Español en América

agosto 28, 2009

Iñigo Arista, primer rey de Navarra

Archivado en: Relatos y cuentos — Mercedes @ 12:47 pm

            

Ponemos las manecillas del reloj de la historia en el lejano año de 780 que viene al mundo una figura de leyenda en la que ni siquiera se ponen de acuerdo los historiadores ni en su fecha exacta de nacimiento, ni en el origen de su familia, ni en su raza.

Lo que parece más cierto, es que nace en Pamplona sobre la fecha indicada, siendo su origen posiblemente vasco del otro lado de la frontera, del condado de Bigorra.

En aquellos lejanos tiempos ni las tierras de Navarra, ni ninguna otra estaban pobladas.

Sus habitantes vivían en pequeñas ciudades cuyo nombre era latino, pero conservaban su primitiva denominación vasca; en el caso de Pamplona, era Iruña.

Los moradores de Iruña eran una mezcla de iberos, vetones, godos y romanos, que habían sustituido a los primeros vascos.

Mezcla heterogénea, que se había superpuesto a los recién llegados árabes y bereberes.

Los musulmanes entraban en la península batiendo a Don Rodrigo en el año 711.

Pamplona fue conquistada el 718, incorporándose los vencedores a la diversa población preexistente.

Es difícil y vidrioso el intentar exponer unas ideas sobre el origen vasco o no de nuestro héroe. En principio, su nombre completo Iñigo Iñiguez Arista, puede indicar sólo que su padre se llamaba también Iñigo. El “ arista “ puede proceder del euskera “ aritz “ , roble, dada la frecuencia de este tipo de árboles en Navarra, y la devoción que sus habitantes profesaban hacia ese árbol milenario, símbolo de fortaleza y poder.

La segunda opinión, y también válida, es que arista procede del griego “ aristos “ donde la aristocracia o gobierno de los mejores predominaba sobre la democracia. Por tanto, es factible que a Iñigo Iñiguez le pudieron llamar “ el mejor “ ya que la leyenda habla que Arista fue un apodo.

Es necesario precisar que Iñigo Íñiguez fue, en realidad, rey de la ciudad de Pamplona, puesto que fueron sus sucesores los que extendieron el reino a lo que ahora se llama Navarra.

Los pobladores como hemos señalado eran escasos, de diversas etnias y orígenes, fuera en las ciudades o en los campos.

Lo que ahora llamamos ejércitos eran mesnadas o bandas de guerreros o gentes armadas de escasa entidad. Las batallas se decidían por unas pocas decenas de soldados.

Los nuevos amos de la península ibérica habían radicado su capital en Córdoba donde estaba el califato.

Desde allí habían propiciado en la mayor parte de las regiones, alianzas con los antiguos condes visigodos que casi siempre se habían convertido al Islam. Los conversos pagaban tributos al califato y se comprometían a colaborar con la defensa de la nueva religión en el caso de que los francos del imperio de Carlomago invadieran la península.

Los árabes en 732 recibieron un serio revés en la batalla de Poitiers, retirándose hacia sus posiciones, y renunciando a la expansión por el resto de Europa.

Consecuencia ello de su escaso número frente a los antiguos pobladores.

En el valle del Ebro, un antiguo condado godo cuya familia se había convertido a la religión de los vencedores, llamada Banu Casi o Banu Qasi por su origen, el conde godo Casius, estaba asentada en Zaragoza, alcanzando su poder hasta Tudela y Tafalla, en las proximidades de Pamplona.

La madre de Iñigo, Oneca,  enviudada de su padre, se casó en segundas nupcias con Musa Ibn Fortín de la familia Banu Casi, dueño y señor de la ciudad de Zaragoza.

El matrimonio de su progenitora, permitió a Iñigo conquistar con el apoyo de sus habitantes, y los musulmanes de Zaragoza, la ciudad de Pamplona y ser nombrado su caudillo.

El vocablo rey es un sustantivo que nos gusta usar ahora, pero en aquellas lejanas fechas, se utilizaban más los términos jefe, conde, caudillo. Por ello, a Arista lo podemos considerar conde de Pamplona.

Arista una vez conquistada Pamplona, o sencillamente nombrado jefe por sus pobladores, sea por su carisma o por miedo a las represalias de su nueva familia política musulmana , extiende su poder hacia los valles navarros situados hacia el norte, en el pirineo, Roncesvalles, Iratí y el hoy aragonés Hecho.

La toma del poder de la antigua Iruña se realiza hacia el año 810. Antes el ejército franco de Carlomagno había atravesado el pirineo, tomado diversas plazas fuertes, entre ellas Pamplona. Había llegado hasta los muros de Zaragoza sin poder conseguir su objetivo, y retrocedido hacia Pamplona había colocado como jefe de la ciudad al conde Velasco, de origen euskaldún y fiel a los carolingios.

El ejército de Rolando al volver a Francia, en Roncesvalles, en el 778 es vencido por un pequeño ejército de vascones, dando lugar a la célebre “ Chanson de Rolland “

About these ads

1 Comentario »

  1. Eneco era Conde de Bigorre y su origen “desconocido”. En algunos textos antiguos figura como Eneco Aristos y se presume que era de extirpe real.

    Comentario por William — mayo 30, 2013 @ 7:16 am | Responder


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Rubric Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: