Español en América

marzo 19, 2013

Colocaciones, locuciones, diccionarios y fijación

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 5:22 pm

Metalingüística, colocaciones y lexicalización

Días pasados veíamos la importancia de las tareas metalingüísticas en clases de lenguas maternas. La necesidad de reflexionar y observar los hechos lingüísticos y añadir unos toques en forma de sencillas investigaciones como trabajos motivadores.
Para la enseñanza de Segundas Lenguas no es preciso tantas explicaciones por lo menos en niveles iniciales aunque en los avanzados nunca viene mal explicar cómo funciona la lengua y cómo se crean nuevas unidades léxicas como pueden ser las colocaciones.
La enseñanza de las colocaciones en las aulas de L2 estimamos que es imprescindible abordarlas entre otras razones, la central es su abundancia y el efecto “internet” que potencia su creación e innovación constante.

El léxico y en especial las colocaciones crecen a una velocidad imparable y su cifra en alguna lengua como el inglés supera las cuatrocientas mil unidades algo así como cinco veces las unidades tradicionales compuestas por una sola forma.
Y el inglés es la lengua que por su agilidad en la creación de unidades y por su capacidad de llegar hasta el último rincón del planeta influye de manera decisiva en las demás.
Si en fechas pasadas repasábamos el concepto de metalingüística y su necesidad, las tareas lexicográficas sencillas y cómo se construyen diccionarios no menos interesante es conocer cómo funcionan los procesos de fijación en la creación de unidades de la combinatoria.
La fraseología es una ciencia que está de moda por el interés en conocer el significado de unidades plurilexemáticas y más o menos composicionales que constituyen la columna vertebral de la lengua y el elemento que cohesiona el discurso de los locutores.

Algunos autores británicos descalifican las locuciones calificándolas como de viejas palabras y aconsejando apartarlas del discurso por ser tópicos muy conocidos y repetidos de la lengua.
Por supuesto que dentro del amplio campo de la fraseología y de las numerosas unidades que la conforman existirán las típicas expresiones que en el día a día repetimos sin cesar y sin darnos cuenta pero éstas locuciones son minoritarias y representan una parte ínfima del asombroso ámbito de la fraseología.
Interés de los lingüistas en recensarlas, varios miles en el español que es posible no lleguen a las 20.000, muchas de ellas en régimen de extinción por su desconocimiento y el desuso y todas ellas constituyen un patrimonio cultural inestimable.
Su enseñanza tanto en segundas lenguas como en el español lengua materna, una imperiosa necesidad para introducir la cultura y evitar la pérdida de un valioso legado.

Diccionarios tradicionales versus diccionarios modernos

Los diccionarios habituales como el DRAE sean en papel o en línea su microestructura se diseña en base a entradas que reciben el nombre de lemas que en lingüística se califican como lexemas. Cada lexema posee una o varias lexías es decir acepciones.
Cada artículo del diccionario y para cada lexía o acepción produce una definición.
Una vez descritas y definidas todas las acepciones de un lema, entrada o artículo, los diccionarios dedican espacios para explicar con brevedad la combinatoria de las lexías y/o lexemas.

El DRAE cuando una entrada dispone de varias combinaciones las explica a continuación de las lexías con su definición y un breve contexto de uso. A las locuciones les añade una calificación como “adjetival”, “adverbial” o “verbal”, etc.
En el caso de las colocaciones el DRAE sin relacionarlas exhaustivamente las menciona “de pasada” añadiendo un calificativo como sustantivo en el caso de que sean colocaciones asimiladas a un nombre o sustantivo. Jamás aparece la denominación de colocación y como escribimos en infinidad de trabajos ni siquiera el concepto de colocación merece una lexía en el DRAE. No conocemos ni razón ni explicación pero es un gravísimo error marginar con nombre y apellidos a las combinaciones más frecuentes de la lengua española.
Sin embargo, en los modernos diccionarios la macroestructura cambia. La lingüística otorga a las unidades múltiples como son colocaciones y locuciones el mismo estatuto que una forma o vieja palabra y tiene una entrada propia en el diccionario.

Algunas corrientes lingüísticas no aceptan como entrada a una colocación ya que no le adjudican la calificación de unidad de significado como a las locuciones.
Conviene aclarar que aunque se conceda a las locuciones desde el prisma de la semántica el mismo derecho a figurar como entrada en el diccionario, en el caso del DRAE las locuciones sin tener el estatuto de lema o lexema si aparecen en forma de lexía dentro de otra entrada.
También conviene precisar que la TST o Teoría Significado Texto en una lección de humildad cambia el estatuto de las colocaciones desde hace unos pocos años desde su concepción de unidad de la lengua con significado único y pleno a un estatuto de categoría “inferior” en el que las pone por debajo de las locuciones.
En el post de ayer explicamos las diferencias sin entrar en camisas de once varas entre ambos tipos de combinaciones de las lenguas. Las locuciones son opacas y las colocaciones transparentes o casi. En algún caso la línea que separa a ambas es difusa y la intención humana de clasificar todo tipo de unidades y meterlas en uno o en otro saco suele ser misión imposible.

Otra precisión necesaria
En las aulas de lenguas enseñamos la lengua actual. No nos interesan los usos del siglo XVI sino el español que se usa en la calle, en los periódicos, en la Televisión. Y cada vez más lo anterior será más cierto dada la velocidad de las lenguas.
El léxico del pasado puede ser precioso pero no nos ataña ya que NO se usa. Las locuciones son harina de otro costal por su contenido cultural que hay que preservar y añadir en las clases.
El concepto, mejor dicho el proceso de fijación de las unidades de la lengua sean formas (la vieja palabra) o compuestas por más de una forma (podemos llamarlas también sintagmas) es un fenómeno diacrónico es decir que ocurre en el tiempo. A nosotros la idea de fijación nos interesa en el caso de la formación de colocaciones y locuciones sobre todo.
La enseñanza de lenguas en cambio es un proceso sincrónico: enseñamos la “foto” de la lengua del día de la fecha, lo pasado nos importa nada.
Terminamos con un párrafo de Polguère que explica la idea de locución como sintagma fraseologizado. La idea es nueva e interesante y merece una dedicación:
Un syntagme phraséologisé est un syntagme bien construit où se manifeste, par ailleurs, une transgression des règles de sélection des lexèmes constitutifs du syntagme.
Un tel syntagme est une entité lexicale de la langue : une unité lexicale ou entité linguistique présentant des analogies (de comportement) avec le mot-forme (Polguère 2008 : 60). Les syntagmes phraséologisés s’opposent ainsi aux syntagmes libres
.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: