Español en América

junio 2, 2013

Poder de la lectura y poder de los corpus

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 10:23 am

El poder de la lectura en la enseñanza de lenguas

Alrededor del mundo cientos de instituciones como editoriales, gobiernos, fundaciones promueven la lectura como medio para acceder a la literacidad.
El concepto de literacidad, palabreja horrorosa derivada de la tradicional alfabetización fue desde principios del siglo XX la obsesión fundada de los estados occidentales.
Desde que apareció en el panorama educativo la forma literacidad como palabra que engloba un paso dentro de esa línea de aprendizaje no sólo de la lectura sino de conocimientos más allá de un simple dominio de habilidades lectoras, los desarrolladores del concepto relacionan con fundamento, datos y estadísticas la relación existente entre un elevado grado educativo y un crecimiento económico sostenido.

Así los mejores sistemas educativos como Canadá, Singapur, Corea del Sur y Finlandia se han hecho acreedores a crecimientos económicos muy importantes y son los países que mejor capen las crisis de todo tipo.
La literacidad se basa en un conocimiento profundo no sólo de la lectura sino de un completo dominio del léxico que permite a sus poseedores comprender libros de instrucciones complicados, folletos divulgativos de máquinas y en general la comprensión lectora avanzada.
La correspondencia entre conocimientos que proceden de los sistemas educativos y de una implementación de aprendizajes permanentes como los que pretende la UE y desarrollo económico es una meta de las autoridades políticas.
Desde nuestro modesto prisma estamos de acuerdo en que la lectura es la pieza fundamental en este complicado mundo de la educación.
Casi siempre se promueve e invoca la lectura extensiva que siempre nos parece bien pero que se queda corta ante las inmensas posibilidades de implementar una (o varias) metodología que aproveche mejor la lectura en el sentido de acompañarla y dirigirla hacia un conocimiento léxico profundo y a ampliar las habilidades no sólo orales sino también las escritas de las que nuestros escolares son muy deficitarios.
Los alumnos son reacios a la lectura por lo que cualquier programa de animación a la lectura es bienvenido. Los jóvenes prefieren manejar video-juegos, teléfonos móviles con los WhatsApps y actividades en las que NO intervenga la comunicación escrita. Y si ésta interviene que sea lo más breve posible y la muestra son los mensajes cortos influidos por la rapidez de las comunicaciones que no ayudan a la expresión escrita.

En estas páginas insistimos en el escrito como elemento esencial que nos permite superar las evaluaciones –los viejos exámenes- y no sólo con la corrección que nos exige la ortografía sino con un dominio del léxico que consiga evitar las repeticiones, exponer el dominio de locuciones y colocaciones como riqueza del vocabulario y expresar nuestras ideas con claridad sin que dejen lugar a equívocos.
Nuestra metodología de construcción de corpus puede ser una actividad individual o colectiva. Muchos de nuestros estudiantes prefieren un estilo de aprendizaje en grupo de manera que el conocimiento se realiza mediante el esfuerzo y la aportación de todos. Otros jóvenes huyen del grupo ya que su estilo es más individualista y prefieren el esfuerzo personal.

Los docentes y tutores tienen que comprender estas situaciones y estilos en el establecimiento de tareas y metodologías.
Somos partidarios a ultranza de las nuevas tecnologías, las famosas TICs siempre que vayan acompañadas de contenidos de calidad.
No se puede, tampoco, prescindir de las plataformas LMS de e-learning que complementan la labor de las clases presenciales y son una herramienta inestimable.
Retomamos la metodología de construcción de corpus en grupo o individuales en función de los estilos y diferentes motivaciones de los usuarios.
Los beneficios de los corpus no son una obsesión nuestra sino una realidad en el mundo de la enseñanza que se desarrolla a una velocidad cercana a la de la luz.
Como decía Sinclair los utilizadores de Corpus hace treinta años eran considerados lunáticos por los demás docentes. Transcurridos esos años, los que dentro de un lustro no basen sus clases en metodologías cuyo soporte exclusivo sea un corpus serán considerados no como lunáticos sino como integrantes de una generación que vivirá a espaldas de la tecnología.
Volvemos a insistir en la idea dual de tecnología y calidad de contenidos y en la necesidad de implementar metodologías (en singular o plural) en función de los grupos de alumnos, de su origen, de sus conocimientos iniciales y de la meta que nos propongamos alcanzar.
De vuelta a la lectura
La construcción de corpus supone un ejercicio de lectura extensiva en la que el usuario en función de sus necesidades específicas construye su corpus propio o individual y para ir incorporando textos a su construcción, necesita ir leyendo en la red artículos sobre el temario elegido. Uno, dos o tres textos que lee, intenta comprender e incorpora a su corpus personal en función de los criterios previos y objetivos de incorporación.

En esa lectura extensiva que calificamos como “a traición” ya que el usuario no se da cuenta en su intención de conseguir textos que sin darse cuenta lee y lee, se encuentra con unidades léxicas que no comprende. Para ello se le forma en el manejo de un diccionario electrónico para que cada vez que se topa con formas desconocidas acuda al diccionario. Anote las definiciones en su cuaderno personal para luego repasarlas y confeccionar su diccionario personal.
En el ejercicio de lectura y en el recurso al diccionario habrá sido formado de manera previa en lo que denominamos “ficha léxica” con su “manual de instrucciones”. La ficha léxica nuestra es un manual avanzado de información y conocimiento metalingüístico que pretende que el usuario comprenda el sistema de la lengua.
La idea de reflexionar sobre las construcciones de la lengua y para ello nos ayudan los concordancers sean internos o externos, es trascendental para los que se inician en la comprensión lectora puesto que alcanzan a entender los porqués de los hechos lingüísticos.
La incorporación al corpus personal (o de grupo) la hacemos con una segunda intención.

Si el primer objetivo era la lectura acompañada de una tarea metalingüística de descubrimiento de colocaciones y locuciones y sus significados, la segunda finalidad es el escrito. Se trata de que el alumno realice un resumen de varios artículos extraídos de la red sobre el mismo tema. La redacción de un resumen supone otro ejercicio léxico en el que prohibimos las repeticiones, el empleo de verbos soporte en más de una ocasión, de sustantivos también más o menos vacíos de contenido semántico, de adverbios acabados en “mente” y en general de formas y unidades léxicas de muchos caracteres. Por supuesto que las primeras redacciones adolecerán de defectos, fallos y errores pero como Machado pensamos que se hace camino al andar…
Lo anterior es válido tanto para lenguas maternas como extranjeras y si Krashen habla del power of the Reading, nosotros no tenemos más remedio que añadir: y el poder de los corpus…

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: