Español en América

marzo 26, 2013

Español de los Negocios: fraseología, fijación vs: lexicalización

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 8:28 pm

Fraseología, terminología y Español de los Negocios

Ponemos énfasis en la relación entre fraseología considerada como el estudio o la descripción de las unidades de la lengua sujetas a restricción o frasemas y los vocablos propios de la terminología que sostiene Aguado, G. en La fraseología en las lenguas de especialidad
“tanto los frasemas como los términos de la terminología coinciden en su carácter denominativo es decir en su valor referencial y constituyen los “nodos” a partir de los que se estructura el conocimiento de un campo de especialidad: en otras palabras, denotan objetos, acciones, procesos, estados y relaciones propios de un campo o de una actividad especializada. Consecuentemente, todos los cambios conceptuales y metodológicos experimentados por la terminología de acuerdo con la nueva y cambiante realidad científica y con las necesidades de los usuarios también se han hecho sentir en la fraseología”.

Añade: “El dominio de estos frasemas es el factor que confiere naturalidad al discurso científico y, por ello, resulta de gran relevancia tanto para traductores, redactores técnicos, mediadores lingüísticos y periodistas especializados, así como para los hablantes de una segunda lengua que se acerquen a un campo de especialidad”.

Polguère, A. es de una opinión parecida: los frasemas, locuciones y colocaciones léxicas vertebran la lengua y constituyen su columna vertebral.
Como indicamos antes las colocaciones léxicas son parte sustancial de las lenguas de especialidad no así las locuciones que pertenecen a la cultura y por tanto a la lengua general.
Las colocaciones pueden suponer alrededor de un 30% del total de las unidades léxicas de un texto, de ahí deriva su trascendencia en el Español de los Negocios, donde su participación en los frasemas es mayor que en otras lenguas de especialidad.
No insistimos en la descripción del concepto de colocación ya que en este blog que nos califican como de las colocaciones, publicamos más de una veintena de trabajos sobre ellas.

El concepto de lexicalización va unido al de colocación y se refiere a un proceso en el que una unidad lingüística mono o plurilexemática se incorpora a la lengua. Algunos autores relacionan el término lexicalización con el lexicón mental, de manera que es un proceso diacrónico por el que por una o varias causas la unidad en cuestión se introduce en el diccionario. Nuestra definición es más apropiada ya que la aparición de un vocablo o combinación en el diccionario es algo más concreto y tangible que en el lexicón, más abstracto si cabe.

Los procesos de formación de palabras (preferimos el vocablo “forma”) en las lenguas naturales son la composición, la derivación y la conversión; merced a estos sistemas de incremento del léxico las lenguas aumentan su vocabulario. Son aumentos naturales del léxico. A estos procesos la lingüística añade la lexicalización, que obedece según los especialistas a causas diferentes a las convencionales de formación de palabras y en su mayoría NO obedece a las reglas gramaticales.

Alonso Calvo, R. (2009:35) se acerca a la solución –a nuestro entender-tratando el fenómeno como fosilización o petrificación de una combinación de dos o más formas para convertirse en una solidificada e inseparable con un significado único. En el caso de las colocaciones léxicas muy abundantes en el Español de los Negocios la semántica pasaría en algunos casos de un carácter más o menos composicional a un significado opaco muy divergente del de las unidades que la constituyen. En el primer caso nos encontraríamos con una colocación y en el segundo con una locución.
Algunos lingüistas el fenómeno de la lexicalización lo consideran como exclusivamente diacrónico y como una colocación léxica es una unidad de la lengua en proceso de lexicalización. Nuestra opinión es que siendo el recorrido de formación diacrónico la lexicalización es el punto final y no una etapa.

Es el caso de Polguère, Alain (2011:364) que prefiriendo el vocablo fijación –más expresivo- a lexicalización escribe que es un concepto exclusivamente diacrónico.
Alonso Calvo considera lexicalización el proceso de univerbación procedimiento diacrónico por el que dos unidades monolexemáticas se convierten en una unidad fusionada. Nosotros este proceso NO lo consideramos lexicalización que lo dejamos reducido a la formación de colocaciones y locuciones.
La mayoría de autores considera que la lexicalización produce como resultado una unidad plurilexemática que no obedece a las reglas gramaticales. No estamos tampoco de acuerdo pero la terminología dispone de un vocablo para calificar este tipo de situaciones que son los idiotismos que se refieren a dos o más lexemas cuya unión vulnera la norma gramatical. No conocemos ningún idiotismo que lo pudiéramos encajar en el Español de los Negocios.

Lo que si coincidimos con la mayoría es que las colocaciones y locuciones son construcciones de formas que “rozan” la ilegalidad gramatical. Si las analizamos en profundidad y este análisis sería complicadísimo el extenderlo a las decenas de miles de colocaciones y locuciones que existen, podemos asegurar que son combinaciones de palabras “instaladas” en el uso de los hablantes que o bien no tienen mucho sentido desde la semántica de la unión de las formas o de su composición gramatical o de ambas cosas a la vez.

Tutin y Grossman mencionan este tipo de “situaciones” en el caso de las colocaciones como colocaciones irregulares.
No sólo los procesos diacrónicos motivados por el uso llegan a lexicalizar unidades sino el calco de estas combinaciones procedentes de otras lenguas –sobre todo del inglés- en el que se trasladan en “directo” sin necesidad de pasar por el “uso” para solidificarse.
Investigadores británicos como Brinton y Traugott (2005:50) dan como ejemplo de lexicalización mermaid (sirena) formada por “mere” y “maid”, doncella en inglés más bien antiguo. Este tipo de formaciones lo llevaríamos por la composición en vez de por la lexicalización.
Preferimos calificar como lexicalización los procesos de solidificación de dos o más formas fenómeno por el que se conserva la separación pero aparece un nuevo significado de la combinación que no coincide con el primitivo de sus componentes. En el caso de la formación de “compuestos” el significado de la palabra compuesta coincide con el de sus componentes respetando el principio de la composicionalidad que en el caso de la lexicalización NO se mantiene.
Invito a los lectores que tomen como ejemplo alguna de las combinaciones más originales del Español de los Negocios como burbuja inmobiliaria o crisis de deuda que son dos unidades con significado único que el empleo o uso consolida y originan dos curiosas locuciones en este caso por su no composicionalidad.

Locuciones y colocaciones: tenue fronteraLos lectores conocen que una colocación se aproxima al principio de composicionalidad (de manera aproximada) mientras que una locución no es composicional mostrando una opacidad que impide a los no nativos y muchos nativos adentrarse en su significado.
También precisamos que la mayoría de las combinaciones del Español de los Negocios son colocaciones pero en infinidad de ocasiones la distancia entre ellas y las locuciones es tenue y resulta imposible su clasificación.
Así burbuja inmobiliaria pertenece al dominio inmobiliario y la forma burbuja impide conocer la semántica de esta locución.
Esta “burbuja” por extensión metafórica origina la burbuja crediticia y la burbuja de la deuda. La palabra de marras insinúa la fragilidad de una situación de un sector de la economía de un país, inmobiliaria, crédito o deuda pública y privada en la que su enorme volumen o precio elevado se puede pinchar en cualquier momento como un globo.
La crisis de deuda nos resulta difícil de incluir en el saco de las locuciones o en el de las colocaciones. La unidad de significado crisis de deuda se define como la situación desesperada de un país que o bien no puede financiarse por nuevas emisiones de deuda o bien por que el volumen de deuda pública es tan elevado que provoca un aumento exagerado de los tipos de interés o ambas cosas a la vez.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: