Español en América

junio 8, 2016

Dar buena cuenta

Filed under: Humor y lengua,Política ficción — Mercedes @ 5:43 pm
Tags: ,

El diario digital de información financiera El Economista publica un artículo http://www.eleconomista.es/firmas/noticias/7620486/06/16/La-competitividad-clave-para-nuestro-futuro.html   del presidente español, Mariano Rajoy, en el que describe la fantástica gestión de sus cuatro últimos años de gobierno. Podemos estar o no de acuerdo con su actuación que el mismo describe en un ejercicio de egolatría.
No dudamos que en el desierto intelectual de España, Rajoy es un activo único, lo mejor que tenemos y, por supuesto, que él es el primero en creérselo.

Si su gestión de la deuda pública, el gasto incontenible y desbocado se encuentra al mismo nivel que sus artículos podemos decir que el último apague la luz. Que vengan Ciudadanos, el PSOE o incluso Podemos que a ese tenor es difícil hacerlo peor.

Los comentarios suelen ser más divertidos que la enjundia aburrida del autor. Uno de los críticos se refería a que el artículo podría estar escrito por un becario. A los pobres los desdeña todo el mundo, pero, en este caso no se merecen ser autores de este desaguisado.

La soberbia de Rajoy, un excelente activo español, le hace escribir sus artículos. Hecha la introducción, vayamos al grano.
Llama la atención el extraño empleo de las locuciones:

<Porque el hecho de que hayamos podido recuperar ya un millón y medio de los empleos que se perdieron en la larga travesía de la crisis económica da buena cuenta de la velocidad de crucero a la que hemos creado empleo en los dos últimos años. Pero aún no es suficiente>.

Rajoy interpreta la locución verbal <dar buena cuenta> como mostrar, exhibir o enseñar cuando significa más o menos lo contrario: dar por terminado, acabado o si hablamos de comida, la consumición total de esta.

Rajoy, pensará que nuestra humilde opinión no se encuentra a su altura. Por eso acudimos al DRAE que nos presenta su definición y una única acepción:

http://dle.rae.es/?id=BaAYElz

dar buena cuenta
1. loc. verb. Dar fin a algo o consumirlo. Dio buena cuenta de la comida.

Nuestro diccionario oficial no es ni mucho menos perfecto – como Rajoy – por esta razón solemos consultar los también académicos corpus CREA, CORDE y CORPES siglo XXI en los que aparecen de forma mayoritaria la interpretación del diccionario DRAE.

En nuestro blog, dedicado al léxico y su combinatoria escribíamos el 23 de agosto de 2012:
“Dar cuenta y darse cuenta” explicábamos estas locuciones:

https://espanolenamerica.wordpress.com/2012/08/23/dar-cuenta-y-darse-cuenta/ ,

agradecemos a Rajoy su inestimable ayuda en completar el trabajo con la locución dar buena cuenta.

Nos preocupa la salud económica de España, y es alarmante que Rajoy nos amenace con esa lapidaria frase: <Aún no es suficiente.> ¿Piensa sumirnos en más recortes, paro?

Con independencia de la posibilidad tangible de una larga caminata entre tinieblas, las incongruencias del estilo inconfundible de Rajoy nos permite aseverar que, además, es racista: la inmensa mayoría de políticos y gobernantes cuando se ponen a ejercer el duro y viejo oficio de escribano y conscientes de sus limitaciones, acuden a los servicios de un negro literario.
Rajoy, seguro de sí mismo, ególatra, prefiere dar buena cuenta de los negros y ni corto ni perezoso nos ofrece la calidad de su prosa.

Pero si las locuciones no son lo suyo, el texto ofrece muestras de su incapacidad de superar la reválida de primaria, en lo referente a la prueba de lengua española:

><A los españoles se les presenta el 26 de junio dos alternativas diametralmente opuestas de política económica. Cualquier zote vería la necesidad de añadir una ene en el verbo presenta.

Las reglas tácitas de la buena escritura en español nos prohíben los adverbios en <mente> y más aún cuando estos son de dimensión superlativa como <ampliamente>, <afortunadamente>, <definitivamente>, <diametralmente>, <simultáneamente>, <prácticamente> o <singularmente> que repite sin dar descanso al lector..

Vayamos por partes:
En qué quedamos, ¿hemos conseguido… que me encontré…?

Sea consecuente, aunque sólo sea desde el prisma de la escritura: si hemos conseguido…. También habrá que poner nos encontramos… ¿Siempre le traiciona su ego?
Si su forma de escribir no se corresponde con su cargo de Presidente de Gobierno la estructura del texto tampoco es coherente. Rajoy empieza su perorata:

<Si dirigirse a los lectores de un diario como el Economista es siempre un privilegio, hacerlo con motivo de su décimo aniversario es una gran satisfacción. El impulso emprendedor que caracterizó a los fundadores de este medio hoy se ve ampliamente reconocido en esta celebración.


Es un referente de la prensa económica y, singularmente, en su ámbito digital. Es además una oportunidad para poder explicar lo mucho que los españoles hemos conseguido, y lo mucho que aún nos queda por hacer.>

La frase en negrita debería, señor presidente haberla colocado en el párrafo anterior, porque hace alusión al diario ElEconomista.

Anuncios

abril 8, 2016

Criaderos de pescado

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 10:17 am
Tags: , ,

Pescado de criaderos

<Luego de vender el año pasado sus plantas de cerdo, Cargill hizo una apuesta a largo plazo en pescado de criaderos como una fuente de proteína alternativa que puede requerir menos recursos que el ganado porcino y vacuno, con la compra del productor noruego de alimento para pescado EWOS, por US$1.200 millones>.

El texto anterior se escribió en The Wall Street Journal en español el siete de abril de 2016. Los textos de este diario son correctos con ciertos matices del Español de América como comida chatarra frente al ibérico comida basura o los bonos chatarra frente a los bonos basura. Precisamos que las colocaciones léxicas anteriores son impecables y cada locutor las emplea en su contexto situado.
En dicho párrafo es chocante el sintagma que se opone a la colocación habitual .
Sin embargo, el periodista o traductor quiere expresar que lo que empieza a vender Cargill es pescado por lo que la combinación libre del español es correcta.

Nuestra intención no es corregir al insigne The Wall Street Journal sino llamar la atención sobre el hecho cada vez más frecuente de la lexicalización imparable de las lenguas que a base de repeticiones sobre todo en los medios de comunicación digitales y audiovisuales produce la solidificación de combinaciones.
Los locutores perciben que un sintagma no es usual cuando se cambia la formulación: así, es usual chocolate con churros mientras que churros con chocolate se percibe como incorrecta aunque desde el punto de vista sintagmático es correcta. ¿Qué más da tomar churros con chocolate que chocolate con churros? A efectos gastronómicos da lo mismo y a efectos de la corrección lingüística también ya que ambas combinaciones no son criticables desde el punto de vista de la gramática.

Pero, y ese es el pero, desde el uso social, el empleo de chocolate con churros es la combinación elegida por la inmensa mayoría de locutores y, por tanto, la contraria se percibe como incorrecta aunque, repito, desde la sintaxis no se le puede poner peros.
La herramienta ideal para verificar nuestras dudas o corregir nuestros posibles errores – que todo el mundo los tiene – es acudir a los corpus del español.

A pesar de no ser muy amigos de la Real Academia y su diccionario DRAE, por sus múltiples fallos, los corpus son excelentes y el novísimo CORPES es el instrumento que faltaba para completar los otros dos, CORDE y CREA, sobre todo este último que se percibe como un automóvil viejo y malo por su falta de actualidad.
El CORPES remedia la antigüedad y falta de actualidad del CREA y será así mientras las Academias de la Lengua se esfuercen en mantenerlo actualizado como si fuera un corpus monitor.
Si nos vamos de visita al CORPES para ver si nos tomamos un chocolate con churros, veremos que esta frase dispone de 33 casos mientras que los churros con chocolate tienen solo ocho casos.
Se ve que el uso frecuente es de la primera frase.

Lo mismo lo podemos hacer en el CREA y en el CORDE.

Pero se me plantea una duda trascendental, y es si el chocolate con churros lo bebemos, lo comemos o lo tomamos.
Al ser el chocolate líquido y los churros sólidos y que se untan en el primero, lo lógico sería tomarnos un chocolate con churros pero entiendo que comerlo puede ser correcto. ¿Y beberlo?
Pues acudimos al CORPES y vemos que lo habitual es merendar o desayunar el chocolate con churros, pero sí aparece “tomar” en cinco casos y “comerse” en un caso. No parece que nadie se beba el chocolate por lo que damos como mejor solución la de <tomarse el chocolate con churros>.

http://web.frl.es/CORPES/view/inicioExterno.view

Si comprueban criaderos de pescado o pescado de criaderos, verán que el CORPES no es muy partidario de comerse los pescados…. al parecer es carnívoro… No hay ningún caso.

marzo 21, 2016

Mirlo blanco

Filed under: Lengua española,Uncategorized — Mercedes @ 11:58 am
Tags: , ,

La combinatoria de las viejas palabras es trending topic en el mundo hispano. Existe un enorme interés por descubrir locuciones que se pierden o que poco a poco caen en desuso. Nuestra intención es defender esos reductos de la cultura española que son joyas lingüísticas.
La explicación de mirlo blanco nos llevaría como mucho dos líneas pero creemos que nuestra misión va más allá de quitarnos de encima la definición y pasar página. Por tanto, vamos a explicar unos conceptos, pura terminología, para que los lectores entiendan la combinatoria de la lengua. Los famosos porqués.

Vaya por delante que la Academia de la Lengua NO coincide con la terminología algo quizás sorprendente pero que arrastra desde hace siglos sin que nadie le ponga el cascabel al gato.
El gato confunde expresión con locución sin que se haya enterado que son formas o palabras sinónimas.
Nuestro gato académico en su DRAE (diccionario oficial de la lengua española en su versión online)
http://dle.rae.es/?w=diccionario , nos define en su entrada o lema locución:
Eliminamos las acepciones que no afectan al significado gramatical de locución
locución
3. f. Gram. Grupo de palabras que funcionan como una sola pieza léxica con un sentido unitario y cierto grado de fijación formal.
4. f. Gram. Combinación fija de varios vocablos que funciona como una determinada clase de palabras.

Lo mismo con expresión:

expresión
3. f. Palabra, locución o conjunto de palabras sujetas a alguna pauta.
8. f. Ling. En algunas corrientes de la fraseología, combinación fija de palabras que permite escasa variación morfológica y que tiene valor de enunciado.

Como se observa en la acepción 8. de nuestra forma expresión, coincide con la acepción 3. de locución.
Quizás hubiera sido más fácil en ambas entradas, locución y expresión indicar que son formas sinónimas al 100%. Sin embargo dejan abierta la duda si es o no la misma cosa.

Polguère, Alain en su Manual Notions de base en lexicologie (2000) en su página 38 expresa con claridad que ambas formas son sinónimas.
Polguère es el actual gurú de la lexicología y máximo exponente del conocimiento lingüístico. No sería malo que los gatos de la Academia española lo ficharan para aclararles las ideas.
La introducción es necesaria para aclarar que mirlo blanco es una expresión o locución.

Qué es una locución
Es una combinación de dos o más formas, A y B, que al combinarse pierden el significado individual para producir un significado C que no tiene nada que ver ni con A ni con B.
O sea que el mirlo ya no es mirlo ni tampoco blanco.
Vamos a dar una herramienta a nuestros lectores para descubrir el significado de las famosas locuciones como mirlo blanco.
La más fácil es acudir al diccionario oficial que nos ofrece una acepción entrando por mirlo.
Veamos lo que nos cuenta el DRAE:

mirlo blanco
1. m. Persona de rareza extraordinaria.

Lo más sorprendente del diccionario oficial es que NO nos dice que es una expresión o locución… ¿Qué es? Pues un sustantivo de género masculino. Sin más.

Muchas veces los gatos olvidan que el significado cambia – o puede haber cambiado – con el paso de los años (sincrónicamente).

Para ello la Academia pone a disposición unas herramientas muy valiosas que son sus corpus textuales CORDE y CREA (y dentro de poco el CORPES SIGLO XXI) y que como buenos gatos españoles los deja para que otros como Vds. y yo los empleemos y descubramos sus fallos. Típico español.

Vayamos al CORDE, Corpus diacrónico del español, disponible gratis en:
http://corpus.rae.es/cordenet.html

Introducimos la locución mirlo blanco y clicamos en buscar y aparece una nueva página donde indica que existen 8 casos de nuestro mirlo. Pinchamos en recuperar y nos aparecen unas líneas de concordancia con la locución mirlo blanco en el centro. Si queremos conseguir un contexto más amplio, pulsamos en mirlo y aparece un contexto que, en general, nos aclara el verdadero significado de la expresión (en este caso, mirlo blanco).

Si se toman la molestia de leer los ocho resultados o casos verán que se descubren dos significados, parecidos pero no sinonímicos:
a) El que indica el DRAE como alguien extraordinario y,
b) El que aparece en las líneas de concordancias tres y seis como un varón objeto del deseo de las féminas (por supuesto también personaje extraordinario).

Si acudimos al CREA, Corpus de Referencia del español actual y hacemos lo mismo que en el CORDE, aparecen 19 casos, lo que nos indica que esta locución es relativamente reciente (del siglo XX) y que su uso se amplifica.

Podríamos extender la búsqueda al nuevo CORPES SIGLO XXI cuyo enlace es:

http://web.frl.es/CORPES/view/inicioExterno.view

La interfaz del CORPES es muy diferente a las anteriores y es preciso introducir mirlo blanco en FORMA y clicar en CONCORDANCIA.
Nos aparecerán 20 líneas, 20 casos, cuyos significados los hay de los dos tipos que hemos señalado.
Después de tan prolija y extensa justificación se preguntarán porqué un mirlo blanco es una persona extraordinaria y/o un varón deseado, pues bien en la naturaleza solo existen mirlos negros… por cierto que en nuestros campos y jardines los mirlos se confunden con los estorninos mucho más numerosos y algo más diminutos.
Tampoco hay estorninos blancos, pero los habrá…

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CORDE) [en línea]. Corpus diacrónico del español. (21 de marzo de 2016)

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CREA) [en línea]. Corpus de referencia del español actual. (21 de marzo de 2016)

junio 13, 2014

Descafeinado de máquina corto de leche

Filed under: Humor y lengua — Mercedes @ 4:09 pm
Tags: , , ,

 

Por un día y, sin que sirva de precedente vamos a estudiar desde el prisma del léxico y en concreto de sus locuciones y colocaciones las especificidades del lenguaje de las cafeterías y, en concreto de las españolas.
Si ustedes viajan por España les conviene conservar este trabajo y verán que lo escrito es cierto.
Cuando un empresario del sector de hostelería solicita nuevo personal exige a sus futuros empleados un máster en conocimiento cognitivo.
No conocemos la razón pero de la misma forma que no se ponen de acuerdo en cuanto a si quieren monarquía o república o si van a estudiar euskera o catalán -dos lenguas globales que, incluso el Instituto Cervantes promueve a lo largo y ancho del universo- mucho menos se ponen de acuerdo a la hora de pedir un café.
Lo sorprendente no es que pidan lo que les provoque -empleando un vocabulario venezolano- sino que aunque el camarero o la camarera están al borde del infarto, consiguen volver a la mesa y venir con el pedido exacto y, además no se equivocan con lo que cada una ha pedido.
Vayamos con el léxico específico de las cafeterías españolas.
Quiero un café con leche con leche fría
El siguiente prefiere que el café sea descafeinado pero la leche tiene que estar caliente
Es imposible que la petición a continuación coincida con las anteriores: cortado con una gota de leche fría. Otra variante es que en vez de que la leche esté fría tenga que estar caliente pero una gota no será suficiente y puede que sean dos o incluso tres.
La solicitud nueva es muy especial, el café es descafeinado pero de sobre, y los complementos pueden ser agua, leche, fría o caliente, incluso templada variando las cantidades tanto de uno como del otro ingrediente.
Los cafés pueden ser cortos o largos indicando lo primero que lleva poco del negruzco líquido o mayor cantidad.
Ahora llega otro tipo de decisión: taza o vaso.
Los más elegantes nos inclinamos por la taza que, además puede ser grande de desayuno o pequeña… Pero si usted se inclina por el vaso puede decidirse por uno de reducidas dimensiones o por uno de mayor tamaño que denominamos tabernario.
No, no crean que este post termina aquí pues queda algo central en el café es si, lleva azúcar o si usted se encuentra a régimen la elección correcta es la sacarina…
Un pedido normal puede ser un café descafeinado de sobre con agua y leche caliente con sacarina pero otro perfectamente usual es un café corto de café con leche fría y este comensal no quiere ni azúcar ni cualquier otro endulzante.
¿Comprenden ustedes porqué los españoles no se ponen de acuerdo en casi nada, ni siquiera a la hora de pedir un café?
Y no vamos a entrar en las lenguas cooficiales euskera, catalán y gallego donde además del batiburrillo o caos anterior se añade la posibilidad de expresarse en las anteriores lenguas globales:
Un cafellet si us plau o cafesnia bat. Si no lo entienden el Instituto Cervantes ofrece cursos en estas lenguas para cuando viajen por España…
Los portugueses mucho más inteligentes y prácticos que los hispanos llaman al café con leche “meia de leite” y al café cortado “pingo”. Un “pingo” es una “gota” en el caso del cortado, una gota de leche.

Los brasileiros denominan “pingo” a un dulce de leche.

Gracias por la comprensión, lo necesitaba.

marzo 15, 2013

Léxico y comunicación

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 5:40 pm
Tags: , ,

De qué depende la comunicación

Nos referimos a un tipo de comunicación que calificamos como de correcta y fluida al oral y al escrito.

Vamos a considerar la comunicación bajo un aspecto global es decir mezclando ambos registros

Son varios los factores que influyen en la consecución de una comunicación correcta y el conseguirla o fracasar en el intento depende del buen desempeño de los docentes combinado con otros factores:

a) La dedicación de horarios a la lengua vehicular de la enseñanza en el currículo oficial

b) La formación del profesorado:

1. En la lengua vehicular
2. Enseñanza comunicativa de la lengua
3. Dominio del léxico y sus unidades en todo su aspecto
4. Conocimiento de lexicografía y construcción de diccionarios
5. Conocimiento del concepto de metodología
6. Conocimiento del valor de la lectura
7. Conocimiento del valor de la escritura
8. Conocimiento de expresión oral: declamación y teatro
9. Conocimiento de técnicas de investigación sencillas

c) Puesta a disposición de TICs

1. Internet
2. Ordenadores/computadores
3. Wifi en las aulas
4. Proyectores/pizarras digitales

d) Competencia digital mínima
1. Tecleado rápido del ordenador
2. Conocimiento mínimo de software:
a. Word
b. Power Point
c. Excel
3. Navegación fluida en plataformas virtuales tipo Moodle
4. Herramientas digitales como Corpus textuales y su construcción
5. Conocimiento de software de lingüística de corpus (sencillo)
6. Manejo del correo electrónico

e) Formación en tutorización online en plataformas digitales: metodología de autoaprendizaje

Podemos añadir más competencias en el terreno del léxico y en el campo digital ya que éste se encuentra en constante evolución y surgen nuevas herramientas y tecnologías que nos ayudan en las aulas.
No se trata de poner en un pedestal a las TICs pero el avance tecnológico representa una ayuda inestimable en las aulas si somos capaces de disponer de contenidos de calidad, seguimos los preceptos del enfoque comunicativo, somos buenos comunicadores y estamos al corriente y preocupados en formarnos día a día.

El difunto Steve Jobs patrón de Apple escribía que las oportunidades de negocio y los principales avances científicos de provecho para la humanidad se moverán en la confluencia de las ciencias y de las letras.
No podemos prescindir del lenguaje, imprescindible para comunicarnos e instrumento privilegiado para transmitir la ciencia, el pensamiento y la innovación.

Este mundo globalizado sin fronteras con Internet a la cabeza donde las lenguas juegan un papel en el comercio, los negocios, los medios de comunicación y las industrias culturales necesita de comunicadores excelentes, profesores dominadores de sus lenguas maternas capaces de transmitir a sus alumnos esa facilidad comunicadora y expresión correcta.

Como indica Polguère sin léxico no es posible la comunicación de ahí nuestra insistencia en el aprendizaje del vocabulario que permite la correcta expresión.
Ponemos en las clases a la Gramática por delante del Léxico con la idea que perdura siglo tras siglo de que sin ella el conocimiento lingüístico no es posible.
Los avances de la neurolingüística ponen a cada uno en su sitio y es el léxico el preferido por los didactólogos que también formulan sus recetas para que el aprendizaje del vocabulario se realiza de manera correcta y dando prioridad a las unidades léxicas plurilexemáticas que presentan características de restricción en su combinatoria.

La prioridad: la enseñanza del léxico

Nos encontramos en un callejón sin salida, obsesionados por la enseñanza del léxico y de ramos a pascuas contemplamos con alegría que en este camino del vocabulario no estamos solos.
El profesor Piedemont especialista francés en estas lides escribe que la expresión es la finalidad de las clases de lengua francesa entendiéndose ésta como lengua materna, apareciendo la declaración de intenciones en el boletín oficial francés y donde teniendo el léxico una mayor importancia que en el BOE español se queja el docente galo de la escasez de espacios.

Curiosamente se da prioridad al aprendizaje del oral que estimamos también trascendente y el escrito recibe singular atención sobre todo en lo que hace alusión a la redacción literaria. La queja de Piedemont procede del olvido de las Instrucciones Oficiales –no hay mención alguna- de escritos científicos o trabajos fuera del ámbito de la literatura. En el ámbito del español no vamos tan lejos y nos mostramos felices y contentos cuando uno solo de nuestros alumnos consigue redactar cuarenta líneas sin repeticiones de vocabulario y sin faltas ortográficas.

El uso y la reflexión
El francés insiste en la enseñanza del léxico mostrando su uso, y pensamos como él que si el contexto es central más importante es el explicar los porqués del uso.
Insistimos en la necesidad de hacer hincapié en la reflexión sobre cómo funciona la lengua. Los alumnos prefieren una enseñanza reflexiva a una repetitiva y memorística. Se retienen mejor las unidades cuando se aprenden desde el prisma del pensamiento.
Piedemont alumbra una idea para la enseñanza del léxico que no es habitual. Propone como introducción para explicar cómo evoluciona la lengua y cómo se crea nuevo léxico a través del fenómeno colocacional.
Explica el concepto de colocación que nuestros lectores conocen de manera exhaustiva. Pone varios ejemplos en francés de colocaciones sencillas, transparentes y usuales que todo el mundo conoce y hace reflexionar comparándolas con otras combinaciones libres no usuales para invitar a los alumnos a expresar sus ideas.

Como curiosidad Piedemont pretende en las clases incitar a la comunicación bajo cualquier pretexto y su idea nos parece excelente.

Las lenguas naturales se encuentran abarrotadas de colocaciones léxicas con las que nos expresamos a diario sin distinguirlas o darnos cuenta de su empleo.
Su número crece de forma exponencial. El inglés recensa más de cuatrocientas mil colocaciones, bien entendido que el idioma británico se presta a todo tipo de combinaciones que los hablantes las consolidan por el uso y pasan a lexicalizarse y consolidarse en su fusión y en el uso.
A nuestro entender no conocemos una recensión de colocaciones del español que a buen seguro sería mucho menos abundante que las del inglés.

Página siguiente »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.