación prioritaria la ampliación del léxico.

También es preciso que cualquier actuación o diseño metodológico ponga como prioritaria la utilización de materiales auténticos.
Si mencionamos que la INFORMACIÓN disponible en la Red es cuantiosa, ¿por qué no escoger materiales auténticos?
Por otro lado hay que considerar la necesidad no sólo de acudir a Internet sino al empleo de herramientas digitales.
El profesor de la UAL no está muy de acuerdo con estas nuevas tecnologías que según él pueden interferir en la correcta comunicación.

Entre las herramientas habituales recomendamos la construcción de Corpus que como recurso gratuito es INSUSTITUIBLE ya que permite recopilar cuantiosos datos de muestras reales de lengua sin costo alguno y de forma muy rápida.
A partir de esas “masas” de textos auténticos se pueden establecer metodologías de ampliación del léxico, de lectura “guiada”, de escritura.

Registros de la lengua

En fechas pasadas repasábamos conceptos de trascendencia para la enseñanza de Lenguas Segundas que extendemos a las Maternas como la precisión a la que añadimos el calificativo de lingüística y la fluency o facilidad de comunicación que como explicamos puede referirse al oral y sería facilidad de palabra y también al “escrito”.
El profesor Fuentes en su exposición de mejora de la comunicación oral NO menciona estos conceptos que son de singular trascendencia.

Menciona de pasada los registros que tienen en la enseñanza de la lengua una centralidad y no sólo aludimos al registro escrito o al registro oral sino que dentro de cada uno de ellos podemos establecer diversas tipologías.
Y cuando hablamos de registros hablamos de registros lingüísticos como los define el DRAE en su acepción número 22: “modo de expresarse que se adopta en función de las circunstancias”.

Más explícito y exhaustivo es el diccionario francés Lexilogos en su connotación de concepto lingüístico:

“registro de lengua, de discurso. Usos diversos que se hacen de la lengua (del discurso) según el medio donde se utiliza o emplea o según las situaciones psicosociológicas en las que se encuentra el emisor”.
Añade: “Se dirá que cada locutor dispone de varios registros habituales o preferentes en el uso que hace de una lengua dada”.

Hay que explicar a los alumnos de la asignatura español lengua materna o si preferimos lengua y literatura española que en función de la situación debemos (no podemos) hay que emplear un registro que se adapte al contexto o situación. El concepto de “situación” lo explicamos con detalle en un post de este blog.
El registro escrito NO es el registro hablado transcrito por un programa informático de reconocimiento de voz, sino es otro registro de la lengua más formal que el oral.

También y aunque los académicos se rasguen de pascuas a ramos las vestiduras lingüísticas en lo que concierne a los mensajes de texto sms, los correos electrónicos y los Whatapps, se consideran otros registros escritos de la lengua mucho menos formales que un trabajo científico, una evaluación escrita de matemáticas o un artículo de un diario.
La brevedad e inmediatez de estos nuevos mensajes suponen un registro en el que se aceptan, guste o no, abreviaturas inventadas o formas distintas de expresión que NO invalidan la finalidad del mensaje. El objetivo de estos Whatapps es escribir rápido y con expresividad una idea sin reparar en la ortografía. Si, además de ser breves, ingeniosos y sintéticos, además respetamos las reglas ortográficas, estaremos en disposición de optar al nobel de literatura cosa que otros insignes y renombrados escritores no son capaces ni de innovar, ni de divertir y la mayoría además, sin escribir de manera amena y entretenida.

Necesario entender que lo mismo que los Whatapps no constituyen un dominio de la ciencia sino de la comunicación, en el registro oral hay, siempre en función de la comunicación y de la situación, varios registros más o menos coloquiales y familiares en los que se puede aceptar casi todo excepto la mala educación.
Mala educación habitual en las películas y series españolas en las que se manifiesta no un “registro especial” sino las frases y expresiones más soeces de la lengua española.

Variación lingüística

En nuestros trabajos sobre el español estándar publicados durante el mes de enero de 2010 en este blog exponíamos por un lado la necesidad del empleo de la variedad estándar del español en los trabajos en cualquier contexto comunicativo que exija una formalidad como son los escritos científicos o literarios, las respuestas a los exámenes universitarios y en contexto escolar de las enseñanzas obligatorias de bachillerato, en las redacciones de artículos periodísticos y por el otro lado el hecho NO tan obvio de la variación lingüística.
Las lenguas varían y cada locutor cuando formula en un acto de comunicación la elección de una paráfrasis entre las muchas que dispone en su lexicón, está efectuando una variación de la lengua.

En función de su léxico el locutor podrá enunciar un número finito de paráfrasis o una cantidad casi ilimitada. Nos encontramos en cada caso de variaciones de una lengua.
Algunos autores distinguen entre lenguas naturales y las que NO lo son. Se puede decir que las naturales son las que su sistema lingüístico permite la variación sin más restricciones que las habituales del uso de determinadas unidades léxicas.
Desde la restricción del léxico precisamos que el empleo masivo de las unidades léxicas plurilexemáticas produce un efecto restrictivo potenciado por Internet y los medios de comunicación. Por esta razón las posibilidades de variación se restringen por la lexicalización de las combinaciones libres por su empleo repetitivo pero por otro lado la enorme creación lingüística motivada por la innovación tecnológica y de los hablantes produce un incremento gigantesco del léxico como una gran nebulosa que potencia la variación.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: