Español en América

agosto 10, 2014

Caso por caso

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 6:46 pm

El sustantivo caso es una de las formas más frecuentes de la lengua española, aparece en el corpus CREA más de 100.000 veces, incluso más que los nombres casa y cosa también, obviamente, muy frecuentes.
Si a la búsqueda en singular de caso le añadimos las apariciones de su plural, casos, se elevan a 140.000, cifra que justifica una observación de las líneas de concordancia con la finalidad de descubrir colocaciones o locuciones.

Los lectores están al tanto del concepto de colocación que es una unidad léxica plurilexemática con un mínimo de dos componentes, uno de los cuales es la base – la que manda e impone su significado – y uno o varios acompañantes cuya semántica modifica algo el de la base. Los colocativos son los que se añaden a la base.

Se dice que una colocación responde al principio de composicionalidad de Hoffmann si A y B son sus componentes, el significado conjunto de AB es de manera aproximada la suma de A+B.
No sucede lo mismo con las locuciones que NO son composicionales. Es decir, la suma de A y B, o AB no se corresponde con el significado individual de sus componentes A y B. El significado es muy diferente al de sus integrantes. No responde a la composicionalidad. La unidad se denomina locución que es sinónimo de expresión.

Al hilo de caso, al ser una forma muy frecuente produce infinidad de colocaciones y locuciones.
En nuestras clases de español lengua extranjera con la finalidad de aumentar el vocabulario y, luego, fuera de las clases presenciales, suministramos a los alumnos herramientas para que continúen con el aprendizaje autónomo.
La herramienta o método (no es metodología) que proponemos consiste, a partir de la lectura de textos, casi siempre nuestros corpus textuales que colgamos en una plataforma Moodle, al elegir formas o bien que los usuarios desconocen o siendo conocidas, intentar ampliar sus conocimientos buscando colocaciones y locuciones que engloben a la palabra (forma) elegida.

Los objetivos del método son dos:
Por un lado tanto colocaciones como locuciones son unidades de la lengua de difícil comprensión por los no nativos y por otro lado, el lexicón de los aprendientes funciona incorporando a formas conocidas – como caso – otras unidades desconocidas pero que podemos relacionarlas con las ya dominadas.

Como conocimiento completo de una forma (la vieja palabra) o de una locución se entiende, su significado, su forma gráfica, su forma fónica y su combinatoria. Y la combinatoria es la madre del cordero en todas las lenguas.
Vayamos al caso que nos ocupa, la forma caso que es muy productiva para descubrir infinidad de expresiones más o menos complicadas y alguna que otra colocación.
El diccionario español DRAE, el de la Real Academia de la Lengua, ignora la forma colocación en el sentido que mencionamos antes. En otras palabras que la colocación como combinación transparente de una lengua y cuyos componentes son una base y un colocativo, no tiene existencia legal para la RAE.

Así, si acudimos al diccionario DRAE veremos que SÍ aparecen colocaciones pero la Academia las califica como sustantivos (nos referimos a las colocaciones de caso).
Veamos las más usuales en
Caso clínico: cuando se menciona o se habla de una persona rara o extravagante. La RAE la califica dentro de su paquete de colocaciones. Nosotros la calificaríamos como locución.

Caso de conciencia: cuando lo que se trata es dudoso en materia moral. La incluiríamos como locución sustantiva, como la anterior.
Menos frecuente es caso de corte que se refiere a un asunto que se dirime en los Juzgados.
Las siguientes calificadas por el diccionario como colocaciones (sustantivos) se encuentran en el límite entre colocaciones y locuciones.

Son caso de honra y caso de menos valer.
Esta locución caso de menos valer no aparece en ninguna ocasión en el CREA, mientras que en el CORDE aparece 61 veces, lo que demuestra que es una especie extinguida.
Otro tanto de lo mismo para caso de honra que no consigue ni siquiera una aparición en el CREA.

Caso fortuito la calificamos como locución y su significado es: suceso o accidente que se produce por azar.
Otro tanto de lo mismo para caso perdido que significa, cuando se habla de alguien, que no tiene remedio, refiriéndose a una conducta desordenada o reprobable.

Caso reservado, el diccionario lo define como:
Culpa grave de que solo puede absolver el superior, o quien tenga licencia suya.
Cuando la definición del DRAE no concuerde con nuestra idea de significado de una forma, de una colocación o de una locución, acudiremos al corpus CREA (o al CORDE) para descubrir el verdadero significado o si existen otras semánticas.

En el CREA cuando introducimos la consulta de caso reservado, NO aparece ningún “caso” lo cual pone en mal lugar a la Academia al mantener una locución que no se emplea nada menos que desde 1692 última vez que aparece en un escrito en lengua española de la pluma de Sor Juana Inés de la Cruz. De vez en cuando, conviene que los lexicógrafos de la RAE echen un vistazo para eliminar alguna de estas antiguallas. Lo vemos en el CORDE donde solo tienen existencia cinco concordancias de caso reservado.

Caso oblicuo y caso recto son sustantivos gramaticales de poco o ningún uso.
Para el primero en el CREA no hay ninguna aparición y solo dos en el CORDE, mientras que para caso recto tres en el CORDE y cero en el CREA. Merece la pena eliminarlos del diccionario.

Locuciones con caso:

En todo caso:
Su definición como locución adverbial es, según la RAE, sea lo que fuere, a lo sumo, al menos o como mínimo.
Es evidente que funciona como un adverbio, en nuestra opinión se aproxima más a siempre o casi siempre o, por supuesto, que a las definiciones académicas. Comprueben lo anterior sustituyendo en todo caso en los contextos de los key Word por siempre o por supuesto.
Vamos siempre al CREA para observar las líneas de concordancia e introducimos la consulta apareciendo nada menos que 3.367 veces, cifra que nos impide la observación de las líneas a no ser que restrinjamos la búsqueda. Por ejemplo, podemos elegir dentro del corpus CREA, la selección por países y por medios. Como somos chauvinistas elegimos “periódicos” y “España”.

Surgen 731 casos que nos permiten la observación de las famosas líneas de concordancia:
En su inmensa mayoría esta locución aparece entre comas, como si fuera un inciso en el discurso y su objetivo es resaltar que lo dicho se produce siempre.
También comprobamos que la locución en todo caso no tiene preferencias en su combinatoria por algún verbo específico – es decir restricciones léxicas – sino que tiene una libertad absoluta para combinarse.

Caso por caso o caso a caso

Resulta sorprendente que el diccionario pase por alto estas dos locuciones bastante frecuentes en nuestra lengua, olvidándose de transcribirlas mientras mantiene otras obsoletas que carecen de uso. Esperemos que en la próxima edición del mes de octubre se arreglen estos fallos y las locuciones no usuales pasen al diccionario histórico.

Cómo podemos descubrir estas locuciones que no están en el DRAE

Volvemos al CREA y siempre para caso, la astucia o truco consiste en adjuntar a caso las preposiciones tales como a, por o entre.
Por supuesto, que si pedimos en la interfaz de consulta caso por, o caso a, saldrán miles de respuestas que NO nos permitirán la observación de las líneas de concordancia, por lo que restringiremos la búsqueda, por ejemplo al lenguaje oral, o a periódicos y a un país, el del lector, que puede ser México, Argentina, Perú, Colombia o el que elijamos.

De esta manera surgirán menos líneas y podremos deducir si existen locuciones o colocaciones con caso a, caso por, etc. Así han surgido caso a caso y caso por caso, cuyo significado es uno a uno.

Por descontado que hay muchísimas más locuciones con caso. Nuestro objetivo es facilitarles un método de trabajo autónomo, sin libros, ni gramáticas.
Piensen que por muchos ejemplos que nos proporcione una gramática nunca tendrá los miles o cientos de miles de concordancias que nos ofrece un corpus.
Hay que saber utilizar estos corpus que calificamos como externos (CREA, CORDE y del ESPAÑOL de Davies) en oposición a los que construimos nosotros mismo con una finalidad concreta como puede ser un lenguaje de especialidad o un capricho como el corpus del fútbol.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: