Español en América

junio 1, 2013

Sacar de quicio: concordancias y definiciones

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 5:39 pm

En días pasados hablamos de concordancias, frecuencias, corpus incluso de esos devaneos amorosos nuestros que calificamos como locuciones y colocaciones léxicas.
Abordamos una locución verbal con el título del post, sacar de quicio y antes de analizar casos y concordancias vamos a darle un repaso intelectual al DRAE, nuestro querido y sin embargo, diccionario oficial.
Echamos en falta varios detalles del diccionario académico comenzando por una sensible mejora en sus definiciones, la ignorancia del fenómeno colocacional que no existe y una incorporación de la frecuencia de cada lema.

Los corpus de la RAE, el CORDE y el CREA son de gran utilidad en esta tarea de buscar concordancias, locuciones, colocaciones, combinaciones aún no lexicalizadas, usos preposicionales y la búsqueda de significados o de nuevas acepciones a los lemas ya existentes.
Lo anterior no es exhaustivo y de las demandas que solicitamos surgen pequeñas investigaciones como verificar si lo que creemos es una locución o colocación no registrada, comprobar en otros corpus o por otros medios si estamos o no en lo cierto.

Las definiciones del DRAE
No sólo son malas sino que tiene este diccionario la costumbre de definir los lemas acudiendo a otros lemas o incluyendo en la definición la palabra definida, lo que en lexicografía y en ciencias se considera casi casi un delito lexicográfico.
Si hablamos de quicio, este lema tiene un carácter técnico de manera que definirlo es tarea ardua, más de técnicos o de enciclopedias que de lexicógrafos.
Pero dada la trascendencia de las definiciones para fijar la semántica y que no quede como estereotipo sino como algo muy delimitado vamos a ofrecer un panorama completo de explicaciones de varios diccionarios y luego, al final, daremos la nuestra.

El DRAE para quicio, escribe:
Parte de las puertas o ventanas en que entra el espigón del quicial, y en que se mueve y gira”.Después enumera las locuciones verbales que incluyen este sustantivo masculino:
“Fuera de quicio”: Fuera del orden o estado regular; (es la única locución de la serie que es adverbial).
“Sacar de quicio a alguien”: Exasperarle, hacerle perder el tino
“Sacar de quicio algo”: violentarlo o sacarlo de su natural curso o estado
“Salir de su quicio” o “salir de sus quicios”: exceder el orden o curso natural y arreglado

Acudimos al CREA para cuantificar los casos de quicio: 542 y en el CORDE 706.
La locución adverbial “fuera de quicio” posee en el CREA 12 concordancias y en el CORDE 22 casos lo que prueba nuestra intuición de que las locuciones tienden a desaparecer.
Si queremos mayor información sobre esta locución adverbial vamos a ver con qué verbos se combina de preferencia, en el CREA:

• Estar fuera de quicio

• Quedar fuera de quicio

• Acabar fuera de quicio

• Poner fuera de quicio

En el CORDE:

• Sacar de fuera de quicio (y no sacar de quicio) en “Las inquietudes de Shanti Andía”, Pío Baroja

• Salir fuera de quicio

• Estar fuera de quicio

• Volar fuera de quicio

Esta última, quizás la más original… cuando a alguien se le saca de quicio, parece ser que le hacemos volar aunque no sabemos si en vuelo regular y clase turista o en businness class como los políticos…
El CORDE para “sacar de quicio” ofrece 16 casos sin flexionar y el CREA uno menos, es decir 15.
Por supuesto que la locución acepta flexiones de manera que en las concordancias aparecidas no aparecen, por ejemplo, saca de quicio o sacaba de quicio que SÍ podemos descubrirlas y cuantificarlas si tecleamos “quicio” y luego verificamos una a una todas las ocurrencias de “quicio” en el concordancer y comprobaremos manualmente el resultado total de casos de “sacar de quicio”. Como hay varios cientos de casos, dejamos esta tarea a los lectores que deseen transformarse en investigadores.

Entre las curiosidades encontradas está “dormir en quicio ajeno”, en el CORDE, en “La calle de Valverde” de Max Aub del año 1961. Este escritor: “No había tal: una cogorza a los veinte años, de las de dormir en quicio ajeno. Y gracias”.
Verificamos tanto en CORDE como en CREA si se presenta alguna otra concordancia de “en quicio ajeno” o de “dormir en quicio ajeno”, ya que, a simple vista pudiera parecer como locución. Al no aparecer ningún otro caso, suponemos que es una innovación de Max Aub.
Si volvemos a la definición del DRAE de “quicio”:

Parte de las puertas o ventanas en que entra el espigón del quicial, y en que se mueve y gira”, vemos que alude a “quicial”. Ya que, dada nuestra incapacidad como personas de “letras” de entender “quicial”, acudimos al mismo DRAE para ver qué nos dice:
Primera acepción: Madero que asegura y afirma las puertas y ventanas por medio de pernios y bisagras, para que girando se abran y cierren.
Segunda acepción: Quicio de puertas y ventanas.
La segunda acepción vuelve a incurrir en el defecto de definir “quicio”, con lo que la incógnita de qué es quicio, continúa.
La primera acepción de “quicial” añade confusión a “quicio”. Si pensábamos lo que era “quicio”, desde leer “quicial” empezamos a no entender nada…
El Free Dictionary que se ilustra del Vox de la editorial Larousse define “quicio”:
“Parte de una puerta o ventana en la que están los goznes y las bisagras: si se sale la puerta del quicio, no se puede abrir o cerrar”. Nos gusta más que la del DRAE.
AL final y como jugadores de ventaja que somos y visto lo visto damos nuestra definición o mejor nuestra explicación:

Una puerta se compone de la “hoja” que es lo que calificamos como de manera vulgar como “puerta” y del “cerco” que es la parte donde se aloja la “hoja”.
La “hoja” para abrirse y cerrar necesita girar alrededor del “quicio”. En la “hoja” y en el “cerco” se hacen dos incisiones o “cajas” una en la parte superior y otra en la inferior (a veces también va una tercera “caja” en el centro). Las “cajas” llevan una “bisagra” que permite el giro entre “hoja” y “cerco”. ¿Les ha gustado? Esperamos que haya quedado clara la explicación.
Y, por favor, que no saquemos las cosas de quicio.

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CORDE) [en línea]. Corpus diacrónico del español. [uno de junio de 2013]
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CREA) [en línea]. Corpus de referencia del español actual. [uno de junio de 2013]

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: