Español en América

junio 10, 2013

Pragmática y enseñanza de lenguas

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 5:14 pm

Si traemos a estas páginas el concepto de pragmática es por su trascendencia en la enseñanza de lenguas dentro de lo que se denomina enfoque comunicativo.
Si las oportunidades de negocio se encuentran en la confluencia de ciencias y letras dentro del ámbito de las tecnologías de la información y comunicación, la pragmática como ciencia se conforma en los límites de la lengua y de la comunicación, y, es una parte esencial para entender cómo se expresan los mensajes que constituyen los actos de habla.
Aunque no es la mejor referencia, el diccionario académico DRAE proclama como definición de pragmática: “la disciplina que estudia el lenguaje en su relación con los usuarios y las circunstancias de la comunicación”. Es el artículo enmendado que aparecerá en la vigesimotercera edición y que, por una vez, mejora la existente.

Algunos autores la llaman pragmalingüística considerándola como disciplina derivada de la lingüística y también en la confluencia de las ciencias de la comunicación, de la psicolingüística y por supuesto de la sociolingüística que es donde podemos englobar el “contexto” o “situación”.
Los británicos ponen por delante el contexto al significado y le dan todo el valor dentro de lo que pretende expresar un mensaje. Son los lingüistas franceses los que prefieren centrar el significado de la comunicación minusvalorando en cierta medida el contexto. Son las dos corrientes o escuelas de la sociolingüística-pragmática.
Si acudimos al “Diccionario de términos clave de ELE” del CVC, define la pragmática como “el estudio del uso del lenguaje en función de la relación que se establece entre enunciado (mensaje) – contexto e interlocutores.
Como parece que no queda explicado lo vuelve a repetir: “analizar cómo los hablantes producen e interpretan enunciados en contexto”.
Esta última propuesta de definición nos parece más oportuna porque introduce la idea de “interpretación”. Es decir con independencia del mensaje abstracto, añadimos el contexto pero si esto no fuera suficiente el receptor puede interpretarlo de alguna manera que no sea el contenido literal.
Siempre según el diccionario de término de ele, la pragmática “ha dejado de plantearse como un módulo más del análisis lingüístico para convertirse en una perspectiva diferente de acercarse a los fenómenos lingüísticos de cualquier nivel siempre que se tengan en cuenta los factores contextuales”.

Vemos que la pragmática afecta a la comunicación y transmisión de enunciados o mensajes en los que el lenguaje es el vehículo de la semántica mientras que el contexto o situación influye desde el punto de vista de las restricciones sociales y todo ello sujeto a la decodificación semántica e interpretativa por el receptor del mensaje.
Mencionamos la interpretación como lo sugiere Polguère, Alain en el sentido de que muchos enunciados en función de la situación se pueden decodificar de una manera e interpretar de otra que puede ser opuesta.
Así al expresar un locutor “hace calor” la decodificación lingüística pura nos produce que en un lugar hace calor; sin embargo, pueden existir otras interpretaciones como la de “hace calor”, no lo aguanto y nos vamos o también, “hace calor”, y por el aire acondicionado.
La pragmática es, por tanto, tiene en cuenta los factores extralingüísticos que determinan el uso del lenguaje y que no se refieren al conocimiento léxico-gramatical puro, ni a la semántica de frases y sintagmas como son el locutor o emisor del mensaje, el receptor o destinatario, el contexto situacional, la intención y la interpretación. Estos factores extralingüísticos modifican el mensaje.

Si las definiciones anteriores nos gustan, sin embargo, la mejor es de Polguère, Alain en su curso de Lexicología (2002:186) considera que la pragmática es “el conjunto de fenómenos que ponen en relación la lengua en el contexto de enunciación”. Es lo mismo que decir las relaciones de la lengua con el lugar donde se producen.
La lengua se encuentra sometida a tres tipos de restricciones:

• Las léxicas derivadas de la combinatoria

• Las sintagmáticas y,

• Las contextuales

Por otra parte toda lengua es un sistema que expresa los significados mediante signos. Los significados de unas formas y otras se combinan léxica y sintácticamente lo que complica la estructura lingüística.
Los fenómenos pragmáticos se encuentran relacionados con la enseñanza de la lengua o la lingüística aplicada o sociolingüística.
Polguère, A. para delimitar el campo de actuación de la pragmática divide la comunicación lingüística o en abreviatura, la comunicación en cuatro fases:

• La construcción y codificación del mensaje por el locutor

• Emisión física del mensaje

• Recepción del mensaje por el receptor

• Decodificación por el receptor del mensaje emitido por el locutor

Siempre según Polguère
Se considera que la comunicación se ha conseguido si el mensaje descifrado por el receptor coincide con la intención o el mensaje del emisor.

Señala el lingüista franco-canadiense cuáles son las dificultades que se presentan en el mensaje:

• Las frases/sintagmas en general son ambiguas por lo que el receptor necesita desambiguar el mensaje. Polguère, matiza la desambiguación del mensaje alegando las reglas que rigen sus principios, mencionando que la mayoría de autores hablan de “comprensión” cuando en realidad la decodificación es una mezcla de comprensión e interpretación.

• Una parte del mensaje transmitido puede NO estar codificado porque el emisor lo piensa así. Es el caso de las referencias implícitas que tanto emisores como receptores pueden interpretar de una u otra manera

• En muchas ocasiones en el mensaje del emisor no aparecen codificados sus intenciones explícitamente, quedando a expensas del contexto la decodificación por el receptor. La trascendencia de las intenciones del emisor quedan según Polguère como recomendaciones (en algunos supuestos), órdenes o incluso amenazas veladas…

• En muchas ocasiones el mensaje literal se puede interpretar de una manera o incluso su significado opuesto. Pone el ejemplo de alguien que derrama café en la mesa y se le dice: ¡Enhorabuena¡, que se puede interpretar como una reprobación o como una lisonja.

• Otra frase que puede dar lugar a interpretaciones diferentes:
¡Qué frío hace aquí¡ Se puede considerar como el frío de la temperatura ambiente o que en la habitación el ambiente de las personas es frío…

• En otras ocasiones el mensaje transmitido se puede considerar como formal o protocolario: “Se declara inaugurado el congreso”.

Se deduce que la comunicación es más que la sencilla entrega de un “mensaje” o de un intercambio de mensajes.
El mensaje queda enmarcado en el contenido semántico-lingüístico con sus amplias posibilidades metafóricas apartadas del significado literal y todo ello en un contexto social y en un momento o instante dado.
En función del contexto, de la situación y del tiempo un mismo enunciado puede tener significados diferentes.

El inglés Austin en su Speech Act Theory diseña un modelo de comunicación que todavía conserva amplios consensos y seguidores; según el británico todo enunciado lleva a cabo tres actos de palabra al mismo tiempo:

• Locutorio o la producción del enunciado en sí mismo

• El acto ilocutorio o la comunicación lingüística en sí misma que equivale a transmitir una información por medio de la lengua

• Un acto perlocutorio que consiste en las intenciones lejanas y/o ocultas del emisor que van más allá del significado principal del mensaje.

• Incluye Austin lo que denomina “enunciado performativo” (que tiene interés ya que veremos los verbos “performativos”) como un enunciado que refleja un acto denotativo es decir con plenitud de significado.

Los enunciados performativos se clasifican en:

• Performativos explícitos
Polguère pone el ejemplo: “os declaro marido y mujer”…
“Declaro inaugurado esta sesión”.

• Performativos implícitos: “Jaque mate”.
Polguère señala el empleo de los verbos performativos que se emplean en primera persona del singular y en presente de indicativo. Verbos performativos serían: solicitar, pedir, demandar, ordenar, suplicar, pero SIEMPRE en primera persona y en presente.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: