Español en América

marzo 20, 2013

Lenguas de especialidad: Español de los Negocios

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 4:19 pm

Si en tiempos de bonanza económica las lenguas de especialidad eran solicitadas, ahora en las vacas flacas la demanda aumenta.
En el caso del español financiero o español de los negocios la necesidad de profundizar en el lenguaje y en los conceptos de economía, bolsa o finanzas es creciente.

Conviene explicar antes de adentrarnos en cómo debemos abordar este campo de la ciencia. Nos atrevemos a calificar un lenguaje de especialidad como disciplina científica. En esta aproximación podríamos delimitar al español financiero en dos partes: por un lado el aspecto lingüístico en lo que se refiere al uso de la lengua orientado a un empleo comunicativo y por otro los conceptos de las ciencias económicas y empresariales.

Desde el prisma del lenguaje cada lengua de especialidad posee una terminología específica en la que destacan los verbos y sustantivos.
Desde un enfoque científico no sólo es preciso adentrarnos en los pormenores de los términos particulares de esta disciplina sino aprender los conceptos propios.
La economía como ciencia abarca desde la economía en sí misma hasta el mundo fascinante de la bolsa pasando por el empresarial.
Hacemos un inciso para recordar los múltiples cursos que ofrecen las universidades que revelan un currículo separado en el que caminan por un lado los conceptos y por el otro la lengua en su doble aspecto de conocimiento y comunicativo.
Los currículos dividen en dos partes diferenciadas lengua y economía o lengua y finanzas o lengua y bolsa o lengua y empresa.
La lengua la vuelven a dividir enfocando en gran parte su aprendizaje hacia los aspectos curriculares o saberes lingüísticos centrándose en el conocimiento gramatical.
Los alumnos que asisten a los cursos del Español de los Negocios son, en general profesionales que poseen un conocimiento B1 o B2 del español y una suficiencia en temas económicos-financieros.

También hay cursos en las universidades en las que se explican economía y finanzas y, posiblemente también el español general, solicitando al profesor la impartición del lenguaje de especialidad.
Volvemos a incidir en la idea de que ni las lenguas se pueden dividir ni la enseñanza separar en partes sino que forma un continuum en el que la lengua vehicula conceptos.

Una metodología adecuada

Si en algo nos gusta profundizar es en otro concepto esencial en el campo de la enseñanza que es la metodología.Y una metodología NO es lo que suelen decir los programas de escuelas, facultades y otras doctas instituciones que maltratan este vocablo que pertenece a la disciplina científica de la terminología.

Así una metodología parte de unos supuestos o unas bases demostradas y sólidas para alcanzar una finalidad prefijada de antemano. Desde las bases al destino final se encuentra nuestro camino.
Por tanto, bases, objetivos y un recorrido es lo que es una metodología que hay que establecerla antes de cualquier proceso de aprendizaje.

¿Tiene que ver “metodología” con “currículo”?
Podríamos en algún supuesto colocar a la totalidad del currículo como objetivo final de la metodología.Nos sorprendemos cuando los ofertantes de formaciones y al mencionar la obligada metodología escriben que es una metodología comunicativa… o que se basa en la práctica… Ni lo uno ni lo otro.
Algunos autores asimilan el concepto de metodología al de proyecto y podemos encontrar similitudes si sobre todo aludimos a un proyecto de un edificio en el que partiendo de un diseño, de unos materiales y todo ello elaborado se consigue edificar y terminar un inmueble.
Es el ejemplo más parecido a la vida real que conseguimos para una metodología.

¿Tiene importancia en la enseñanza la “metodología”?
La metodología es la clave para saber dónde estamos, de donde partimos a dónde queremos llegar y de qué medios disponemos para alcanzar la meta.
En el diseño de la metodología necesitamos además del currículo, de los conocimientos previos o base inicial de los alumnos (tanto en español como en economía), del objetivo final, las herramientas a nuestra disposición.
La economía y las finanzas comprenden un vastísimo conjunto de conocimientos que empiezan en la macroeconomía, pasan por el proceloso mundo de las bolsas, de los mercados de deuda de tanta actualidad y llegan al mundo de la empresa.
Algunos cursos –y no tenemos nada contra ellos- se limitan a unas ideas prácticas sobre cómo contestar el teléfono, redactar una carta o abrir una cuenta corriente en un banco. Sin menospreciar a nadie se trata de mirar más hacia delante y a través de múltiples textos conseguir un conocimiento simultáneo de ideas y lenguaje.
Para ello empleamos la construcción de Corpus textuales del Español de los Negocios, es nuestra herramienta preferida porque textos de negocios, economía y finanzas son muy fáciles de conseguir y si se parte de un Corpus previo construido de un tamaño aceptable el camino es mucho más fácil.
Hace un par de años explicando español a alumnos chinos en una escuela de negocios construimos entre todos un pequeño corpus de un millón de palabras que denominamos Corpus del Español Financiero.
La idea original NO era la explicación de conceptos de economía o finanzas sino de aprender español, el español de los negocios que era el tema del Máster de dos años.
La construcción del Corpus tuvo tanto éxito que los demás profesores nos pidieron que les diéramos la “receta” para aplicarla en sus clases que NO eran de lengua española sino de las materias del Máster de Negocios.
Como especialistas en el manejo de Corpus de todo tipo pero con un buen conocimiento de los conceptos de “negocios”, aprendiéndolos poco a poco al ir surgiendo con los nuevos textos incorporados, podemos afirmar que la “herramienta Corpus” se adapta a las exigencias del enfoque comunicativo por la autenticidad de las muestras de lengua utilizadas y porque los alumnos requieren de una motivación personal en función de sus gustos o intereses: el corpus cumple esa especificidad ya que al Corpus de la clase cada alumno puede incorporar los textos de su agrado.
Además, poco a poco al descubrir los beneficios del Corpus y su versatilidad diseñamos en una plataforma Moodle una metodología de autoaprendizaje en la que después de las clases presenciales los alumnos interesados podían seguir trabajando las horas disponibles.

Para ello se implementó una tutorización profesional que permitió un avance importante en el aprendizaje del español general, del español de los negocios y de conceptos de negocios.
Y por último, otra de las premisas de la enseñanza es el demostrar a los alumnos la utilidad. Pues bien, al tratar textos actuales, del momento, instantáneos, veían la utilidad de lo aprendido. ¿Alguien puede dar más por menos?

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: