Español en América

marzo 17, 2013

El léxico una gigantesca nebulosa

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 5:06 pm

En fechas pasadas repasábamos las necesidades léxicas de formación de los docentes, la prevalencia del vocabulario sobre la gramática en una enseñanza comunicativa y la exigencia a los profesores para que sus capacidades en lo que se refiere al incremento del vocabulario se conviertan en una realidad.
Podemos explicar que somos caprichosos y si encima nuestro género es el femenino, aún más, de manera que los caprichos se convierten en insistencia en demostrar que sin léxico no es posible la comunicación.

Polguère que posee en estos temas del léxico infinitos conocimientos y experiencias mejores que las nuestras escribe un artículo publicado en la web de la OLST, titulado “Savoir consulter un dictionnaire, c’est bien, savoir comment on le construit c’est mieux”.
En él se contestan las principales dudas sobre qué es el léxico, cómo se debe enseñar y cómo se construye un artículo de un diccionario. Para el franco canadiense es trascendental que tanto docentes como alumnos comprendan el funcionamiento de la lengua y cómo desde una combinación libre se llega a una combinación lexicalizada sujeta a restricciones.

“La lengua es un sistema semiótico complejo constituido por signos que son en su inmensa mayoría de naturaleza léxica…la gramática no es más que la suma de algunos cientos o miles de reglas que sirven para combinar las unidades léxicas”. La afirmación es de Polguère que con ella se reafirma en la centralidad del vocabulario no sólo como columna vertebral de la lengua sino de la necesidad de su conocimiento.

Polguère denomina a la unidad léxica, lexía que posee tres características esenciales:

• Significado (la definición que aparece en el diccionario)

• Su o sus flexiones de tipo morfológico

• Su capacidad para combinarse con otras lexías, en otras palabras: su combinatoria

Dentro del significado que es la característica esencial de la lexía y ya no nos referimos de forma única a su definición sino a una gama de significados mucho más amplia y de naturaleza semántica como son la sinonimia, la metáfora, la antonimia, sus actantes, etc.
Más adelante Polguère se pregunta el lugar que debe ocupar el léxico dentro de la enseñanza de la lengua. La TST o Teoría Significado Texto en la que se engloba el lingüista no distingue la lengua materna de una segunda.

Resulta evidente que si el vocabulario o saber léxico conforma la mayoría de la lengua por extensión, tendría que ocupar el mayor espacio dentro de las clases.
No sucede así por múltiples razones que exponemos y repetimos en estas páginas la principal los currículos poco exigentes a la hora de otorgar espacios al léxico y sus unidades.
La segunda causa es la escasa formación de los docentes en un doble aspecto, uno el lexicográfico y combinatorio y el otro el requerimiento de un mayor lugar del léxico si nuestra pretensión es que la enseñanza de la lengua sea comunicativa.
Tanto en el español lengua materna como en el caso de su enseñanza como extranjera el léxico es el gran olvidado.
No mencionamos que mientras que tanto en el FLE como en el ESL los especialistas e investigadores abundan en el caso del ELE pocos o ninguno tenemos que no sólo sean expertos o excelentes conocedores de la lexicología y la lexicografía sino que sean pedagogos y apliquen sus conocimientos a su enseñanza del léxico en las clases de lengua española.

A decir verdad, NO conocemos ninguna metodología centrada en la lengua española que nos diga a los docentes cómo se debe enseñar el léxico. No vamos a ponernos por delante de nadie si decimos que El Español en América y sus cursos homologados por la UE para la enseñanza del ELE y de Segundas Lenguas, cursos de metodología pura son los únicos que explican y detallan el cómo se debe enseñar el vocabulario.

Polguère y su opinión sobre la enseñanza de la gramática

El lingüista canadiense es menos radical que nosotros en su opinión sobre la Gramática que pretende su enseñanza pero NO centrada en la memorización de sus normas sino en la observación de los hechos lingüísticos y a partir de ellos, deducir las reglas.
En cuanto al aprendizaje del vocabulario Polguère alude a la imposibilidad de modelizar reglas para el funcionamiento del léxico como, de la misma manera, existen las famosas reglas gramaticales, lo que impediría una enseñanza sistematizada del léxico a imagen y semejanza de lo que se hace con la gramática.

Propone la observación de los fenómenos léxicos como forma de acercarse al aprendizaje del vocabulario ya que el conocimiento exhaustivo de las decenas de miles de entradas de un diccionario sería una misión imposible.
De ahí el “capricho” de este extraordinario lingüista de proponer la disciplina de la lexicografía como procedimiento para acceder al léxico. Añade a la lexicografía una parte de ella que la podemos considerar incluida que es la metalingüística y sus misterios.
Polguère considera una tarea metalingüística aquella que “consiste en hablar de la lengua como un código
Pone ejemplos de colocaciones para explicar la arbitrariedad de la combinatoria advirtiendo que la susodicha arbitrariedad puede ser previsible. Apoyándose en la previsibilidad propone introducir las colocaciones como forma reflexiva de enseñanza.
El ejemplo de colocación francesa no es aplicable al español ya que aunque algunas combinaciones se trasladan de idioma en idioma con muchas locuciones y colocaciones no ocurre lo mismo.
“Passer des vacances” explica que es una combinación correcta frente a la no usual “faire des vacances”. Si las tradujéramos a nuestra lengua el resultado no funciona: ni “pasar vacaciones” ni “hacer vacaciones” son apropiadas. ¿Cuál es la colocación equivalente y correcta en español?
La respuesta pudiera ser “estar de vacaciones”, en el momento de la acción o “irse de vacaciones” antes o en el instante de “salir de vacaciones”.
Desde el prisma de la corrección gramatical “hacer vacaciones” es una combinación correcta pero no se emplea por lo que los hablantes nativos la perciben como NO correcta. La reflexión en clase con nuestros alumnos sería la de explicar que la corrección lingüística, la precisión, necesita cumplir dos preceptos uno el gramatical y el más importante el “uso”. Éste convierte una combinación sólo por el hecho de NO ser usual en incorrecta. Las reflexiones sobre cómo se construye la lengua por el uso es trascendente en la enseñanza de la lengua y, en particular de las maternas.
La escuela OLST creadora de la TST que en su origen es la Facultad de Traducción de Montréal propugna unas nociones como la de los “verbos soporte” para acercarse lo más posible a una modelización precisa de la lengua. Intenta explicar, en parte, las arbitrariedades de la lengua en el caso de las colocaciones léxicas, las locuciones y para ello acude a los verbos soporte y las funciones léxicas.

Si se fijan en la enseñanza del léxico a través de los manuales tradicionales, éstos exhiben sus familias o listas de palabras agrupadas bien por su morfología o por su parentesco semántico. Se trata de aprender más o menos de memoria el vocabulario sea por su morfología o por su significado o por mezcla de ambos. Son clásicos los ejercicios donde se debe colocar cada unidad léxica con su forma sinónima o rellenar el kloze con la unidad que hace la frase apropiada.
SI recuerdan nuestros propósitos y recomendaciones solemos insistir en la necesidad de promover sencillas tareas de investigación que unidas a la observación y análisis de la formación y cambios en el significado de unidades léxicas con prioridad las plurilexemáticas y entre ellas las que presentan restricciones de uso.

Los profesores saben a la perfección que las preguntas de nuestros alumnos hay que contestarlas de inmediato bajo pena de quedar en entredicho la autoridad y los conocimientos del docente. Sin embargo si en matemáticas dos más dos son cuatro en el sistema de la lengua la combinación AB no es A+B; raras veces sucede así y la mayoría de ellas AB significa C que poco o nada tiene que ver con A y B.
Así las cosas, las respuestas sobre la combinatoria de la lengua NO deben ser respondidas a bote pronto. Conviene una reflexión pausada y después del análisis de conceptos y usos pasar a la respuesta adecuada sin temor a equivocarnos.

Mañana seguiremos con las ideas lexicográficas y las que explican los fenómenos de lexicalización.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: