Español en América

mayo 25, 2013

A vueltas con la frecuencia, General Service List y Academic Word List

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 3:24 pm

Concepto de frecuencia asociada relacionado con GSL y AWD

Al hilo de lo anterior, de las listas de word families en el caso del inglés podemos trasladarlas al español utilizando los diccionarios de frecuencias disponibles el de Mark Davies y el de la editorial Universitas.
El concepto que innovamos lo relacionamos con las familias de West y Coxhead tratando de rizar aún más el rizo e intentar mejorar la frecuencia e interés de los grupos de familias.

Del estudio y análisis de las familias de West y Coxhead deducimos dos características comunes:

• Los lemas del inglés en su mayoría proceden del latín y/o del griego de manera que su similitud morfológica es sorprendente en las lenguas romances y en la mayoría de las germánicas. Así communication es fonética y gráficamente similar en francés, communication y en español, comunicación.

• No sólo el parecido es morfológico sino que su semántica coincide.
De lo anterior se deduce que un porcentaje elevado de esas word families en inglés poseen una homología en francés, español y la mayoría de lenguas romances y germánicas.

Se trata de aprovechar ambas características, la morfología y la semántica.

La consecuencia es por un lado separar dichas familias comunes por su semántica en la mayoría de lenguas indoeruropeas y por otro calcular su frecuencia familiar. Es decir sumar las frecuencias individuales de cada uno de los lemas de una familia de manera que le adjudicaríamos al head family la frecuencia de su conjunto o de la familia. A la resultante de adjudicar las frecuencias de los integrantes de cada familia la denominamos frecuencia asociada al head family.En el caso de comunicación, dicho lema posee un número de frecuencia X en las listas de Davies y Universitas y ambos diccionarios adjudican al lema un número de ocurrencias absoluto en sus respectivos corpus. Por supuesto que para la investigación tomaremos un único diccionario de frecuencias, en nuestro caso el de Mark Davies por la razón de que lo conocemos y manejamos con soltura.

A la frecuencia absoluta de comunicación le añadiremos las frecuencias absolutas de comunicar, comunicado, comunicativo, etc. Señalamos que en la mayor parte de las veces algunos miembros de las familias no disponen de valor absoluto en los diccionarios de frecuencias con lo que podemos bien no ponerles una cifra o fijar una de manera intuitiva. El criterio de emplear uno u otro procedimiento será preciso señalarlo.

La idea de asociar a un determinado lema o familia de lemas otro muy parecido por derivación (no por flexión) contribuye al aprendizaje de segundas lenguas en los niveles iniciales.
La frecuencia avanza al ritmo de los corpus que acotan las reglas de juego y las aplicaciones a la enseñanza de la lengua.
Es una ayuda a la hora de elegir qué unidades léxicas tenemos que enseñar, sobre todo en niveles iniciales.
Las reglas gramaticales en su intento de modelizar la lengua después de explicar un sintagma o una combinación regular formulan la correspondiente regla y advirtiendo a continuación de la excepción.
Es curiosa la interpretación de reglas y excepciones que realiza Manzak las nociones lingüísticas elementales y fundamentales como la regla y su excepción se corresponden, la regla a lo que es frecuente mientras que la excepción es lo raro o menos frecuente.
No estamos de acuerdo con Manzak y, Gabrielatos coincide con nosotros pero asombra la comparación entre hechos lingüísticos frecuentes con los normativos.
El alemán Coseriu alude a la frecuencia aludiendo a “la lingüística como procedimiento de abstracción se fundamenta en la consideración de las regularidades” que es otra forma de explicar la lingüística y sus normas o modelización por medio del estudio de las repeticiones o lo que es lo mismo teniendo en cuenta la frecuencia.
De manera directa o indirecta los lingüistas aluden al concepto de frecuencia como sustentador de la norma.
Otros autores estudian por comparación el sincronismo-diacronismo; se interesan en las leyes que rigen el sincronismo por asimilación a las leyes de la física y se caracterizan por acordar a la lengua una idea de regularidad.

Por consiguiente, sostienen que regularidad y frecuencia son conceptos muy próximos.
Dicho en otras palabras la sincronía se caracteriza por un grupo de hablantes que en un momento dado caracterizan su discurso por una repetición de unidades léxicas y gramaticales frecuentes. La sincronía la homologamos a la foto en un instante dado.
El único procedimiento posible de estudiar cualquier situación en diacronía o en sincronía es a través de los corpus.
Frecuencia estadística, frecuencia social y frecuencia tipológica
Diversos autores prefieren separar el tradicional concepto de frecuencia como una idea en esencia estadística de otras necesidades para explicar los fenómenos lingüísticos. Introducen para ello la frecuencia social y la tipológica.
Así a la frecuencia estadística la denominan textual basada en los fenómenos cuantitativos y medibles de la repetición y crean la frecuencia social que se refiere al número de los locutores.
Tienen razón en considerar esta frecuencia social relativa al número de intervinientes en la construcción de un corpus, en sus efectos sobre la variación lingüística, etc.
Esta frecuencia social al ser también cuantitativa y cuantificable tiene una incidencia en la determinación de los hechos de la lengua o descripción lingüística.
Algunos autores definen una frecuencia tipológica referida a la cuantificación de determinados tipos lingüísticos observados en una descripción de la lengua.
No suele ser común, pero a determinados investigadores les interesa averiguar la etimología del léxico o lo que es igual su procedencia o de las relaciones comparables entre lenguas indoeuropeas. Los estudiosos sostienen que esta descripción lingüística dada se obtiene más a partir de los diccionarios y su calificación etimológica que de los mismos textos.
A nuestro entender esta frecuencia tipológica tiene escaso interés desde el prisma de la enseñanza de segundas lenguas y la etimología u origen del léxico cada vez interesa menos a los investigadores.
Frecuencia intuitiva y frecuencia medida
Algunos autores clasifican la frecuencia textual en dos, una que denominan Intuitiva o émica producto de una intuición preliminar o una hipótesis de trabajo de la que surge al final de la investigación que es la frecuencia real textual o frecuencia medida.
A la frecuencia medida o textual la denominan frecuencia ética para oponerla a la “émica”.

Puede parecer que estas distinciones suponen rizar el rizo y tienen más carácter filosófico o científico que práctico sobre los hechos relevantes de la frecuencia estadística o textual.
Estamos de acuerdo pero pensamos que conviene reflexionar sobre la trascendencia del concepto aplicado a la lengua y que gracias a esos “pensadores” lingüísticos se suponen avances en la forma de investigar la frecuencia.
Los “pensadores” razonan para defender sus tesis sobre la frecuencia intuitiva en que el necesario estudio para obtener la “frecuencia textual” requiere de un corpus que al cerrar la investigación es un conjunto finito y cerrado construido con unos textos procedentes de unos locutores determinados y que si se obtiene un resultado estadístico sólo se refiere a ese corpus y no a todos los demás infinitos posibles. Sin embargo la frecuencia intuitiva es una hipótesis en la mente del autor y que si no se refrenda en un corpus, pudiera confirmarse en otro corpus.
La frecuencia es uno de los conceptos matemáticos introducidos como auxiliar en la lingüística moderna que más están de actualidad ya que confluyen la lengua en estado puro y las cifras que cuantifican aquello que en principio se pensaba que como fenómeno discreto que es, es incuantificable.

Diversos autores, no muy satisfechos con las conclusiones de la estadística y de la frecuencia sostienen que las cifras obtenidas de ciertos fenómenos de la lengua sean léxicos o sintácticos no son más que números y que las conclusiones que se derivan del análisis de las frecuencias no son concluyentes.
Nuestra opinión no puede ser más divergente y quizás estos investigadores en las fechas que formulaban sus aseveraciones, el hardware y el software sobre Corpus no permitían los análisis cuantitativos que se pueden realizar.
Tampoco el tamaño de los corpus acompañaba al análisis; en la actualidad las enormes dimensiones de los corpus y las posibilidades de segmentarlos consiguen que las conclusiones de las frecuencias sean válidas.

Frecuencia intuitiva versus frecuencia cuantitativa

Si se toman la molestia de analizar nuestros trabajos publicados referentes a colocaciones y sobre todo a locuciones, se fijarán que inconscientemente formulamos unas hipótesis sobre la frecuencia o el número de casos o concordancias de una determinada locución.
Nuestra metodología consiste en verificar el empleo de la locución de marras, su significado y ver como casi siempre la tendencia es hacia su desaparición en la foto actual del español.
Sin darnos cuenta y no sólo para las locuciones los hablantes pensamos de manera irreflexiva en el uso de la lengua y percibimos, eso sí reflexivamente, que unas unidades léxicas las usamos más que otras.
No sucede lo mismo con la sintaxis que aunque los gramáticos no lo crean permanece casi inalterable y libre de la influencia de otras lenguas con las que estamos en contacto.
La influencia gramatical del inglés es muy escasa; sólo en América ejerce una pequeña influencia en el sintagma, apenas perceptible en un análisis de corpus o en una comparación de un corpus peninsular con otro americano.
En las unidades léxicas la diferencia es sensible pero nuestro parecer es que la globalización e Internet ejercen de igualadores del proceso de variación léxica.

La frecuencia y su abstracción
Si al repasar la idea de frecuencia y su caracterización en el análisis de lenguas, no es menos importante realizar un ejercicio filosófico de donde viene y a dónde vamos.
La tendencia general de los locutores tanto en el discurso oral como en el escrito es a dirigirse a lo que se denomina como “economía del lenguaje”. Es decir a utilizar textos cortos y la prueba pueden ser esos mensajes sms .
Cuando estudiamos una unidad léxica desde el prisma de su frecuencia el trabajar con diferentes corpus en sincronía o en diacronía, o el estudio del léxico de un escritor o del género periodístico, por ejemplo, recibimos una información inestimable.
Las conclusiones desde la diacronía y construyendo corpus lo suficientemente extensos, permiten conclusiones que sin el concurso del concepto de frecuencia no serían posibles.

Frecuencia y cognitivismo

Resulta evidente del tratamiento de los corpus como contenedores de textos o de formas y de cuyo análisis en exclusiva desde la perspectiva lingüística se obtienen resultados que atañen a la lengua.
Nuestra idea de considerar a los corpus como elementos cognitivos y cuya misión no sólo es lingüística sino cognitiva y comunicativa nos lleva al uso de la frecuencia para arrimar el ascua a nuestra sardina.

La lengua como función comunicadora

Al hilo del cognitivismo estudiamos la lengua desde un concepto de vehículo de la comunicación y la trascendencia es tal que una buena utilización de los corpus desde el cognitivismo y la comunicación mediante una metodología adecuada nos lleva a mejorar la ampliación del léxico y sus unidades. De esta manera por el aumento de los lexemas mejoraremos la comunicación oral y escrita y así eliminaremos el fracaso escolar y/o imprimiremos mayor velocidad a los procesos de aprendizaje de segundas lenguas.
La metodología de trabajo se apoya en el análisis de los corpus mediante un sistema lógico ampliando el léxico de los estudiantes sean de lengua materna o extranjera y gracias a una adecuada tutorización el autoaprendizaje se transforma en una valiosa ayuda a los alumnos huérfanos del apoyo de sus tutores.
La metodología de autoaprendizaje es imprescindible, la tutorización de los profesores una ayuda para los más débiles, aquellos que no cuentan con el concurso de otras personas y que se enfrentan a los textos solos y desasistidos.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: